Precios sin control del material electoral: una urna cuesta 29 pesos en un estado y en otro 600

La segunda parte de nuestro especial Derroche por la democracia: así se tira tu dinero. Te explicamos cómo los institutos electorales estatales compran materiales y documentación electoral a precios muy distintos, aunque sean los mismos productos.

Elecciones locales
Derroche por la democracia: así se tira tu dinero Omar Bobadilla (@obobadilla)

Puedes ver la primera parte de este especial aquí.


Las compras de materiales electorales en los estados no tienen sentido: la misma urna puede costar 29 o 608 pesos, dependiendo de la entidad que compre. Esto sucede incluso cuando la vende la misma empresa.

Una mampara puede costar 589 pesos en un estado y 2,550 en otro, porque los responsables de comprar el material electoral de cada estado pueden gastar sin control ni supervisión. Las diferencias de precio pueden ser de 20 a 1.

Según Ciro Murayama, consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), los institutos estatales electorales están a cargo de negociar y fijar los precios, pero —cuando se les pregunta— no ofrecen ninguna explicación para tener variaciones de ese tamaño.

El mercado que vende estos productos a los estados lo dominan cuatro empresas: Seriplast de México, Formas Finas y Materiales, Litho Formas y Talleres Gráficos de México. Esta última es una empresa del gobierno federal cuyo director es designado por el Presidente y su junta de gobierno la encabeza el Secretario de Gobernación. Ni siquiera por ser empresa pública vende más barato o al mismo precio para diferentes entidades.

Estas empresas venden a precios muy distintos los mismos productos. Por ejemplo, Seriplast de México vendió una mampara a Colima en 589 pesos, a Michoacán en 624 pesos y a San Luis Potosí en 888 pesos.

En otros estados fue mucho más caro: a Puebla en 1,442 pesos, Baja California Sur en 1,344 pesos y Campeche en 2,550 pesos. Hay una diferencia de 332% entre la venta más cara y la más barata.

derroche-electoral

Los consejeros Luis Fernando Landeros y Juan Manuel Vázquez, de los institutos electorales de Aguascalientes y Veracruz, dijeron que pueden compran de dos formas distintas.

La primera es la que se determina a través de una licitación, en la que se elige a la empresa que entrega la mejor oferta. La segunda es el precio que les ofrece Talleres Gráficos de México, que al estar vinculada al gobierno federal no participa en estas licitaciones y obtiene los contratos por adjudicación directa. Sus precios deberían ser competitivos en el mercado.

Pero aunque los órganos locales dicen que Talleres Gráficos de México tiene precios base, esta empresa también vendió mamparas a precios muy distintos: Guerrero en 581 pesos, Sinaloa en 765 pesos, Zacatecas en 823 pesos, Baja California Sur en 900 pesos y Quintana Roo en 1,798 pesos.

La versión que Talleres Gráficos dio a Animal Político es que la diferencia de precio es responsabilidad de los institutos electorales estatales: “Los estados contratan y solicitan distintos materiales, muchas veces uno que no es el más barato. En lugar de plástico blando, piden duro y eso es más caro. O sobre el modelo que se ofrece y está aprobado por la autoridad electoral piden otras especificaciones que hacen que el material sea más caro y nosotros tenemos que ajustar el precio”.

Sobre este tema el consejero del INE, Ciro Murayama, señaló que no hay razón para que el gasto de los institutos electorales locales, tanto en materiales como en documentación, sea tan dispar. Agregó que las empresas no tendrían por qué ofertar a precios tan distintos si se trata del mismo producto, y esto mucho menos debería ocurrir con Talleres Gráficos de México, que es un organismo público.

Para Murayama la diferencia de entre 10 y 15% en el precio sólo puede justificarse por volumen: siempre será más barato hacer los materiales y documentación electoral de un estado con más población.

Pero esa justificación tampoco sirve para explicar la diferencia de precios en los estados. El costo promedio de una boleta impresa por Talleres Gráficos de México es de 80 centavos. En ese precio la compró Colima en 2015, estado con 498 mil electores. Pero en el mismo año Campeche —con 100 mil electores más— la compró a Seriplast de México en 2.20 pesos.

Otros estados que compraron a precios más altos pese a tener más población son Jalisco y Quintana Roo, que compraron a Litho Formas boletas de 1.36 pesos.

Hay estados que compraron urnas con la empresa Seriplast o Talleres Gráficos en entre 250 y 300 pesos cada una. Cuando lo hicieron a la empresa Formas Finas y Materiales, como en el caso de Nuevo León, el costo se fue a los 608 pesos. Pero cuando las compraron a empresas locales, que tienen sede en las entidades, el costo disminuyó notablemente: Guanajuato compró la urna a una firma estatal por 48 pesos y San Luis Potosí, 29 pesos; es decir, 20 veces menos de lo que pagó Nuevo León.

****
En la última parte del especial Derroche por la democracia: así se tira tu dinero, te contaremos cómo los institutos estatales electorales gastan de más en la organización de comicios locales y cómo los partidos políticos se suman a ese derroche de dinero público y ahora te cuestan 1,494 millones de pesos más.

Coordinación: Tania L. Montalvo
Equipo de Investigación: Fernanda Muñoz, Elizabeth Velázquez, Manuel Ureste, Arturo Ángel y Arturo Daen.
Diseño de información: Omar Bobadilla


titulo-oples-01

Ver el mapa en pantalla completa


Close
Comentarios