La PGR atraerá la investigación de lo ocurrido en Nochixtlán, Oaxaca

La procuraduría informó que a partir de este 6 de julio se hará cargo de las investigaciones tanto de los delitos relacionados con el fuero federal, como de aquellos del orden común a cargo de la fiscalía del estado.

Nochixtlán
El enfrentamiento en Nochixtlán ocurrió el 19 de junio pasado. Cuartoscuro

La PGR anunció que atraerá la investigación de los hechos ocurridos en Nochixtlán, Oaxaca, el pasado 19 de junio, donde ocho civiles murieron tras el enfrentamiento de manifestantes y policías federales.

Gilberto Higuera Bernal, Subprocurador de Control Regional, informó que a partir de este 6 de julio la Procuraduría General de la República se hará cargo de las investigaciones tanto de los hechos relacionados con daño a inmuebles y equipos propiedad de la Federación, además de violaciones a ordenamientos del fuero federal, como a los delitos del orden común relacionados a los enfrentamientos.

El funcionario explicó que la Fiscalía de Oaxaca dio inicio a las investigaciones del caso por “la urgencia con la que debía actuarse”, pero desde que se conocieron los hechos, la PGR ofreció apoyo a la fiscalía estatal en el ámbito pericial, además de que la PGR ya tiene abiertas varias carpetas de investigación sobre los hechos.

“La Procuraduría General de la República realizará una investigación integral de tales sucesos con profesionalismo, con eficiencia y con eficacia, hasta esclarecer lo ocurrido y procederemos, en su momento, conforme a derecho contra quienes resulten probables responsables”, dijo el subprocurador en conferencia a medios.

Aseguró que se garantizara el respeto a los derechos humanos de las víctimas y de quienes se vean involucrados en la investigación.

La Fiscalía de Oaxaca inició las investigaciones cinco días después de lo ocurrido, hasta el 24 de junio.

Javier de la Fuente, quien fue nombrado como “fiscal especial para el caso Nochixtlán”, informó el pasado 24 de junio que la tardanza en iniciar las investigaciones se debió a que “la gente estaba muy enojada y molesta con todo lo que fuera gobierno del estado y gobierno federal”.

Durante los cinco días que las autoridades tardaron en iniciar las diligencias, las evidencias de los ataques contra la población civil quedaron sin resguardo y, en algunos casos, fueron sepultadas, arrastradas o borradas por la lluvia.

Close
Comentarios