La COP22 termina con un acuerdo imparable contra el cambio climático pese a la crisis Trump

“El Acuerdo de París es imparable”, indicó Ban Ki-moon a periodistas. La noción de que nada puede detener el consenso global contra el cambio climático fue repetida, entre otros líderes, por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y la ministra de Medio Ambiente alemana, Barbara Hendricks.

La COP22 termina con un acuerdo imparable contra el cambio climático pese a la crisis Trump
AP

MARRAKECH, Marruecos– La sesión 22 de la convención de Naciones Unidas contra el cambio climático llegó a su fin, después de sobreponerse al nerviosismo generado por la elección de Donald Trump.

La cumbre de dos semanas, irrumpida el miércoles pasado por la noticia de la elección de magnate en la presidencia de Estados Unidos, culminó con la emisión de dos posicionamientos políticos.

El primero, la Proclamación de Acción de Marrakech, da la bienvenida al Acuerdo de París —que entró en vigor el 4 de noviembre pasado— y repasa los principales pendientes de la convención.

Entre otros puntos, la proclamación urge a los países desarrollados a “reafirmar” su obligación de movilizar 100,000 millones de dólares para acciones climáticas en países en desarrollo. “Hacemos un llamado al más alto compromiso político para combatir el cambio climático, como un asunto de prioridad urgente”, indica.

El segundo documento abrazado en la recta final de la COP22 es la Sociedad de Marrakech para la Acción Climática Global, lanzada para “catalizar y apoyar la acción climática” entre naciones y actores no nacionales en el periodo 2017-2020. Es decir, durante los años previos a la entrada en vigor del Acuerdo de París

Acuerdo climático “imparable”

En su primera línea, la Sociedad de Marrakech hace un planteamiento firme que fue entendido entre varios asistentes a la COP22 como un gesto a Donald Trump. “El llamado de Marrakech es fuerte y claro: nada puede detener la acción climática”, indica.

El planteamiento recupera una idea que creció como bola de nieve durante la COP22, luego de que el secretario general de Naciones Unidas la esgrimiera cuando explotó el nerviosismo por Trump. “El Acuerdo de París es imparable”, indicó Ban Ki-moon a periodistas que se planteaban los futuros escenarios de la convención.

La noción de que nada puede detener el consenso global contra el cambio climático fue repetida, entre otros líderes, por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y la ministra de Medio Ambiente alemana, Barbara Hendricks.

“La transformación a un mundo climáticamente amigable acordada en París está claramente en marcha y ya no puede ser detenida”, indicó la ministra alemana.

El presidente de la COP22, el ministro de Exteriores marroquí Salaheddine Mezouar, coincidió por separado. “Nadie puede detener la historia”, dijo.

Luz y sombra

Durante la última semana de la convención, representantes de China, India, Brasil y la Unión Europea, entre otros, cerraron filas ante la amenaza de Trump y aseguraron que sus países cumplirían sus compromisos ante el acuerdo de París, independientemente de lo que decida Washington.

Más de 20 países (entre ellos México) presentaron sus planes de acción climática a 2050, lo cual apuntala al Acuerdo de París y contribuye al buen momento de las negociaciones climáticas.

Sin embargo, la COP22 cerró sin avances substanciales en los tecnicismos de las negociaciones. Por ejemplo, la definición de los pendientes para la canalización de los 100,000 millones de dólares, fue postergada reuniones de trabajo que tendrán lugar en mayo próximo.

“Después del jubileo por la entrada en vigor del Acuerdo de París, en Marrakech los países se hallaron en desacuerdo sobre lo que fue acordado”, indicó Meena Raman, the Third World Network, una de varias organizaciones sociales que expresaron su decepción por los resultados alcanzados.

Pero los resultados magros eran de esperarse en una cumbre en la que ni siquiera se anticipaba la validez de su documento medular. “Para mí esta cumbre es una celebración de la entrada en vigor del Acuerdo de París y la primera sesión de CMA (el órgano de gobierno del acuerdo)”, aseguraba el jueves la negociadora en jefe de la Unión Europea, Elina Bardram.

COP23, en Bonn

El jueves se definió que Bonn, Alemania, será sede de la próxima sesión de la Conferencia de las Partes (COP) de la convención, con Fiji a cargo de la presidencia de la cumbre. El asunto fue contencioso porque Fiji no cuenta con la infraestructura necesaria para albergar una cumbre del clima, pero esto no podría ser un argumento para excluirlo.

“Estamos felices de apoyar a Fiji para hacer de la próxima conferencia un éxito para la acción climática internacional. Bonn será un buen anfitrión”, dijo la ministra alemana Hendricks.

Close
Comentarios