Empresa mexicana vende juguete que incluye un animal muerto; autoridades sugieren no comprarlo

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que, desde los primeros días de enero, el paquete "Biología Plus" de Mi Alegría se encuentra en proceso de análisis por uno de sus componentes: una rana muerta conservada en formol.

Juguete
Empaque del juguete "Biología Plus", de Mi Alegría. Especial

A través de tiendas departamentales de todo el país, la empresa Algara SA de CV comercializa un juguete denominado “Biología Plus”, dirigido a niños y niñas de 8 años en adelante, y que además de distintos elementos plásticos incluye uno de materia orgánica: una rana muerta conservada en formol.

Los juguetes que elabora Algara SA de CV son popularmente conocidos por su marca comercial, Mi Alegría, y el paquete “Biología Plus”, que además de la rana muerta incluye un bisturí y un microscopio de plástico, que forman parte de su “serie científica”.

Este juguete lleva más de 20 años en el mercado, pero es hasta ahora que la Cofepris investiga sobre la seguridad de su contenido.

La rana en formol, producto tóxico al contacto, ingesta e inhalación. Este juguete está dirigido a niños y niñas de 8 años.

La rana en formol, producto tóxico al contacto, ingesta e inhalación. Este juguete está dirigido a niños y niñas de 8 años.

Consultada en torno a la seguridad de este juguete, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que desde los primeros días de enero, el paquete “Biología Plus” de Mi Alegría se encuentra en proceso de análisis por parte de este organismo, ya que “contiene una sustancia orgánica, el formaldehido, que tiene un proceso de oxidación del metanol y, por lo tanto, es una sustancia tóxica”.

Álvaro Pérez Vega, comisionado de operación sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Santarios, advirtió en entrevista con Animal Político que “estamos recomendando a la ciudadanía que se abstenga de la adquisición de este producto”, ya que “la ingesta del formol, el contacto con la piel, o incluso la inhalación de los gases que emanan de esta sustancia química, pueden representar un riesgo de toxicidad para los niños o niñas que tengan contacto con él”.

El representante de Cofepris subrayó que, aún cuando “las autoridades sanitarias tenemos la facultad de imponer medidas de seguridad de manera inmediata”, en el caso del juguete “Biología Plus” esto no fue necesario, “porque estaríamos generando una alarma, en un momento en el que aún estamos en el análisis del producto”, aunque insisitió en que “nuestra recomendación actualmente sería que se evite este producto”.

El dictamen sanitario del juguete, añadió, concluirá esta semana.

Para saber cómo es producido el juguete Biología Plus, cuál es su finalidad didáctica, así como para conocer el origen y manejo de las ranas que se incluyen en él, tanto vivas como muertas, Animal Político solicitó una entrevista con la empresa Algara SA de CV, sin embargo, no se obtuvo respuesta favorable.

Empaque del juguete "Biología Plus", de Mi Alegría.

Empaque del juguete “Biología Plus”, de Mi Alegría.

Enseñar a despreciar

“Desde los criterios del desarrollo cognitivo y evolutivo de los niños y niñas, este no es un juguete apropiado –explica la doctora Andrea Angulo, especialista en psicología social, salud colectiva, promoción de la salud y terapia familiar orientada a la infancia, cuando se le consulta en torno a Biología Plus–. Me parece que este juguete les enseña a los niños y niñas que los seres humanos tenemos la posibilidad de jugar con las otras especies; que tenemos el control sobre el medio y que podemos hacer con los otros seres vivos básicamente lo que se nos pegue la gana”.

Luego de revisar los componentes de Biología Plus, el envase de vidrio que contiene la rana sin vida, así como los instructivos de disección, la especialista advirtió que la enseñanza no formal que promueve este juguete “tiene implicaciones brutales: enseña que el cuerpo de un ser vivo, aunque sea el de una rana, es algo material, es algo con lo que puedes divertirte, disectar, acuchillar, jalar, tirar a la basura. Es decir, enseña que el cuerpo es algo que no tiene implicación con la vida, que el cuerpo es un objeto”.

Aunque el juguete incluye un “Manual de biología”, dicho documento no orienta a los niños sobre la finalidad de disectar un animal, y en su “Experimento 28”, relativo a la rana en formol, sólo establece una serie de instrucciones para abrirla y desmembrarla, sin objetivo alguno, y en un lenguaje inhumano.

Entre estas instrucciones, están, por ejemplo: “Abre la boca de tu especimen tan ancho como puedas. Si es necesario, corta cada ángulo de la quijada un poco, para que la boca pueda permanecer abierta”, seguida de “coloca el animal en el recipiente de disección, con la panza hacia arriba y la cabeza alejada de ti, y clávalo en la parafina, usando un alfiler a través de cada extremidad, y uno a través de la punta de la quijada”.

Luego de indicar cómo abrir la piel de la rana y remover cada uno de sus órgnaos (sin explicar para qué sirve cada órgano), el experimento 28 concluye diciendo: “Si puedes conseguir otra rana viva o animal más grande, como paloma o conejo, compra cloroformo en la farmacia (no lo respires) empapa un algodón, pónselo en la nariz y la boca, y duérmelo. Ahora ya puedes diseccionarlo”.

La doctora Andrea Angulo calificó como algo “grave” que este tipo de juguetes estén al alcance de la infancia mexicana, ya que “aquello con lo que juegas cuando eres niño o niña, y aquello a lo que juegas, tienen muchas implicaciones sobre quién vas a ser en el futuro: hoy ves a la rana como una cosa, y mañana puede ser un perro, y más adelante puede ser tu prójimo”.

En Youtube, de hecho, existe un video elaborado por tres menores de edad, quienes realizan la disección a la rana que obtuvieron con su paquete Biología Plus.

Luego de descartar la lectura del manual, por “aburrido”, los niños y niñas que participan en el video se dedican a desmembrar entre risas al animal, usando para ello los dedos, sin cobertura alguna.

“Hoy aprendimos algo interesante –se escucha a una niña decir–: Cómo matar algo”.

Ocho minutos después de iniciado el primer corte, tiempo dedicado a arrancarle la piel del animal y hurgar en su interior, de la rana no quedan más que pedazos.

“¿Quién le quiere sacar el ojo?”, se escucha de nuevo, a lo que un niño responde autoproponiéndose, ansioso.

Aunque este juguete señala en su caja que va dirigido a infantes de diez años, el instructivo que lleva en su interior señala claramente que está “recomendado para niños y niñas de 8 años en adelante”.

¿Las ranas tienen derechos?

Desde el año 1999, en México existe una Norma Oficial que establece las “especificaciones técnicas para la producción, cuidado y uso de los animales de laboratorio”.

Dicha Norma (cuya clave es NOM-062-ZOO-1999), reconoce que México enfrenta una “falta de planeación en la producción de animales de laboratorio”, y que las “actividades encaminadas al cuidado, manejo y utilización de animales con fines de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, pruebas de laboratorio y enzeñanza” se realizan “en forma inadecuada, representando graves daños en el bienestar de los mismos”.

Así, esta Norma Oficial fue establecida para “regular eficientemente las actividades relacionadas con la producción, cuidado, manejo y uso de los animales de laboratorio, a fin de favorecer el bienestar de éstos”.

El organismo encargado de hacer valer esta Norma es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y por ello, Animal Político consultó a dicha dependencia federal si el juguete “Biología Plus” cumplía con lo establecido por la NOM-062, al presentarse como un juguete científico, que incluye animales para disección.

Al respecto, Antonio Vázquez, director adjunto de información de la Sagarpa, señaló que “los animales que comprende esta Norma son roedores, algomorfos (conejos y liebres), perros y gatos, primates no humanos y porcinos. Pero nunca ranas: las ranas no entran en esta Norma 062-ZOO”.

Cabe destacar que la fábrica de juguetes de Mi Alegría en donde se produce el paquete “Biología plus” opera dentro del territorio de la Ciudad de México, entidad federativa que cuenta con una Ley de Protección a los Animales.

Según esta ley, las ranas de Mi Alegría no pueden considerarse “animales para investigación científica”, ya que éstos sólo pueden entrar en esta categoría si son empleados “por instituciones científicas o de enseñanza superior”.

En todo caso, las ranas que se incluyen en los juguetes “Biología Plus” entran en la categoría de “animal silvestre”, que son, según la Ley de Protección a los Animales en la Ciudad de México, aquellas “especies no domésticas, sujetas a procesos evolutivos, y que se desarrollan en su hábitat, así como poblaciones e individuos de éstas que se encuentran bajo el control del ser humano”.

Según la ley capitalina, “todo animal perteneciente a una especie silvestre tiene derecho a vivir libre”, y advierte que “todo acto que implique la muerte injustificada de un animal es un crimen contra la vida”, mientras que “todo acto que implique la muerte injustificada de un gran número de animales es un crimen contra las especies”.

Entre las preguntas que Animal Político formuló a la empresa Algara SA de CV como parte de esta investigación, la principal es: ¿cuántas ranas han sido empleadas en la producción del juguete “Biología Plus”, desde que salió al mercado?. Sin embargo, no hubo respuesta.

El organismo encargado de hacer valer esta ley en la Ciudad de México es la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), por lo cual, Animal Político solicitó una entrevista con un representante de dicha institución pública, para saber si la fabricación de este juguete cumplía con la Ley de Protección a los Animales.

La PAOT, sin embargo, nunca atendió esta solicitud.

Close
Comentarios
  • Dante Kamui

    Me parece que es un buen juguete, hay pocos que seguramente sean tan buenos como este, juguetes Mi Alegria, siempre ha sido confiable…

  • Pedro de los Ángeles

    Por notas como ésta, no pienso patrocinar a este pasquín.

  • Arturo Castillo

    Esto es corrección política por ocio, la verdad, no salimos de ser un país maquilero por que no desarrollamos ciencia y todavía para variar lo poco de incentivo que hay se le vilipéndia de esta manera mojigata y absurda, man vete a la plaza México si lo tuyo es la defensa de los animales, en lo cual estoy completamente de acuerdo peor esto? neta? no le vas a sacar un pulitzer a esto.

  • Atacar a este tipo de empresas que fabrican juguetes educativos lejos de ayudar a los niños los va a orillar a estar más tiempo sumidos en tabletas y juegos de video, es muy fácil rasgarse las vestiduras pero muy difícil proponer.

  • Fer Trujillo

    Estoy en contra sobre su comentario que hace a los niños mas agresivos y que vean a la rana como una cosa, ya que la sensibilidad y el respeto no se brinda ni se quita con un juguete, se da mediante los valores que la familia brinda. Al igual que es un juguete que puede ser didáctico, siempre cuando se de le uso para el objetivo que se formo. Por otro lado, como todos los juguetes utilizarlos bajo supervisión de los papas, el cual fue mi caso. Actualmente mi servicio social universitario de odontología en la UNAM, el juguete despertó mi inquietud para estudiar una rama de las ciencias de la salud.

  • Ricardo Ceballos

    Mialegría, es una empresa mexicana que no solo brinda felicidad y júbilo a todos los niños de México. Si no que aparte de todo, incita a la juventud a explorar el mundo de la química, la medicina, la biología, la astronomía e incluso la gastronomía de un modo divertido e innovador. Esto se ve reflejado en el discurso de Mario Molina, primer mexicano en recibir el Premio Novelal de Química, donde dijo que su gusto por la Química empezó con la utilización de un microscopio Mialegría. Es una empresa que genera miles de empleos en este país y que sin duda forma parte de la vida de todos los mexicanos.

  • Maria Jose Moyano

    La empresa Juguetes Mi Alegría no está incentivando el maltrato de animales sino el aprendizaje de los niños. La disección de ranas es algo que todo estudiante de primaria/secundaria pasa por en la escuela. Este juguete abre las posibilidades para todo niño de experimentar su curiosidad ante la anatomía de un anfibio.

  • Melissa Cetino

    Personalmente creo que la marca “Juguetes Mi Alegría” se ha destacado entre la competencia por promover el aprendizaje e incentivar a los niños a desarrollar sus habilidades. El juguete que incluye un animal muerto es con un fin educativo y no dañino. Si nos ponemos a pensar en todos aquellos juguetes que representan un daño a los niños, no dejaríamos nada en el mercado. En mi opinión, después de conocer una marca tan prestigiosa como “Juguetes mi Alegría” debería quedar a discreción de cada familia comprarlo o no. Yo crecí con juguetes mi alegría y definitivamente pienso que cada uno de sus modelos son diseñados cuidadosamente para ayudar al desarrollo del niño y nada más.

  • Evaristo

    Los Kits de quimica MiAlegria son lo mas cercano a juguetes “economicos” que incentivan la curiosidad cientifica de los infantes en mexico… Y ya les van a echar pedo. De verdad que mexico no aprende, ni los mexicanitos promedio… triste asquerosa realidad.

    Por los comentarios, nunca falta el imbecil o la imbecil que quiere restregar en cara de todos que “YO SOY BIOLOGO, YO SOY, SI COMO NO, TU NO SABES NADA YO SI”…

    Y mas si comentan como “Chio Vane” que jamas tuvo que abrir un animal en su vida. Pues esta bien, se respeta, pero, es necesaria la practica, lo se por la experiencia, no me interesa presumir nada ni comentarlo. Pero si un egresado de una academia de ciencias biologicas nunca disecciono nada, no es un egresado, es un patan fracasado.

    Si, Mi Alegria es de las pocas empresas 100% mexicanas que aun se mantiene luchando por fomentar la curiosidad cientifica en los infantes, como comentaba, y pues que “egresados de academias de ciencias” comenten que “la nota dice que es poco educativo” es pendejo. Poco cerebro para investigar, experimentar y aventurarse a saber.

    Probablemente esos comentarios despectivos hacia el producto sean debido a que jamas recibio un regalito como esos por parte de los reyes magos o que simplemente le da “asquito” pensar en disecciones, visceras y sangre. Lastima de biologos…

  • Rolando Bastida

    A mi me regalaron este juguete hace más de 35 años, así como otros juguetes Mi Alegría sobre Química. Y si, me tocó la ranita en un bote de plástico, que creo nunca diseccioné… no puedo saber exactamente cuánto me influyó estos juguetes para convertirme en científico, pero cuando era niño pasaba horas haciendo “experimentos” con las sustancias químicas (en ese tiempo me interesaba más la química que la biología) y tratando de ver organismos en el microscopio incluido. Me parece que ahora hay juguetes más peligrosos que pueden fomentar la violencia, que lo que pueda hacer un equipo infantil de Mi Alegría, el cual me parece más formativo… sólo habría que hacer pequeños ajustes, como por ejemplo sustituir la ranita por un modelo de plástico, para estar acordes con los nuevos estándares de conservación de las especies, así como actualizar los manuales … además se trata de una empresa mexicana que trata de sobrevivir a la avasalladora entrada de juguetes “chinos” cuya naturaleza tóxica nunca queda clara… 😉

  • Lo que es tener poco que hacer: éste juego tiene mas de 40 años en el mercado mexicano, no sólo 20 como indica la nota. Yo tuve uno y puedo decirles que fue de los mejores juegos que tuve, ya que complementaba la educación que yo ya había recibido en el colegio. Claro, si la educación pública es deficiente, como sí lo es, se tiene una desventaja. Pero lo verdaderamente ridículo es como se preocupan por los “derechos” de las ranas, cuando en la Ciudad de México se ha aprobado la ley para cometer abortos a personas no nacidas…! Es tremenda la hipocresía que se maneja en el ámbito político y ésto sucede porque presiones extranjeras obligan a los corruptos gobiernos mexicanos ha doblegarse a sus intereses externos, entiéndase como éstos organismos que dictan al gobierno de México lo que debe de hacer en materia de educación, donde se impulsa la absurda “ideología de género”, a la ONU y al Fondo Monetario Internacional. Que mundillo le han creado algunos a toda la humanidad!

  • 0Kickass0

    Mejor habíamos de disecar políticos, a ver si de verdad tienen cerebro y corazón

    • Evaristo

      Perderiamos el tiempo… no tienen nada dentro del craneo.

  • Alessandro L Hernández

    ¿Qué pedo? Ésta madre no puede ser verdad. Yo compré uno hace muchísimo y solo tenía muestras de microscopio y mi microscopio. No estoy seguro de que éstas cosas vuelvan violento a un niño (como los videojuegos) pero tampoco es como para tener de juguete el cadáver de un animal y menos el cloroformo.

    • Javier Delgado

      Ya es viejo, debe tener como 40 años en México. Lo unico que no estoy de acuerdo es que se diga que es un “juguete”. Solo es un juguete en el sentido de que el aprendizaje se disfruta.

      Eso si, el manual es un poco obsoleto, ya muy pocas farmacias venden cloroformo.

  • Gustavo Eduardo Martínez Juáre

    también que prohiban las escuelitas dominicales y las misas los domingos

    • Evaristo

      Eso si seria un avance y un progreso social.

  • Javier Delgado

    No puedo creer que apenas alguien se de cuenta de eso, ese juguete tiene alrededor de 40 años en el mercado y muchos biologos deben su carrera a este tipo de juguetes.

    Cierto que la disección de animales en escuelas secundaria y preparatoria ya no forma parte del curriculum, por razones éticas, pero eso no implica que no se pueda aprender con ellos. Es un juguete muy educativo. Lo se por mi propia niñez.

    • Chio Vane

      PERDÓÓÓN??!!! Acaso leíste la nota completa y los testimonios de lo CERO educativo que resulta?!! Soy BIóloga egresada de la Facultad de Ciencias de la UNAM y éste producto me ofende, así como tu comentario. EN MI VIDA necesité de abrir un animal, para aprender de él. Aprendí más de ellos en los eventos de la vida real y libros, que jugando con sus cuerpos y sus vidas. México ocupa EL PRIMER LUGAR en el mundo con especies amenazadas de anfibios y muchas poblaciones están siendo impactadas por cubrir los animales que se quieren en los laboratorio de México y EUA. Ésta empresa está desactualizada con sus productos y el contexto ambiental/ético de nuestro país y nuestra sociedad.

      • Javier Delgado

        Si realmente eres biologa, entonces DEBISTE haber abierto o sacrificado animales, asi que permiteme dudarlo.

        Muchos biólogos se iniciaron con esos productos, tanto disección, los microscopios, los kits de teñido, etc.

        Si, reconozco que el producto esta algo desactualizado, pues el manual debería modernizarse para dar mejor informacion, ademas de que por razones éticas debe añadir el origen y forma de sacrificio del animal.

        Pero lo que dice la psicologa, si es bastante ridiculo. Durante mas de 40 años este juguete educativo a servido de educacion a generaciones de niños.

        • Chio Vane

          SÍ, LO SOY. Quieres mi cédula? Si lo llegué a hacer una o dos veces NO FUE por gusto, sino por presión social y por tonta. Pero para recabar verdadero conocimiento, JAMÁS lo necesité. El conocimiento que adquirí de aquellas materias, fue a partir de libros, vídeos y la práctica en vida libre. No necesite JAMÁS de juguetear con la vida/el cuerpo de un animal para desarrollar pasión y decidirme a estudiar mi carrera. La idea y el objetivo de acercar la ciencia a los niños no está mal, pero es pertinente hacer modificaciones al kit como mencionas. Aparte de que se necesita cambiar el paradigma de que “forzosamente se tienen que disectar animales para aprender sobre su biología”. Eso ya es obsoleto en el SXXI! Y muchos países de primer mundo ya lo han entendido.

          • iiiiiDiiiii

            ¿ y los morfofisiologos y zoologos? ellos si diseccionan y viviseccionan animales, y en lo personal a mi este juguete si me empujo a la biología y las practicas de disección en lo personal si me enseñaron mucho

          • Lucarior12

            No reconocer lo material en lo vivo es simplemente no reconocer al ente viviente, como participe de su entorno. Nunca ver los pulmones de una rana, y las branquias de un renacuajo, junto con su desarrollo nos priva del reconocimiento del mayor evento de la vida, la evolución. Difiero mucho con tu opinión y el de la “experta”, muchos nos iniciamos en la biología por experimentos como estos y no solo de “Mi alegría”, sino en la casa. De acuerdo estoy en que se realice una corrección al manual. Lo de las especies afectadas, bueno para asegurar eso debes tener la FUENTE directa que indique que las ranas para este propósito son obtenidas de vida silvestre y no de un criadero de aprovechamiento, ademas de que afirme que este supuesto “pillage” fantástico afecta a las poblaciones.

          • Arturo Castillo

            no lo necesitaste por que otros antes que tu lo hicieron para que pudiera estar en tu libro, vamos amiga con todo respeto tu te pudes dar el lujo de tener esa postura moral, pero la ciencia no, aquí si aplica el “entonces seamos todos veganos”, no es que el juguete aporte conocimiento o no, lo importante es que desarrolle en los niños el amor por la ciencia, y yo soy diseñador gráfico.

        • Evaristo

          Tenia que salir el presuntuoso a gritar “yo soy biologo!! mirenme”… una lastima de actitud y lastima de “profesionista”