Saquean proyecto peatonal en el centro de la CDMX: roban sillas, mesas y sombrillas

Las autoridades no cuentan con recursos para reponer lo robado y ya hay zonas de la Avenida 20 de Noviembre que lucen vacías. Hay cinco denuncias en la Procuraduría local pero los casos están impunes

20 de noviembre
Seduvi

En dos años los capitalinos ya han robado la mitad del mobiliario del proyecto que el gobierno capitalino instaló en la Avenida 20 de Noviembre del Centro Histórico, cuyo objetivo era hacer de ésta un sitio más amable para estar. La mitad de las sillas ya fueron robadas e incluso han desaparecido mesas y sombrillas.

En diciembre de 2014 el gobierno capitalino arrancó el proyecto: colocó 600 sillas, mesas y sombrillas. El objetivo era crear un espacio de convivencia diaria para incentivar a la gente a quedarse y no solo ir de paso y, a su vez, reducir el espacio para los automóviles e impulsar el transporte público y ecológico.

Lo anterior se logró al retirar dos de los cuatro carriles destinados al tránsito vehicular y, en su lugar, se colocó un espacio público de 635 metros lineales. En él se instalaron 619 sillas de metal distribuidas en 155 mesas, y 45 sombrillas.

Actualmente casi la mitad de esas sillas ya son solo un recuerdo. Datos de la Autoridad del Espacio Público indican que, hasta julio del año pasado, se habían robado 296 sillas. A esto se suman cinco rotas y tres quemadas. Como resultado solo se colocan a diario, según las cifras oficiales, 315 sillas de las más de 600 que había en un inicio.

El mobiliario robado no ha sido repuesto por falta de presupuesto de acuerdo con el gobierno capitalino, y un recorrido por 20 de Noviembre confirma que faltan sillas, mesas y sombrillas, e incluso hay espacios donde ya no queda nada.

En ese recorrido, que se realizó el pasado 21 de diciembre, sólo había colocadas 277 sillas. De las 155 mesas que deberían haber estado sólo había 91, y de las 45 sombrillas originales apenas quedaban 11.

Junto con este proyecto se puso en marcha, en febrero de 2015, otro programa paralelo denominado Mi Plaza 20 de Noviembre. Este funciona sólo los domingos y consiste en cerrar totalmente esta avenida, desde la calle Venustiano Carranza hasta el Zócalo, para colocar 134 sillas extras, 93 mesas y 18 sombrillas.

Aunque este mobiliario urbano sólo se pone un día a la semana, también ha sufrido saqueo. En menos de dos años ya se han robado siete sillas, dos mesas y cuatro sombrillas. Además hay 21 sillas y 67 mesas que no se sabe dónde están porque, según las autoridades, actualmente sólo se colocan 106 sillas y 24 mesas.

20 de noviembre

Impunidad

La mayoría de los robos de las sillas y el resto del mobiliario está impune y el daño causado al proyecto no se ha reparado. La AEP informó a Animal Político que ha presentado cinco denuncias ante el Ministerio Público por el robo de mobiliario urbano, pero hasta ahora sólo se han recuperado dos mesas.

El gobierno capitalino reconoció que no ha repuesto el mobiliario faltante por “insuficiencia presupuestal” y a que desde agosto del año pasado la responsabilidad de los programas pasó de la Autoridad del Espacio Público a la Dirección de Servicios Urbanos.

No todo está perdido

En julio de 2015 el gobierno capitalino inauguró otro proyecto de plaza peatonal en la Glorieta de Cibeles, en la colonia Condesa. A un año y medio la mayor parte del mobiliario continua en el sitio.

De acuerdo con los datos oficiales proporcionados vía transparencia, de las 192 sillas colocadas en el sitio sólo han sido robadas dos. Las 48 mesas que se colocaron originalmente perduran hasta la fecha mientras y, de las 36 sombrillas, faltan cuatro pero fueron retiradas debido a que están rotas y no a un robo.

Close
Comentarios
  • Juan Leal

    Primero, da mucho coraje que los ciudadanos de la ciudad no respeten lo que es mío o de todos, ese es un problema, pero sobre todo que sean conscientes que es dinero de todos los que pagamos impuestos, son recursos públicos.
    Segúndo, es una vergüenza que el gobierno de la ciudad nunca haga inversiones conscientes, es decir que tenga dinero para manteniendo y para reposición de mobiliario o por lo menos un seguro para que las condiciones del espacio público se mantengan. Pero no podemos pedir más porque no hay calle, estación o tren del metro que este en buen estado porque “no hay dinero” eso se llama mala administración.
    Tercero, el espacio público es responsabilidad de todos y por tanto debe ser planeado y consultado no impuesto como en este y mucho otros casos.

  • Andrea Erazo

    Buena tarde. Lo siento por la inversión realizada para tan buena idea a favor de la ciudad y del ciudadano, sin embargo, no es un buen proyecto si no se prevé que la dotación sea factible de hurto. Si el mobiliario fuera partedel diseño, es decir, fijo y no móvil, la situación actual sería diferente.

    No es que no confíe en la zoociedad, pero aún nos hace falta apropiación a la ciudad.