Legisladores se indignan por gasto de partidos políticos, pero ven difícil una reforma electoral

Luego de que una investigación de Animal Político documentara que el gasto de los partidos aumentó 5 mil 700 millones en dos años, diputados y senadores plantean propuestas para recortar las prerrogativas a sus partidos.

partidos
Los partidos han aumentado su gasto gracias a la reforma electoral de 2014. Cuartoscuro

La Ley General de Partidos Políticos de 2014 fue discutida en la Cámara de Diputados y en el Senado en tan solo 48 horas y aprobada sin la oposición de ningún partido.

Ahora, dos años después, y luego de que Animal Político documentara que los partidos se han embolsado 5 mil 700 millones extra en prerrogativas gracias a esta ley aprobada en el marco de la Reforma Política y del ‘Pacto por México’, diputados y senadores aseguran estar “indignados” con tal derroche de recursos.

Por ello, y ante el nuevo recorte presupuestal de 239 mil millones de pesos con el que México recibirá el próximo 2017, los legisladores plantean medidas para frenar “el despilfarro” de dinero con el que se están beneficiando sus respectivos partidos, como rediseñar el Instituto Nacional Electoral (INE), recortar los gastos a institutos políticos un 50%, o hacer otra reforma a la reforma política de 2014.

Sin embargo, llevar a cabo estas medidas a corto plazo requiere sobre todo de la voluntad de los legisladores y sus partidos que, a meses de las elecciones a gobernador en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, y a menos de dos años de las elecciones presidenciales, deberían aceptar perder cientos de millones en prerrogativas aun y cuando la ley actual los ampara. Algo que, tal y como admiten algunos senadores, parece “francamente complicado”.

Animal Político te presenta la postura de los legisladores sobre el aumento millonario destinado a partidos políticos. Cabe precisar que si bien los senadores se renuevan cada seis años –por lo tanto los actuales sí votaron y aprobaron la reforma de 2014-, los diputados actuales no la votaron, puesto que en 2015 se renovó la Cámara.

Recortar 50% a partidos

Para Armando Ríos Píter, senador del PRD por el estado de Guerrero –donde el gasto de los partidos pasó de 67 millones en 2014 115 en 2015, un 61% al alza con la inflación-, se requiere de “un cambio radical en el  modelo de financiación” de los partidos.

“El gasto de nuestra democracia es enorme”, admitió el legislador, quien aseguró que en colaboración con el senador panista Francisco Búrquez ya están construyendo una iniciativa para recortar 50% el gasto de los partidos.

“Si queremos que nuestra democracia electoral sea atractiva para la ciudadanía, tenemos que hacer un recorte trascendental. Un crecimiento de más de 5 mil millones en prerrogativas es difícil de justificar cuando, por otro lado, se están haciendo recortes en salud y educación”, apuntó.

Aunque no precisó más sobre cómo se llevaría a la realidad ese recorte, Ríos Píter opinó que se requiere de “un cambio mucho más radical” que hacer modificaciones a la reforma política aprobada en 2014.

“Hay que cambiar el modelo de financiamiento de los partidos –insistió-, y obligarlos a que verdaderamente innoven en las campañas”.

“Una nueva reforma necesita de una presión muy fuerte de la ciudadanía”

Martha Tagle, senadora independiente, dijo que recortar al gasto de los partidos sí pasa directamente por hacer una reforma a la reforma política de 2014.

“No hay de otra”, dijo Tagle, quien recordó que de poco sirve plantear ideas y propuestas si no se hace una modificación a la actual Ley General de Partidos Políticos. Dicho cambio a la ley, explicó la senadora, debe incluir también un cambio en la fórmula de cómo se reparte el dinero entre los partidos.

Con la fórmula de la ley actual, cada ciudadano en edad para votar paga dos veces por los partidos: una vez por los nacionales y otra por los estatales, y así estos reciben más dinero. De hecho, en los estados el presupuesto de los partidos ha aumentado, en promedio, un 88%.Un ejemplo: en Baja California aumentó de 15.8 millones en 2014 a 116.4 millones un año después. Para 2016, había aumentado a 126.7 millones (592%, calculando la inflación).

No obstante, hacer modificaciones a la fórmula que ha dejado ganancias por más de 5 mil millones a los partidos, va a resultar complicado.

“En primer lugar, no tenemos mucho tiempo –planteó Tagle-. La reforma tendría que salir en el próximo periodo febrero-abril, porque tendría que volver a homologarse en los 32 estados de cara a los próximos comicios”.

“Y en segundo lugar, una reforma para recortar el gasto es un tema que ningún partido ha puesto sobre la mesa para debatirlo”, añadió la senadora.

“Por eso –concluyó-, para que el recorte se incluya en la agenda se requiere primero de una fuerte presión de la ciudadanía”.

¿Financiación pública o privada para los partidos?

Guadalupe Acosta Naranjo, representante del PRD ante el INE, recordó que el dinero que se entrega a los partidos “es el recurso que marca la ley”, y que el debate no debe centrarse “en si es mucho o poco dinero”, sino más bien en si la sociedad quiere un modelo de financiación público o privado para los partidos.

“¿Queremos un modelo como el de Estados Unidos donde los recursos son privados, para que sean los empresarios o los narcotraficantes quienes terminen decidiendo las elecciones?”, preguntó el legislador.

“En mi opinión, el financiamiento debe ser público”, se respondió para subrayar a continuación que con la reforma electoral de 2014 se le dio “dientes” al INE para fiscalizar los gastos de los partidos, eliminando el secreto bancario, el secreto fiduciario y el secreto fiscal.

“Tenemos la burocracia electoral más cara del mundo” 

Jorge Álvarez Maynez, consejero del partido Movimiento Ciudadano (MC) ante el Instituto Nacional Electoral (INE), también admitió que la reforma política de 2014 no ha cumplido con la promesa de reducir los costos de los comicios.

“Al contrario –concedió-. Tenemos la burocracia electoral más cara del mundo”.

En opinión de Álvarez, para reducir los gastos electorales se debe, en primer lugar, empezar por el INE.

“En 2015 ya rechazamos el nuevo edificio del INE (que supondrá una “inversión” de más de mil 100 millones de pesos) y denunciamos que cuenta con un coordinador de asesores que gana más que los secretarios de estado”, apuntó el legislador, quien subrayó que como sociedad “debemos preguntarnos qué tipo de INE necesitamos”. “Ya que –abundó-, lo que es un hecho es que el INE actual no es lo que en verdad ocupamos”.

Además del INE, cabe recordar que en la segunda parte del especial ‘Derroche por la democracia: así se tira tu dinero’, se documentó que los institutos electorales a cargo de organizar las elecciones para gobernador duplicaron su gasto entre un proceso electoral y otro, sin justificación.

Aguascalientes es un claro ejemplo. Entre la elección para gobernador de 2010 y la de 2016 el gasto aumentó 922%; en la primera se gastó 1.7 millones de pesos en materiales electorales y en la de este año 22.2 millones. No hay explicación para este incremento.

“Poner controles al sistema electoral cuesta dinero”

El priista Jorge Carlos Ramírez justificó que el aumento de los costos de la democracia electoral está directamente relacionado con la necesidad de garantizar la “imparcialidad” de todas las elecciones en el país.

“Todavía el sistema (electoral) presenta vulnerabilidades y vacíos que hay que llenar. Y por cada uno de esos vacíos, la propuesta es ponerle más controles. Y cada control cuesta dinero”, señaló Ramírez.

Close
Comentarios