La PGR entrega a Diego Cruz, un presunto implicado en el caso Daphne, a la Fiscalía de Veracruz

La justicia española entregó este jueves al joven para que sea juzgado en Veracruz, donde tiene una orden de aprehensión por la violación de la menor Daphne Fernández.

Cruz
Diego Cruz Alonso llegó alrededor de las 20:30 horas de este 19 de enero al aeropuerto de la Ciudad de México. Especial

Diego Gabriel Cruz Alonso, uno de los presuntos implicados en la violación de la menor Daphne Fernández, en Veracruz, llegó a las 20:30 horas de este jueves 19 de enero al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, luego de que la justicia española lo entregó a la Procuraduría General de la República (PGR).

En un comunicado, la PGR informó que la entrega de Cruz Alonso se realizó el 19 de enero de 2017, en el Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas, por parte de autoridades españolas a elementos de la Agencia de Investigación Criminal, adscritos a Interpol-México, para su traslado a México.

La entrega es parte del cumplimiento del Tratado de Extradición suscrito entre los gobiernos del Reino de España y México.

La noche de este jueves, Diego Cruz Alonso llegó a la Ciudad de México, donde fue entregado a agentes de la Fiscalía General de Justicia de Veracruz, quienes lo pondrán a disposición de la autoridad judicial, con lo que se dará cumplimiento a la orden dictada dentro de la causa penal  83/2016 que se instruye, por su probable responsabilidad en la comisión del delito de pederastia.

Diego Cruz fue  detenido en Madrid el pasado 11 de junio, desde entonces permaneció en prisión preventiva en la capital española.

El joven tiene una orden de aprehensión  por su probable responsabilidad en la comisión del delito de pederastia por la violación de Daphne Fernández el día 3 de enero de 2015 en municipio de Boca del Río.

El padre de la menor, Javier Fernández Gómez, relató en una carta que su hija fue subida a un automóvil en contra de su voluntad. “Fue incomunicada, fue vejada, fue sometida, fue abusada sexualmente y  fue violada”.

El abuso sexual, acusan Daphne y su padre, fue cometido por cuatro adultos mayores de edad: Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodríguez Acosta.

Según datos del diario El tiempo de Veracruz, ellos son hijos de empresarios del estado, pertenecientes al club Rotario de Veracruz.

Close
Comentarios
  • Rodrigo Cruz

    NO TENGO LA MENOR DUDA QUE LO QUE PUBLICA ESTE MEDIO ES PAN Y CIRCO PARA EL PUEBLO.
    AQUÍ LA VERDADERA HISTORIA DEL CASO
    Muy pocos leerán lo que pondré a continuación y es justamente el poco criterio y cuestionamientos con lo que la gente juzga los hechos lo que provocó que el caso llegase a estas instancias. Lo que han hecho el señor Javier Fernández y los medios es un circo romano que buscó distraer las fechorías de Duarte en ese entonces.
    Es difícil de entender como un caso de denuncia por una supuesta violación, como puede haber miles diariamente en el país, se convirtió en un caso mediático SIN PRECEDENTES, no es más que el producto de la gran campaña de desinformación y difamación de que fueron blanco estos cuatro jóvenes de parte del señor Javier Fernández (padre de Daphne).
    Lo que han hecho los medios y las autoridades en este país es maquiavélico, poner en el centro de la opinión pública un caso el cuál fue comprobado por todos los medios que es una gran farsa del señor Fernández, pero en este país los medios quieren sangre, quieren morbo, quieren destruir.

    Este señor, con intereses económicos salió a dar entrevistas a los medios con una serie de calumnias y verdades a medias y aunque a la fecha ya se demostraron todas sus falsedades, el daño está hecho. A continuación un recuento de los hechos.

    1. Primero salió diciendo que a su hija la habían raptado e incomunicado (lo cual ya quedó totalmente descartado del caso), obviamente lo dijo para no poner en evidencia el comportamiento inadecuado de Daphne al salir de un antro pasadas las dos de la madrugada y subirse a un coche con cuatro jóvenes conocidos con la intención de “seguir la fiesta”
    *Después dijo que había sido una violación tumultuaria (de 4 contra 1) con lo que enardeció a la gente, pero ni modo que no conociera la denuncia de su propia en donde ella señala sólo a uno de ellos de la “supuesta violación” y además aclara que los otros tres no estuvieron presentes, señalamiento por cierto en el que ha caído en múltiples contradicciones y del cual no existe prueba alguna.

    2. Se encargó de hacerlos pasar por juniors protegidos por unos padres millonarios, políticos o empresarios con nexos en las altas esferas del poder, y para darles el tiro de gracia tuvo la puntada de mencionar que eran cercanos y protegidos del gobernador Duarte, a sabiendas de que eso los condenaría aún más al rechazo que ese personaje de la política genera en el pueblo Veracruzano. Creo que ese chiste se cuenta solo, pues la manera en que las autoridades los han perseguido ha sido despiadada, si hubiera algún influyentismo me parece que queda claro ha sido de parte de Javier Fernández y su padrino y “negociador” Ricardo Fernández (dueño del Café de la Parroquia) que ese si es millonario y tiene muchos nexos con las altas esferas del poder, a ellos los han apoyado los políticos que inflaron y utilizaron este caso como bandera en la contienda electoral.

    3. También aseguró que estos jóvenes eran una banda que “se dedicaban” a eso de secuestrar y violar niñas y que ya había muchos otros casos, incluso habló de 8 víctimas más del Colegio Rougier atreviéndose a asegurar que la escuela no denunciaba pues los padres con su gran prepotencia habían amenazado a la directora.

    4. En todo momento evitó que la foto real de su hija se conociera, utilizando siempre en su campaña mediática la imagen de Columba Campillo una niña de 15 años con cara angelical quien lamentablemente murió víctima de la delincuencia y de cuyo crimen trató de inculparlos hasta que la madre de Columba publicó una carta abierta pidiendo que ya no se utilizara la imagen de su hija pues no tenía nada que ver con estos 4 muchachos.

    5. Ya preparado el terreno filtró el apodo de los Porkys relacionándolos con estos cuatro jóvenes, con todo el dolo y la mala intención de que la gente los confundiera con una banda delictiva con ese nombre que hubo en el estado unos 15 años atrás, aquellos jóvenes si eran juniors hijos de multimillonarios y políticos que siempre les protegieron sus fechorías, a los que se les atribuyen crímenes como asesinatos, violaciones e incluso trata de blancas! Nada que ver con Enrique, Diego, Jorge y Gerardo que habrán tenido 6 o 7 años cuando los verdaderos “Porkys” existieron.

    Lamentable que muchos medios de comunicación supuestamente “serios” sólo difundieron la información sin corroborarla, en unos días convirtieron a 4 jóvenes que llevaban una vida normal, estudiantes en la universidad, deportistas, con familias integradas, novias, amigos que los conocen de toda la vida, etc., en los delincuentes más peligrosos y buscados del país.

    Está en nosotros está tener responsabilidad y valor para informarnos y ya no ser partícipes de este tipo de infamias

    Javier Fernández, tu condena la pagarás en el infierno.