Los 62 pecados del Estado laico: estados dan a iglesias terrenos en fraccionamientos exclusivos

Autoridades en Coahuila, Colima, Guanajuato, Estado de México y Nuevo León donaron 27 terrenos a iglesias. Al estar en fraccionamientos, esos terrenos en su conjunto alcanzan un valor de hasta 271 millones 756 mil pesos.

Los 62 pecados del Estado laico: Autoridades regalan a Iglesias terrenos en fraccionamientos exclusivos
Las autoridades, además de donar terrenos, han hecho reparaciones y adaptaciones en iglesias Fotografía: Rancho San Juan

Puedes ver aquí la primera y la segunda parte de nuestro especial


Rancho San Juan no es para cualquiera. En las 240 hectáreas del fraccionamiento que se promueve como de “lujo y naturaleza” en Atizapán, Estado de México, hay un club hípico, pista de atletismo, lagos y cañadas cubiertas de encinos. Para vivir ahí hay que pagar en promedio nueve millones de pesos por un terreno y un monto adicional para la construcción de una casa. A cambio, el residente tendrá “un nuevo mundo dentro de la ciudad”.

Esa es la publicidad del nuevo fraccionamiento que busca resolver todas las necesidades de sus habitantes, incluyendo las espirituales, porque también habrá un templo católico.

Para construir esa iglesia, el Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, encabezado por Ana María Balderas, donó un predio de 5 mil 166 metros cuadrados de propiedad pública, destinado para áreas de uso común en el fraccionamiento, a la Arquidiócesis de Tlanepantla, dirigida por el arzobispo Carlos Aguilar Retes.

Animal Político publicó que nueve estados han donado 62 terrenos a iglesias. De ellos, 27 están en fraccionamientos de Coahuila, Colima, Guanajuato, Estado de México y Nuevo León.

El valor catastral de los 27 terrenos es de 106 millones 644 mil pesos; sin embargo, al estar en fraccionamientos, el valor aumenta a más del doble: 271 millones 756 mil pesos. Este monto representa 70% del valor total de las 62 donaciones en todo el país.

grafico-iglesia-fraccionamientos

La iglesia del “lujo y confort”

La página de internet de Rancho San Juan promociona un fraccionamiento “ecológicamente amigable” pero con “lo último en lujo, confort y tecnología”. Las fotografías ofertan un área residencial, con áreas verdes, vigilado las 24 horas, de acceso restringido y alejado de la zona conurbada del Estado de México.

El ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza tenía la propiedad de terrenos para uso público en ese sitio tras a a donación que hizo la empresa Edificadora Atizapán, S. A. de C. V, propiedad de Fernando Gargollo Orvañanos y Luis Gargollo Rivas, en diciembre de 2015.

De acuerdo con el Registro público de la propiedad, durante el proceso de lotificación (división de terrenos) del fraccionamiento en noviembre de 2012 la empresa estaba obligada a donar 492 mil 963 metros cuadrados para “vías públicas, andadores y áreas verdes”. Además, también debía ceder 83 mil 886 metros cuadrados para “espacios verdes y servicios públicos”.

De acuerdo con el acta pública no. 6693, de diciembre de 2015, la empresa hizo oficial “la transacción de propiedad por donación a título gratuito” del terreno, cuyo valor catastral estaba calculado en un millón 218 mil pesos.

Cuatro meses después, el 8 de abril de 2016, el Ayuntamiento envió a la Comisión Edilicia de Patrimonio Municipal la solicitud que hizo el párroco Jorge Orozco García, de la Arquidiócesis de Tlalnepantla, para conseguir el predio en donación para la construcción de un templo.

En la sesión de cabildo del 21 de abril, “el Ayuntamiento de Atizapán, consciente de garantizar la libertad de culto a los habitantes de esa municipalidad, autorizó la desincorporación del patrimonio y posterior donación del inmueble ubicado en la manzana 7 y 2 del fraccionamiento de tipo residencial denominado Club Campestre La Jolla, conocido comercialmente como Rancho San Juan”.

Con este requisito resuelto, el Ayuntamiento envió una solicitud al gobernador de la entidad, Eruviel Ávila, para que mandara una iniciativa al Congreso estatal para que aprobara la donación el 13 de mayo de 2016.

Los diputados mexiquenses, de mayoría priista, aprobaron la entrega del terreno y, finalmente, se publicó en el Periódico Oficial del Estado de México el 1 de junio de 2016.

Animal Político solicitó entrevista con la presidenta municipal de Atizapán, Ana María Balderas, para que explicara la donación del terreno de propiedad pública y destinada a áreas comunes, a la Iglesia católica. Un mes después de haber hecho la primera de varias solicitudes, aún no recibe una respuesta positiva.

Las entregas de terrenos en fraccionamientos se repitieron en nueve casos en Coahuila, uno en Colima, uno en el Estado de México; nueve en Guanajuato y siete en Nuevo León. Aquí puedes ver las direcciones:

Close
Comentarios