Javier Duarte es investigado por el presunto desvío de 504 mdp de 4 municipios veracruzanos

Con la nueva denuncia la administración de exgobernador Duarte ya acumula, solo a nivel local, diez averiguaciones por el desvío de casi 13 mil millones.

Javier Duarte
Javier Duarte de Ochoa es buscado por los delitos de enriquecimiento ilícito y peculado. Cuartoscuro Archivo

El gobierno de Javier Duarte Ochoa desapareció sistemáticamente 504 millones de pesos (mdp) provenientes del Fondo Metropolitano que correspondían a 4 municipios de Veracruz.

De acuerdo con las primeras indagatorias del Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz (ORFIS), la administración Duarte no  entregó el dinero a los gobiernos municipales, ni lo regresó a la federación, ni pudo comprobar en que se los gastó.

“Los recursos del Fondo Metropolitano se destinan prioritariamente a estudios, planes, evaluaciones, programas, proyectos, acciones, obras de infraestructura y su equipamiento, en cualquiera de sus componentes, ya sean nuevos, en proceso, o para complementar los que no cuenten con un financiamiento propio”, señalan las reglas de operación de este fondo publicadas por la Secretaría de Hacienda.

Se trata del primer desvío de fondos municipales que la ORFIS denuncia penalmente de varios que están bajo investigación. Es además la décima averiguación que se inicia a nivel local por distintos desvíos de la administración de Javier Duarte, por un monto acumulado que ya alcanza los 13 mil millones de pesos.

De acuerdo con los datos de la denuncia presentada en la Fiscalía General de Justicia de Veracruz, entre 2010 y 2015 la administración de Javier Duarte retuvo sin justificación 504 millones de pesos 914 mil 218 pesos. Los recursos entregados inicialmente por el gobierno federal a la Secretaría de Finanzas de Veracruz correspondían al denominado Fondo para Zonas Metropolitanos.

El dinero, en términos legales, debió ser transferido en su totalidad a los fideicomisos de cuatro municipios de Veracruz, entre ellos los tres más poblados del estado: Veracruz, Xalapa y Coatzacoalcos, además de Acayucan. Pero el dinero nunca llegó a las arcas municipales.

Los auditores documentaron que el gobierno de Duarte retuvo dinero de estos fondos año con año y en una escala cada vez mayor.

 

Por ejemplo en 2010 se detectó un faltante de poco más de siete millones de pesos correspondientes al fondo del puerto de Veracruz. Para el 2012 el faltante en el fondo fue de diez millones. En la partida de 2013 la cantidad de recursos retenidos por la administración estatal para este municipio fue de 50 millones, en 2014 ya fueron 58 y en 2016 más de 60 millones.

En total, más de 186 millones que no llegaron al puerto de Veracruz pero tampoco fueron devueltos a la federación.

Con el paso de los años el gobierno de Javier Duarte extendió el saqueo a un mayor número de municipios. De acuerdo con la denuncia de la auditoría para 2011 también se detectó un faltante de once millones de pesos en el fondo de Xalapa, que fue creciendo cada año hasta llegara  23 millones en 2015.

En 2013 los auditores también detectaron faltantes irregulares en las partidas que correspondían a los fideicomisos de Coatzacoalcos y en Acayucan, que como ocurrió en los anteriores ejemplos, se fueron incrementando de manera sostenida en los años posteriores.

Tras documentar estos faltantes el Órgano de Fiscalización Superior del estado de Veracruz (ORFIS) solicitó en 2016 a la administración del gobernador Javier Duarte explicar el destino los recursos que no fueron transferidos a estos municipios, pero no se entregó ningún comprobante ni de su uso ni de su reintegro.

Cabe señalar que el año pasado funcionarios de la administración estatal aseguraron que se había usado dinero de fondos municipales para cubrir pagos a servidores públicos entre otros conceptos, pero en este caso no se pudo comprobar ni eso.

¿Para qué era el dinero?

Los más de 504 millones de pesos que la administración de Javier Duarte no entregó a Veracruz, Xalapa, Coatzacoalcos y Acayucan corresponden al denominado Fondo Metropolitano que por ley, debe utilizarse como un complemento para obras y programas encaminados a mejorar las condiciones de vida y sociales en un municipio.

Entre las obras y programas específicos que se deben promover o impulsar con los recursos del Fondo Metropolitano está el mejoramiento del transporte público y las condiciones de movilidad no motorizada (banquetas, ciclovías, etc), mejorar la infraestructura social y reducir vulnerabilidades ante el posible embate de fenómenos naturales, así como el impulso a las actividades económicas de la zona.

La forma de gastar los recursos del Fondo Metropolitano también tiene reglas específicas. El dinero es administrado por un fideicomiso correspondiente a cada zona metropolitana el cual tiene un comité técnico que supervisa su utilización adecuada.

Pero para que el dinero llegue al fideicomiso primero tiene que ser transferido por la Secretaría de Finanzas de la entidad en un periodo que, en teoría, no debe exceder un mes. En este caso el dinero nunca llegó a los fideicomisos.

Casi 13 mil millones desaparecidos

Entre agosto de 2016 y enero de este año el Órgano de Fiscalización Superior del estado de Veracruz (ORFIS) ha presentado 10 denuncias penales ante la Fiscalía General de Justicia del estado en contra de la administración de Javier Duarte que ya representan un desvío acumulado que supera los 12 mil 900 millones de pesos.

Muchas de las denuncias son por irregularidades acumuladas en varios años del gobierno estatal. Cabe señalar que antes de agosto del año pasado el ORFIS no había reportado ni denunciado ningún fraude con recursos públicos de parte del gobierno estatal a diferencia de la Auditoría Superior de la Federación que desde la cuenta pública 2012 ha evidenciado varis desvíos.

 

La primera denuncia presentada por el ORFIS fue por la desaparición de casi mil millones de pesos que se asignaron a empresas fantasma entre 2012 y 2014. Animal Político reveló en mayo de 2016 este desvío en el cual al menos tres secretarías (la de Desarrollo Social, de Educación y Protección Civil) destinaron decenas de contratos a compañías que solo existían en el papel, sin una infraestructura real y con socios que eran personas de bajos recursos.

Luego de que el SAT confirmara que las empresas no existían y de que simularon sus operaciones el ORFIS presentó una denuncia ante la agencia especializada en hechos de corrupción dela Fiscalía estatal que luego amplió tras encontrar nuevos contratos a estas compañías fachadas por 200 millones de pesos más.

Como parte de la revisión de la cuenta pública 2015 el ORFIS descubrió un nuevo grupo de compañías fantasma que en ese año recibieron contratos de la Secretaría de Desarrollo Social estatal por bienes o servicios que no hay evidencia que se hayan realizado. Por ello se interpuso otra denuncia por un fraude superior a los 200 millones de pesos.

Entre las otra denuncias que ha presentado la auditoría ante el Ministerio Público se encuentran dos por manejos irregulares de reservas o comisiones del Instituto de Pensiones del estado que equivalen a casi tres mil millones de pesos cuyo uso final se desconoce. También existe otra por créditos solicitados sin que haya justificación de su ejercicio por más de seis mil millones de pesos.

El ORFIS aún continúa con el proceso de revisión de documentación complementaria relacionada con otras irregularidades detectadas por los auditores, por lo que se prevé que el número de denuncias siga incrementándose.

Autoridades de la Fiscalía General de Justicia de Veracruz indicaron a Animal Político que todas las denuncias interpuestas por el ORFIS son carpetas de investigación que se encuentran en integración y las indagatorias están en curso.

Estos hechos son paralelos al cúmulo de averiguaciones que la Procuraduría General de la República tiene abiertas por denuncias dela Auditoría Superior de la Federación relacionados con el presunto desvío de más de 40 mil millones de pesos.

Close
Comentarios