Confirman dos muertos en Ixmiquilpan, Hidalgo, tras protesta violenta contra el gasolinazo

Las autoridades de Hidalgo confirmaron la muerte de dos personas tras un enfrentamiento entre pobladores y policías; en Veracruz murieron otras tres personas personas; y un policía más en la Ciudad de México.

Durante la protesta, pobladores quemaron camiones.
Durante la protesta en Ixmiquilpan, pobladores quemaron camiones. Cuartoscuro

Las autoridades de Hidalgo confirmaron este viernes que otras dos personas murieron en los disturbios que siguieron a las protestas por el alza de gasolina con lo que subiría a seis los muertos en los últimos días en el país en el marco del malestar generado por esta medida

Las detenciones por los saqueos y actos vandálicos en más de 300 establecimientos en distintos puntos del país llegaron al millar de personas, según las autoridades, y en estados como Veracruz se inició un refuerzo de las fuerzas de seguridad federales.

El portavoz de la fiscalía del estado de Hidalgo, Eder Arteaga, confirmó la muerte de dos hombres durante las protestas que tuvieron lugar en Ixmiquilpan, al norte de la capital, cuando manifestantes bloquearon una carretera y se enfrentaron a la policía.

En días anteriores, dos personas murieron en el puerto de Veracruz, en una de las zonas donde se dieron disturbios, otra en un municipio al sur de ese mismo estado al ser atropellado por un vehículo que trataba de huir de la policía tras unos saqueos, y un policía perdió la vida en Ciudad de México al intentar detener un robo.

En Monterrey, Nuevo León, la noche del jueves un grupo de vándalos atacó el palacio de gobierno mientras muchos de los asistentes a la protesta desautorizaban la violencia al grito de “ese no es el pueblo”.

Las autoridades de esa entidad indicaron que 182 personas fueron detenidas y su gobernador, Jaime Rodríguez, indicó que los arrestos continuarían y que no se permitiría más violencia aunque reconoció que ni los municipios ni el estado cuentan con suficiente policía.

Por otra parte, Miguel Angel Yunes, el mandatario de Veracruz, elevó la cifra de detenidos en el estado a 300 y anunció la llegada de refuerzos de fuerzas federales, en concreto de elementos de la Gendarmería.

“No vamos a permitir que esto continúe. Vamos a aplicar toda la mano dura que se pueda aplicar dentro de la ley”, indicó el viernes tras denunciar los hechos de “barbarie” que se vivieron en algunos puntos de Veracruz durante el miércoles y el jueves.

El viernes, festividad de los Reyes Magos en México, amaneció en relativa calma después de dos días de pillaje, de cortes en las carreteras y cierres de establecimientos en parte por el miedo de los comerciantes.

En el centro del país, la Ciudad de México y el Estado de México, se dieron medio millar de detenciones después de los numerosos saqueos ocurridos el miércoles y el jueves.

Tanto las organizaciones empresariales como muchos colectivos civiles, los partidos de la oposición y hasta la Iglesia Católica pidieron al gobierno que reconsiderara su postura, que entró en vigor el 1 de enero como parte del proceso de liberalización del mercado de la gasolina, que se realizará durante todo 2017.

Pero el presidente Enrique Peña Nieto insistió de nuevo el viernes, por tercer día consecutivo, en que la subida de la gasolina fue una decisión “difícil” pero necesaria para evitar males mayores, ya que era necesario ajustar su precio al mercado para garantiza la estabilidad económica del país.

Close
Comentarios