Videos exponen cómo operan la extorsión telefónica y la venta de drogas en el Reclusorio Norte

Las grabaciones permiten observar cómo los reos aplican métodos como "la chillona" para extorsionar desde la cárcel.

reclusorio extorsiones
Imagen Televisión

Grabaciones en video a las que tuvieron acceso los medios El País e Imagen Televisión muestran cómo los reos en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México hacen extorsiones telefónicas, además de vender y consumir drogas en las instalaciones penitenciarias.

Uno de los videos permite escuchar a uno de los reos aplicar el año pasado un método de extorsión conocido como “la chillona”, en el que finge ser alguien secuestrado, con el objetivo de que los familiares de la persona a la que llamó desde prisión paguen un rescate, con alguna forma de depósito.

Los reos llaman con la expectativa de que la persona a la que eligieron caiga en el truco y crea que en verdad le llama un familiar que ha sido secuestrado, y para ello incluso utilizan un tono más agudo, emulando la voz de una mujer.

Según el reporte de Imagen Televisión, custodios en la prisión han estado coludidos con los reos del Reclusorio Norte, para hacer las extorsiones y a cambio recibir dinero.

Tras la transmisión del reportaje, la secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Patricia Mercado, mencionó que la Procuraduría General de Justicia en la capital del país investiga el caso, y que fue citado a declarar el director de la prisión, Rafael Oñate Farfán.

Reos que aparecen en el video realizando extorsiones fueron reubicados, ya que en la zona del “dormitorio 7” era donde cometían los crímenes, agregó la funcionaria, según un reporte de Radio Fórmula.

El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México da diferentes consejos para que los ciudadanos no caigan en extorsiones telefónicas, como colgar de inmediato cuando se identifique que es una llamada de este tipo, verificar dónde está el familiar mencionado en la llamada, y reportar el número. 

Respecto a las grabaciones mostradas, la organización ciudadana Reinserta indicó que confirman “la condición actual de los centros de reclusión de nuestro país y su incapacidad para llevar a cabo su tarea primordial”, la reinserción social.

“Nuestros centros de reclusión no tienen las condiciones para facilitar la reinserción de las personas privadas de su libertad y esto es algo que 64% de los mexicanos reconocen: las cárceles son escuelas del crimen”, agregó.

Venta y consumo de drogas

El diario El País mostró grabaciones en las que se observa cómo hay compra y venta de drogas en el Reclusorio Norte, con la complicidad de los guardias o custodios.

Como en un mercado, los vendedores de droga en la cárcel tratan de atraer clientes, gritando sus ofertas de marihuana y otros narcóticos, en los pasillos que conectan los dormitorios.

“¿Cuánta mota? Sí hay mota”, se escucha decir a uno de los reclusos.

Según El País, además de marihuana, en la cárcel también venden cocaína, y crack o piedra.

Close
Comentarios