Estas son las promesas de campaña que Donald Trump hizo contra México

Además de construir un muro que tendrá que pagar México, estas son las promesas de campaña que el presidente electo Trump ha hecho contra México.

Donald Trump
Especial

Todo empezó con el muro.

Como candidato Donald Trump prometió construir en la frontera con México y obligar al país a pagar por él. De ahí se desprendieron otras propuestas como una política migratoria endurecida y  reformar los tratados comerciales que tiene con México.

En abril pasado Trump detalló en una carta a The Washington Post cómo cumpliría todas sus propuestas contra México.

Trump no tendrá la excusa de muchos presidentes que han incumplido sus promesas: la de un Congreso controlado por la oposición, pues el magnate asume con un gobierno unificado, ya que los republicanos controlan las dos cámaras.

Estas son algunas de las propuestas que hizo Trump contra México durante su campaña:

Construir un muro…

El republicano aseguró en repetidas ocasiones que levantaría un muro en la frontera con México, luego recordó que él era el mejor constructor en el mundo y que sería México quien pagaría por la obra, con un pago único de entre 5 y 10 mil millones de dólares.

El presidente Enrique Peña Nieto ha insistido que México no pagará por el muro bajo ninguna circunstancia.

…y condicionar las remesas

El magnate incluso condicionó el flujo de miles de millones de dólares de remesas que se envían anualmente a México si el país no acepta pagar por el muro.

“Es una decisión fácil para México. Hagan un pago único de 5-10 mil millones de dólares para asegurar que continúe el flujo de 24 mil millones de dólares (de remesas) al país al año”, dice Trump en la misiva.

Visas más caras

El plan de Trump también contempla imponer aranceles comerciales y cancelar visas a turistas o empresarios pues “la inmigración es un privilegio, no un derecho”. También menciona aumentar el costo de la visa para que parte de estos recursos se utilicen para la construcción del muro.

El TLC con México

También prometió revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) pues lo calificó como uno de los peores acuerdos hechos por Estados Unidos. Aseguró que lo abandonaría si México no aceptaba la renegociación del mismo. En el caso especifico de este tratado, Trump, ya como presidente podría tomar esa decisión sin consultar al Congreso.

“Me comprometo a que nunca firmaré ningún acuerdo comercial que perjudique a nuestros trabajadores o que disminuya nuestra libertad e independencia. Voy a llegar a acuerdos individuales con distintos países. Entiéndalo Estados Unidos es primero”, señaló en campaña.

México está robando empleos a EU

En cuanto a la industria manufacturera, el magnate prometió favorecer a las empresas que regresen sus fabricas a suelo estadounidense y dejen de invertir en países como México o China, ya que aseguró que Estados Unidos ha perdido más de 7 millones de empleos desde 1979 por esta causa.

Impuestos a las importaciones

El republicano prometió gravar con tasas de hasta 35% a los bienes de consumo que México exporta a Estados Unidos. Esto significaría, según el empresario mexicano Carlos Slim, “destrozar la economía americana y promover una inflación brutal”.

Deportaciones masivas

Trump prometió realizar deportaciones masivas y que no habría amnistía para los 11 millones de indocumentados – de diversas nacionalidades – que ya viven en los Estados Unidos. Aseguró que el único camino para lograr la ciudadanía será salir del país y realizar un nuevo proceso que será estipulado por su nueva administración.

En el tema migratorio, Trump fue directo al hablar de México.

“Cuando México envía su gente, no están enviando lo mejor… ellos están enviando a gente con un montón de problemas, y ellos nos traen esos problemas. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Y asumo que algunos son buenas personas”, dijo en junio de 2015, para luego insistir con esa idea en otros discursos.

También dijo que se suspenderán las visas en los países que no puedan realizar chequeos adecuados de los solicitantes, e incluso realizará una “certificación ideológica” para quienes pidan la residencia estadounidense.

Esta es la carta que Trump envió en abril pasado – cuando aún era precandidato – al diario The Washington Post y donde detalla su plan de acción de llegar a la presidencia.

Plan Trump by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Close
Comentarios
  • Es por la larga lista de cosas en riesgo que muchos incluso quieren creer en la improbable posibilidad que representa la ratificación del colegio electoral el 19 de diciembre. Pero es como creer que uno se ganará la lotería.

    Lo que creo pasará es: asumiendo Trump el poder el 20 de enero de 2017, su discurso y su agenda de labores tendrán una apariencia moderada. Reestructuración. Pero dicha reestructuración vendrá matizada por la indiferencia. Aquellos que desde que se anunció su victoria han estado recibiendo agresiones por su color o país de procedencia verán lo evidente que es dicha indiferencia de parte del gobierno, como nunca antes.

    Al año de gobierno cumplido, sus cifras estarán maquilladas y su gabinete estará empleando sus planes de contingencia para hacer ver las cosas mejor que como en realidad están. Trump llevó a la quiebra sus propios proyectos de negocio, y peor será cuando esté al frente de Estados Unidos. Y atrasará que eso se vuelva evidente lo más que pueda. Mientras, para ese entonces (el año cumplido de gobierno, o año y algunos meses) su política internacional sera tensionante, viéndose en puerta algo para poner los pelos de punta a todos. Y no hablo de Medio Oriente, sino de dos fuerzas notorias: Corea del Norte, y China. Incluso Rusia empezará a preguntarse si el haber apoyado a semejante sujeto para sus propios fines no fue un error que le procuró al mundo entero un mal mayor que debió evitarse.

    Para cuando esté ya cumplido el 2do año en el poder, la presidencia de Trump ya no podrá maquillar cifras. Para poco después de 2 años y medio, incluso los Trump-believers empezarán a disgustarse y a sentirse decepcionados. Y para entonces, es posible cualquier desgracia, viniendo de un hombre y un partido (porque es el GOP entero manejando el país esta vez) que ante la desesperación de la carencia y que los cálculos no le salgan como quisieran, recurrirían a cualquier cosa. Incluyendo guerra contra quienes no deberían, o medidas para exprimir a la población que no deberían, o un conjunto sistemático de malas decisiones y declaraciones poniendo bajo estrés y haciendo tambalear o romperse varios lazos del sector privado, en lo que a economía se refiere. No sería de extrañarse que capitales que constituyen inversiones de terceros de pronto se fueran volando como una parvada de aves al ver que viene un invierno crudo.

    Dije hace poco, y lo reafirmo: de que vienen cosas malas con Trump en la oficina oval, no cabe duda. Solo espero que sean las medianamente malas, que no llegue a las extremas.