Los crímenes de lesa humanidad, una práctica generalizada por la lucha contra el narco: ONG

La intensidad de los asesinatos, desapariciones y torturas cometidos tanto por fuerzas federales como por organizaciones del crimen en la “guerra contra las drogas” son considerados crímenes de lesa humanidad, alerta Open Society Justice Initiative en un informe.

Los crímenes de lesa humanidad, una práctica generalizada por la lucha contra el narco: ONG
Cuartoscuro

Los patrones de violencia que prevalecen en México desde que se implementó la “guerra contra las drogas” así como la intensidad y frecuencia con la que se cometen asesinatos, desapariciones y tortura constituyen crímenes de lesa humanidad, advirtió este martes la organización Open Society Justice Initiative.

El actuar ilícito de las fuerzas gubernamentales mexicanas y la actividad de grupos del crimen organizado provocan que “las atrocidades (contra la sociedad civil) sean un fenómeno generalizado en México”, dice esa organización en el informe Atrocidades innegables: Confrontando crímenes de lesa humanidad en México que se presenta este martes en el país.

“Existen “fundamentos razonables” para considerar que tanto las fuerzas gubernamentales de México, como el cártel del narcotráfico de los Zetas han cometido, a lo largo de la última década, crímenes de lesa humanidad contra la población civil”, cita ese informe en el que también participaron la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, I(dh)eas Litigio Estratégico en Derechos Humanos, la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho y Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC).

El reporte destaca que desde diciembre de 2006 y hasta 2015 más de 150 mil personas fueron asesinadas “intencionalmente” en México, a lo que se suman “miles de personas que han desaparecido” y la presencia generalizada y sistémica de tortura.

“La situación en México satisface la definición legal de crímenes de lesa humanidad establecida en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (suscrito por México desde enero de 2006), así como en la jurisprudencia de la CPI y de otros tribunales internacionales”, según Open Society Justice Initiative.

El Artículo 7 del Estatuto de Roma define a los crímenes de lesa humanidad como una serie de actos diversos que “sean parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque”.

Se define ataque como “una línea de conducta que implique la comisión múltiple de actos… contra una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización para cometer ese ataque”. Lo que significa que los crímenes de lesa humanidad pueden ser perpetrados tanto por fuerzas gubernamentales, como por grupos armados organizados.

Entre los actos enlistados en el Estatuto están el asesinato, la tortura y las desapariciones forzadas.

Bajo esas definiciones, los argumentos específicos de Open Society Justice Initiative y las organizaciones civiles mexicanas para señalar que las fuerzas federales del país han cometido crímenes de lesa humanidad están que:

-Las fuerzas federales han cometido numerosos asesinatos, desapariciones forzadas y torturas durante la guerra contra las drogas, dejando ver un patrón de comportamiento muy claro que permite concluir que no se trata de actos aislados ni al azar.

-La magnitud de los asesinatos, desapariciones y torturas durante varios años satisface el umbral legal para ser considerados como un fenómeno “generalizado”.

-La amplitud, los patrones y la intensidad de los delitos sugieren firmemente que también pueden ser considerados como fenómenos “sistemáticos”.

Sobre el caso de grupos de delincuencia organizada, el informe señala a Los Zetas como responsables de crímenes de lesa humanidad.

“El cártel de los Zetas puede calificarse como una “organización” conforme al Estatuto de Roma debido a su estructura jerárquica, su control sobre un territorio y su capacidad para cometer ataques generalizados y sistemáticos contra la población civil”, detalla el informe.

El grupo delictivo de Los Zetas “se ha propuesto controlar el territorio a través de la violencia con el objeto de obligar a otros actores delictivos a pagarles una parte de sus ganancias. Al instrumentar esta política, los Zetas han cometido una serie brutal de atrocidades, que incluyen asesinatos, torturas y desapariciones que siguen patrones identificables. El cártel ha perseguido a la población civil a fin de mantener su control territorial a través del terror. Los numerosos asesinatos, desapariciones y torturas perpetrados por el cártel durante varios años, de una manera sumamente organizada, sugiere claramente que los Zetas cometieron estos crímenes de una manera generalizada y sistemática”.

El reporte analiza el crimen a escala nacional entre diciembre de 2006 y diciembre de 2015. Toma en cuenta actividades de todo el sexenio de Felipe Calderón y tres años de Enrique Peña Nieto e incluye investigaciones en cinco entidades: Coahuila, Guerrero, Nuevo León, Oaxaca y Querétaro.

Algunos de los datos que citan para llegar a la conclusión de que en el país se cometen crímenes de lesa humanidad son:

-Los asesinatos reportados en México comenzaron a aumentar en 2007 cuando

se instrumentó la nueva estrategia de seguridad nacional para combatir el crimen

organizado. De 2007 a 2010, México fue el país con la mayor la tasa de crecimiento

en homicidios dolosos.

-La cifra anual de homicidios dolosos alcanzó un pico en 2011 al situarse en 22 mil 852.

-Entre diciembre de 2006 y finales de 2015, más de 150 mil 000 personas fueron asesinadas intencionalmente en México.

-Decenas de miles de desapariciones siguen sin resolverse y existen cientos de fosas comunes clandestinas que no han sido suficientemente investigadas.

-Entre 2007 y hasta 2012 solo se produjeron condenas en aproximadamente uno de cada diez casos de homicidio.

-El número de personas desaparecidas ha aumentado constantemente desde 2006, alcanzando un máximo anual de 5 mil 194 desapariciones en 2014.

-Las denuncias presentadas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre tortura y malos tratos se cuadriplicaron seis años después del lanzamiento de la estrategia de seguridad nacional del gobierno de Felipe Calderón.

-Entre 2006 y el final de 2014 se habían realizado 1,884 investigaciones federales por tortura con solo 12 acusaciones y ocho sentencias.

-En los casos de tortura entre enero de 2007 hasta abril de 2015, solo se produjeron seis condenas.

Este es el informe completo:

https://www.opensocietyfoundations.org/sites/default/files/undeniable-atrocities-esp-20160602.pdf

Close
Comentarios
  • Rafael Lima Estrada

    Sería un error tratar de sacar a nuestro ejército de las calles, ya que no existen corporaciones policiacas preparadas para desempeñar correctamente sus funciones en cuestiones de seguridad pública, el ejército mexicano ha venido desempeñando este trabajo y ha obtenido buenos resultados en el combate integral contra el narcotráfico.