Moches y transas: esto opinan en el Senado sobre el Corrupcionario Mexicano

El libro ‘Corrupcionario Mexicano’ fue presentado este jueves 3 de noviembre en el Senado de la República, donde cinco legisladores escogieron varios conceptos sobre prácticas corruptas y se comprometieron a eliminarlas.

Senado
El actor Diego Luna presentó en el Senado 'El Corrupcionario Meixcano' Manu Ureste
Definición de qué es el Congreso mexicano: “Dícese de un espacio simulado de representación popular financiado por los contribuyentes, para que diputados y senadores acudan esporádicamente a tomarse ‘selfies’ en la Tribuna”.

A Laura Rojas, senadora del PAN, esta es la definición que más le dolió de las 300 palabras que incluye el ‘Corrupcionario Mexicano’. Un libro de la organización civil Opciona, que en clave de sátira define conceptos que popularmente se usan en la sociedad para nombrar prácticas corruptas como la famosa ‘mordida’ –pago de soborno-, el  ‘chayote’ –cuando un periodista recibe dinero del gobierno-, o la ‘cuatitud’ –el tráfico de influencias-.

“La definición de Congreso me parece tremendamente fuerte y dolorosa para una legisladora que sí trata de hacer bien las cosas. Pero hay que admitir que es la realidad. Que el libro dice las cosas por su nombre  y que esta es la percepción mayoritaria que tienen los mexicanos de sus legisladores”, apuntó en entrevista Rojas.

La senadora del PAN participó ayer jueves, junto a los legisladores Martha Tagle, independiente, Luis Melgar, del PVEM, Héctor Yunes, del PRI, y Zoé Robledo, del PRD, en la presentación del libro en el Senado de la República.

Aunque no fue una presentación al uso: durante el evento, en el que estuvieron el actor Diego Luna, quien escribió el prólogo del libro, y Alejandro Legorreta, coautor de la obra y director de Opciona, se propuso a los senadores que escogieran algunas definiciones del ‘Corrupcionario’ y se comprometieran a plantear medidas para eliminarlas del libro.

“Se busca personaje honorable para Fiscal anticorrupción”

Por ejemplo, el priista Héctor Yunes, excandidato a gobernador de Veracruz en la pasada elección de junio, escogió el concepto de ‘fiscalía anti-corrupción’ que el libro define como: “la primera institución del ‘gatopardismo’ en México’, entendiéndose ‘gatopardismo’ como la forma de “cambiar todo para que nadie cambie”.

De acuerdo con el senador, la comisión ‘anti-corrupción’ que preside en el Senado ya está trabajando para que esta fiscalía sea una realidad. Y el primer paso será encontrar a una persona “honorable” para el cargo.

“Desde la comisión, estamos buscando a ese personaje honorable, transparente, capaz y con conocimiento suficientes para que se haga responsable de esta fiscalía anticorrupción”, señaló Yunes, quien subrayó que no serán los partidos políticos quienes encuentren a un personaje con estas características, sino que lo hará la sociedad civil.

Sobre otro concepto del ‘Corrupcionario’ denominado ‘El son de la negra: dicen que sí, pero no dicen cuándo’, el senador del PRI dio como fecha exacta el próximo 19 de julio de 2017 para que “el sistema nacional anti-corrupción esté totalmente construido”.

La senadora independiente Martha Tagle escogió el concepto ‘moches’, definido en el libro como “cuando un legislador le pide al presidente municipal que “se ponga la del Puebla para que le bajen el recurso”, aunque como es dinero público, “además de bajar recursos, esas prácticas más bien nos están bajando los calzones a los ciudadanos”.

Tagle señaló que su acción como legisladora para combatir la corrupción es oponerse “a la forma en que se discute y aprueba” en el Senado la nueva Ley de Ingresos, la cual, criticó, “deja espacio para la discrecionalidad”.

En este sentido, la senadora explicó que la nueva ley aprobada en el Senado generó una bolsa extraordinaria de “50 mil millones de pesos” que los diputados negociarán para gastar en lo que consideren prioritario para el país. “Y sin duda, esto dejará lugar muy importante para los moches”, apuntó Tagle.

“Tenemos que mirarnos al espejo y reconocernos como parte del problema”

Por su parte, el actor Diego Luna recordó que el ‘Corrupcionario Mexicano’ hace una invitación a combatir la corrupción no solo de arriba hacia abajo, es decir, desde el gobierno hacia las instituciones y a la ciudadanía, sino también de “abajo hacia arriba”.

“México necesita hacer un ejercicio de reflexión. Necesita que todos los ciudadanos nos miremos al espejo y nos reconozcamos como parte del problema de la corrupción, para en algún momento ser parte de la solución”, subrayó Luna, quien al contrario de lo expresado por el presidente Enrique Peña Nieto, opinó que la corrupción en México “no es un problema cultural”.

“Si fuera cultural tendríamos que erradicar nuestra cultura; inmolarnos o echarnos a la hoguera –bromeó el actor-. Pero no es tan grave. Más bien es un problema sistémico que atañe las decisiones que tomamos a diario. Pero es posible salir de la dinámica de la corrupción. Y la educación es la herramienta más útil para lograrlo”.

Close
Comentarios