Presentan movimiento para construir candidaturas ciudadanas; proponen a Álvarez Icaza para 2018

Señalando que no se siente representados por la clase política actual, ciudadanos presentaron el movimiento Ahora en la Plaza de las Tres Culturas; buscarán construir candidaturas para "irrumpir en las boletas electorales de 2018" y rechazar la impunidad.

Icaza Uno
La presentación del movimiento Ahora tuvo como sede la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, Ciudad de México Consuelo Morales Pagaza

Ciudadanos presentaron este domingo un movimiento “para enfrentar a la clase política”,  y construir candidaturas y un programa de acción de cara a las elecciones de 2018.

En la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, en la Ciudad de México, se informó que el movimiento, denominado Ahora, apoya a Emilio Álvarez Icaza, ex secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para que sea candidato en los próximos comicios presidenciales, de manera 100% independiente o con el apoyo de algún partido, siempre y cuando acepte el programa que establezca su plataforma ciudadana.

“Ahora pone a consideración de quienes avalen este movimiento a Emilio Álvarez Icaza Longoria como la persona a quien hemos solicitado asuma la responsabilidad de encabezar este movimiento y en quien podemos depositar la responsabilidad de representarnos con una candidatura a la Presidencia de la República Mexicana”, se indica en el planteamiento político de Ahora, publicado en internet.

En su discurso, Álvarez Icaza dijo que Ahora es una iniciativa colectiva que busca transformar al país, de forma pacífica, construyendo diferentes candidaturas, con la meta de lograr el apoyo de al menos 80 mil personas en los próximos siete meses.

“Estamos ahora aquí, porque no nos sentimos representados en las opciones políticas que vemos”, dijo Icaza.

“Estamos ahora aquí para decirle a la clase política, a todos y todas aquellas que nos han traicionado, todos aquellos que se han adueñado de nuestro dinero… que no queremos más el pacto de corrupción e impunidad que nos han gobernado, engañado y traicionado. ¡Ya se les acabó la fiesta!”, mencionó.

“Si algún partido quisiera apoyarnos, tendríamos que ver que acepta los términos propuestos por Ahora”.

¿Quiénes son parte del movimiento?

El movimiento cuenta con el respaldo de personajes como el activista Javier Sicilia.

Foto: Consuelo Morales Pagaza

Los integrantes de Ahora en Tlatelolco indicaron que de momento las personalidades se sumarán a título personal, y que no hay una lista de ONG que respalden el movimiento.

El académico Sergio Aguayo encabezará el comité de ética política y anticorrupción de Ahora.

Alfredo Figueroa, exconsejero electoral, es el coordinador general del movimiento. “Hemos venido a desafiarlos”, dijo a la clase política.

En redes sociales, la académica Denise Dresser promovió la iniciativa.

“¿Estás cansado de la clase política? ¿Quieres hacer política de otra manera? ¿Quieres participar? Va invitación ciudadana “, publicó en Twitter.

Del mismo modo, acudieron a la presentación en Tlatelolco jóvenes que participaron en el movimiento Yo Soy 132 en 2012, como Valeria Hamel y Carlos Brito.

“Que la indignación se haga viral”, exclamó Hamel.

En los lineamientos de Ahora se establece que su desafío será transformar la indignación en movimiento y organización. Por ello, buscarán “irrumpir en las boletas electorales de 2018 con candidatos y candidatas que no estén dispuestas a formar parte del pacto de impunidad y a reproducir la práctica de hacer política a partir de concesiones -grandes o pequeñas- contra el interés de la gente”.

Para ello, apuntaron que en los próximos 7 meses buscarán contar con el respaldo de al menos 80 mil personas. Si no logran esa cifra, no seguirán “la ruta de disputar la representación política, incluso si uno o más partidos políticos nos hacen este ofrecimiento”.

Si obtienen el apoyo requerido, señalan,  además de postular a Álvarez Icaza a la presidencia, presentarán “diversas candidaturas al Poder Legislativo Federal (Senado y Cámara de Diputados)”, e incluso podrían participar en comicios locales.

“Tenemos abiertas varias alternativas para llegar a las boletas electorales en 2018: a) Mediante una candidatura independiente; b) Mediante un partido político; o c) Mediante una coalición de partidos”, precisan en sus documentos.

“Tales alternativas son para nosotros un medio y no un fin en sí mismo. El descrédito de los partidos es el de su clase dirigente, los partidos no son empresas privadas, sino entidades de interés público financiadas por el pueblo de México. Los partidos políticos son nuestros y deben estar al servicio de la sociedad porque son sus instrumentos”, se agrega en los postulados de Ahora.

Foto: Consuelo Morales Pagaza

El pasado 22 de febrero, Icaza publicó un video en su cuenta de Twitter, donde se lee el mensaje: “El pacto de impunidad tiene su propio código. Hemos editado estas imágenes para revelarlo”, para después dar pie a fragmentos de discursos o mensajes de Carlos Salinas de Gortari, Javier Duarte, Enrique Peña Nieto, Ricardo Monreal, Margarita Zavala, Andrés Manuel López Obrador, Felipe Calderón y Ricardo Anaya, entre otros.

“Esto empieza a cambiar… #Ahoraonunca”, cierra el video de crítica contra políticos mexicanos, agregando la fecha y la sede del evento de este domingo.

Historial

Álvarez Icaza tuvo durante cuatro años, de 2012 a 2016, el cargo de Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Antes, de 2001 a 2009, fue presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

“Fue Director General del Centro Nacional de Comunicación Social, A.C. (Cencos) y cofundador de Alianza Cívica, A.C. Adicionalmente, participó como consejero en más de diez organizaciones de la sociedad civil vinculadas a temas de derechos humanos, seguridad y democracia, en México. Cofundador y promotor del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, en el que participó hasta julio de 2012”, se indica en la página de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Es licenciado en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y maestro en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) México.

Lee el discurso completo de Álvarez Icaza:

Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco, 26.02.17
AHORA, por la alegría, la paz y el desarrollo sustentable de México
Estamos aquí en la Plaza de las Tres Culturas, lugar emblemático de nuestra historia e identidad. En donde se reúnen el pasado prehispánico, el colonial y el moderno, con su momento trágico. AHORA aquí unimos el presente y el futuro.
Aquí y AHORA se encuentran los muchos Méxicos. De mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños; del norte, del centro, del sur del país. De diferentes ideologías creencias, edades, géneros e identidades. Celebramos nuestra diversidad, nuestras grandes riquezas basadas justo en esa maravillosa pluralidad que nos incluye a todos y todas.
Estamos en Tlatelolco, donde se inició el fin de la era autoritaria. En el lugar donde una generación elevó su grito por la libertad. En la plaza en que la brutalidad y la sinrazón del poder lo quisieron ahogar, pero donde lo único que lograron fue hacerlo más fuerte, más profundo y universal.
Desde aquí surgió el gran impulso que inició la transformación democrática del país. AHORA somos parte de la herencia de esas batallas libertarias por la democracia. Sí, somos herederos y herederas del 68.
Aquí y AHORA retomamos el ideal de esos hombres y mujeres audaces que desafiaron al régimen autoritario. AHORA sus sueños son nuestros sueños y nuestra fuerza es su lucha.
También somos el legado de las innumerables luchas a lo largo y ancho del país que desde lo local y desde todos los rincones han sido luz, esperanza y ejemplo: Ciudad Juárez, Hermosillo, Cuernavaca, San Luis Potosí, Iguala, Oaxaca, Chiapas, y una lista interminable de experiencias que AHORA aquí recogemos y honramos.
AHORA tiene raíces profundas que se nutren de muchas luchas y movimientos por la justicia, la democracia, el desarrollo sustentable y la dignidad. Por eso agradezco la presencia y apoyo de quienes vivieron y viven todas estas batallas:
Las movilizaciones contra el fraude electoral del 88 y por la democratización de país desde la observación electoral en los 90 en Alianza Cívica; la de las mujeres de Ciudad Juárez; la de los padres y madres de la guardería ABC de Hermosillo; la de los Yaquis en Sonora, Comunidades del Río Papagayo en Guerrero y de la Sierra Norte de Puebla en su lucha por el agua; la del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y la ejemplar lucha de las víctimas; la de las Caravanas de Madres Centroamericanas buscando a sus hijos e hijas; la del Movimiento #YoSoy132; las comunidades indígenas y campesinas que se autodefienden desde la autonomía como Cherán y las policías comunitarias; las luchas en defensa del medio ambiente y el territorio como la defensa del manglar Tajamar o San Francisco Xochicuautla en defensa de la tierra y el territorio. Y recientemente las luchas ciudadanas contra el gasolinazo o Mexicali Resiste.
AHORA también somos herederos de la lucha y ejemplo de José Álvarez Icaza y Luz Longoria.
Por años CENCOS fue un espacio para prácticamente todas las luchas sociales de México sin distinción, como refugio solidario y uno de los pocos espacios a donde ir en las épocas más obscuras del autoritarismo.
Aquí y AHORA honramos a Julio Scherer, Carlos Monsiváis, Miguel Ángel Granados Chapa, Heberto Castillo, Salvador Nava, Germán Dehesa y cientos más de hombres y mujeres que son parte de nuestros referentes éticos y ejemplos de dignidad y testimonio de lucha por la libertad.
También hoy, mujeres ejemplares como Carmen Aristegui y Lidya Cacho y más, que nos inspiran en su caminar contra el autoritarismo y las injusticias.
Igualmente admiramos y reconocemos las luchas de los pueblos indígenas por su autonomía, por la defensa de su territorio, de su dignidad y su cultura. Desde aquí saludamos los esfuerzos del Congreso Nacional Indígena (CNI), resaltando su importancia para el país. Esperamos encontrarnos muy pronto en un diálogo constructivo que permita unir cauces y esfuerzos por la transformación de México.
Quiero subrayar que hoy hace 29 meses desaparecieron los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Este crimen de Estado sigue impune. Este caso pone en evidencia la corrupción, decadencia y podredumbre de nuestro sistema de justicia y las complicidades que lo permiten. Desde aquí nos sumamos a las voces de padres y madres de los 43 y de los miles de familiares de personas desaparecidas en México para exigir ¡Vivos se los llevaron, Vivos los queremos!
Estamos aquí hombres y mujeres que en libertad nos hemos dado cita para una primera presentación pública de la iniciativa AHORA. Estamos aquí porque queremos hacer a un lado el “menosmalismo”, el “menospeorismo”, o peor aún, la resignación y desesperanza ante lo que vemos, sentimos y queremos. Estamos aquí y AHORA porque sabemos que merecemos más, que podemos más.
Estamos AHORA aquí para decirle a la clase política, a todos y todas aquellas que nos han traicionado, todos aquellos que se han adueñado de nuestro dinero, de nuestras instituciones e incluso han hipotecado nuestro futuro y el de nuestros hijos e hijas, que no queremos más el pacto de corrupción e impunidad con que nos han gobernado, engañado y traicionado. ¡Ya se les acabó la fiesta!
Estamos AHORA aquí para decirle a los millones de mexicanos y mexicanas, que ha llegado el momento de juntar corazones e ilusiones para organizarnos y sacar de una buena vez a todos aquellos que se han enriquecido a nuestra costa. Para sustituir a quienes desde el poder en lugar de defendernos de los criminales han pactado con ellos.
Estamos AHORA aquí para empezar una iniciativa colectiva que busca transformar el país, para devolver el poder a la gente, para acabar con los privilegios y la insensibilidad de los gobernantes. Para que la sencillez y sobriedad sean los distintivos en la función pública.
Estamos AHORA aquí, porque no nos sentimos representados en las opciones políticas que vemos. Sus formas de relacionarse, sus formas de decidir, sus formas de actuar que reproducen viejas pautas. El PRI ya no es sólo un partido político, es una cultura política que, con sus más o sus menos, permeó en todos los demás partidos. Para salir de esta crisis necesitamos más democracia, no es opción que quienes se colocan como alternativa nos pidan confianza ciega y obediencia incondicional. La sumisión no sirve para construir la democracia.
Pero sobre todo, AHORA estamos aquí porque queremos un México en paz y con alegría:
Donde niñas y niños puedan jugar y tener una vida digna, sonreír sin temor, donde puedan ser el centro de la familia, la escuela y la sociedad. Que sus sonrisas iluminen aún más nuestros días.
Pocas fuerzas son tan poderosas como el amor de una madre o de un padre por el bienestar de sus hijos e hijas. AHORA pongamos esa fuerza incontenible a trabajar de manera coordinada entendiendo que todos los niños y niñas son nuestros hijos e hijas y son la mayor riqueza.
Educando sin violencia y con amor.
Donde los y las jóvenes puedan estudiar lo que quieran de manera gratuita y construir sus sueños. Que sus horizontes no sean la violencia, la pobreza o la migración. Queremos que este momento, de la mayor proporción de juventud en la historia de nuestro país, sea la oportunidad para la rebeldía, la capacidad transformadora, el empuje y la fuerza de las y los jóvenes. Que el nuevo tiempo tecnológico traiga más oportunidades y más inclusión para cada joven.
Donde las mujeres puedan aportar toda su genialidad, capacidad y talento desde su ser mujeres.
Mujeres libres, que decidan por su vida y cuerpo, seguras de sí mismas, que caminen por sus casas y calles, dignas, respetadas, valoradas, con la indomable fuerza de las mujeres que mueven este mundo con inteligencia, distinción, capacidad y sagacidad. Que sus aportes sean reconocidos y valorados. Queremos que las niñas y mujeres irradien de alegría y así nos iluminen aún más.
Donde los hombres puedan detonar toda su potencialidad sin tener que ir a otros lugares a aportar su fuerza y talento. Hombres que usen sus manos y mentes para construir en paz y en armonía con la naturaleza. Hombres orgullosos de lo que hacen en su beneficio y de los demás, en igualdad con las mujeres.
Donde las personas mayores, respetadas, queridas, cuidadas puedan aportar su gran experiencia y sabiduría. Donde las canas sean motivo de orgullo y admiración y reciban un trato con prioridad y prontitud. Donde quienes ya han dado una vida de servicio, tengan una pensión digna y que la pobreza deje de ser su destino. Pocas cosas son tan hermosas como las caras de alegría de nuestros abuelos y abuelas.
Donde los pueblos indígenas puedan vivir en paz, autonomía y armonía. Donde los y las indígenas, orgullosos de su pasado, lo estén también de su presente y futuro. Donde su riqueza cultural y social sea valorada. Donde puedan ejercer todos los derechos sin importar el color de su piel, idioma, lugar de residencia, ideología, religión y creencia. Donde su dignidad brille aún más e ilumine los rumbos de la República, por la forma en que se relacionan entre sí y con la madre naturaleza. Donde no haya amenaza para su vida y la de sus hijos e hijas. Donde se haga realidad, “nunca más un México sin nosotros”.
Donde las víctimas del crimen y la violencia sean atendidas con prontitud, sensibilidad y respeto.
Donde la justicia sea la respuesta cotidiana, no la excepción. En particular para quienes sufren por los delitos de lesa humanidad cometidos en su contra y de sus familiares, en situaciones dramáticas como las desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, tortura y otras. Y que quien cometa un delito, pague por ello, pero que lo haga de una forma en que ayude a reparar el daño cuando sea posible, donde se proteja y resarza a las víctimas y que el remedio no sea peor que la enfermedad. Y por supuesto donde no se fabriquen culpables. Esa es una de las tareas esenciales de los defensores de derechos humanos.
Donde los migrantes pasen por nuestro país de forma segura y encuentren la solidaridad y amor como forma de relación. Donde nuestra nación sea cobijo para sus penurias y dolencias. Donde se les ayude y cada vez que piensen en nuestro país lo hagan con gratitud y una sonrisa en el rostro.
Donde las personas homosexuales, lesbianas, transexuales, transgénero, travestis e intersexuales puedan caminar seguras y respetadas donde quieran hacerlo. Donde puedan convivir alegremente en escuelas, trabajos, comunidades, y el respeto a su dignidad y sus personas sea la respuesta. Donde el amor y la solidaridad supere al miedo y al prejuicio.
Donde todas las personas, sin distinción de edad, color de piel, género, lugar de residencia, ideología, religión, creencias o alguna otra puedan contribuir a su bienestar y bienvivir y de quienes le rodean. Donde la confianza y el respeto sean la norma de convivencia.
Donde la alegría sea forma de vida, superando miedos y temores. Donde la discriminación sea el pasado superado.
Donde nuestra tierra sea cuidada, protegida y podamos vivir en armonía con la naturaleza.

Foto: Consuelo Morales Pagaza

Tenemos un país extraordinariamente bello y diverso, así lo queremos para las generaciones por venir. Donde nos relacionemos con la naturaleza y los recursos de una manera responsable y sustentable. Donde el cuidado y preservación de nuestros mares, montes, bosques, sierras, manglares, selvas, ríos, aires sea ejemplo mundial y su belleza no sea sólo recuerdo del pasado.
AHORA surge para construir una alternativa viable y con el respaldo de la mayoría. Debemos ser claros que la clase política le ha fallado a la gente en lo más básico. No ha mejorado el bienestar económico y social de la mayoría. Al contrario, la pobreza está en los mismos niveles que en 1992. La mitad de la población no tienen ingresos suficientes para adquirir lo más básico.
México es la onceava economía del mundo, el cuarto exportador de automóviles y el principal exportador de pantallas planas y de aguacates. Eso está muy bien, pero, ¿en qué ha beneficiado a la mayoría de la población?
Desde 1980, México ha optado por un modelo de crecimiento orientado en el dinamismo de las exportaciones, basando su competitividad en los bajos sueldos y salarios para atraer inversión extranjera directa sin dinamizar el mercado interno. Este modelo ha traído como resultado que en los últimos 36 años el producto nacional (PIB) solo haya crecido a una tasa media anual de 2.4 por ciento.
También trajo como resultado una desigualdad que concentra la riqueza en pocas manos. El 1% de la población, 1 millón 200 mil personas, gana lo mismo que 72 millones de personas, el 60%.
La clase política fabrica pobreza. El salario mínimo fijado por el gobierno federal no cubre lo indispensable para una familia en abierta violación a la Constitución. Los gobernadores reciben más dinero para salud pero no mejoran el acceso a tratamientos y medicinas. Los políticos manipulan los programas sociales para construir clientelas electorales.
La élite política pervierte la política social al repartir dádivas en lugar de garantizar el ejercicio de derechos. En lugar de construir un gobierno capaz, responsable y al servicio de la gente, la partidocracia compite por ver quién reparte más cosas y cómo se generan clientelas y votos amarrados. La democracia debe llegar a la economía AHORA. En primer lugar para romper monopolios. La única manera de dinamizar nuestra economía es fortalecer a todas las empresas con competencia real. El Estado debe impulsar a las micro, pequeñas y medianas empresas, que son la fuente de empleo de casi el 80 % de la fuerza laboral.
Las vergonzosas y dolorosas prácticas del moche o la mordida atacan a los empresarios y a la gente, frenan la libre competencia y, por tanto, el crecimiento económico.
Estas prácticas se han agregado en múltiples formas a las cadenas productivas y el costo de la corrupción se traslada a la gente con productos más caros, malos servicios o con engaños.
AHORA debemos terminar con esas prácticas que nos niegan derechos y crecimiento económico y enriquece a unos cuantos a nuestra costa.
Los empresarios y empresarias deben trabajar en paz, sin extorsiones, amenazas y trámites burocráticos que les ahogan. Que si pagan el Seguro Social, sus trabajadores lo puedan usar pronto y eficientemente. Que las autoridades fiscales no se ensañen con las pequeñas y medianas empresas.
La irrupción democrática de AHORA debe erradicar los privilegios y el “capitalismo de compadres y cuates”. Hay que transparentar los incentivos para apoyar las cadenas productivas priorizando sobre todo a pequeños productores y cooperativas. El fomento económico debe beneficiar a todas las empresas y no sólo a las que dan “moche”, son de los prestanombres de los gobernadores o con una “palanca” en el gobierno.
La transición democrática y la transparencia deben llegar al presupuesto. En primer lugar para romper los paraísos fiscales y la condonación de impuestos a las grandes riquezas. Un presupuesto sin efecto redistributivo en un país como México es una de las peores formas de corrupción.
AHORA la educación debe ser motor central de la economía y el desarrollo. Mejorar la calidad educativa es la prioridad más urgente. La educación se mejora con los maestros, nunca contra ellos; pero tampoco en contubernio con los charros sindicales. Uno de los caminos para mejorar la educación es la profesionalización docente. La solución a la catástrofe educativa no es evaluar para castigar, es profesionalizar. Las y los maestros requieren incentivos, actualización y reconocimiento. Ni venta de plazas ni exámenes punitivos. En un México democrático, la profesión docente debe ser una de las más apreciadas y una de las mejor pagadas del país.
La clase política también ha fallado en materia de seguridad y justicia. México perdió el rumbo en materia de seguridad. Dada su elevada tasa de homicidios violentos, el país está colocado en el umbral de violencia endémica, según clasificación de la Organización Mundial de la Salud. El más alto registro de este fenómeno ocurrió en el 2011, alcanzando una proporción de 24 homicidios por cada 100 mil habitantes; según proyecciones recientes, la cifra podría repetirse en el 2017.
Es probable que ningún otro país en la región haya incrementado tanto su gasto público en favor de la seguridad en las últimas décadas. Mientras, el promedio nacional de homicidios violentos se triplicó. Se gastaron los recursos, pero no llegaron los resultados.
No ceden la alta proporción de víctimas de todo tipo de delitos, la extendida percepción de inseguridad, la rampante subdenuncia y la masiva desconfianza social hacia las instituciones que deben proteger a la ciudadanía y en especial a las víctimas. En México, siete de cada 10 adultos se sienten inseguros y hay entidades donde así le sucede prácticamente a la totalidad de ellos. La descomposición es terrible.
Se sabe desde hace mucho que la gran mayoría de los delitos violentos no son castigados. La impunidad es crónica, es masiva y es motor de la repetición de la violencia. Y esta violencia incontenible proviene a la vez de actores estatales y no estatales. La gente es golpeada por un sinnúmero de amenazas y daños que incluye por igual delitos graves y violaciones graves a los derechos humanos. El embate abarca homicidios, feminicidios, robos con violencia, extorsiones y secuestros; pero también incluye la tortura, la desaparición forzada y la ejecución, todos en proporción generalizada, según lo han reportado de manera frecuente tanto organizaciones de la sociedad civil, como organismos públicos nacionales, regionales e internacionales de derechos humanos.
Un problema fundamental es que el sistema político mexicano puso a la policía del lado de la protección de los gobiernos; por eso uno de los más grandes desafíos es revisar incluso la doctrina misma de esa institución, para entonces rediseñarla desde su mandato y hasta sus bases organizativas y operativas, colocándola en donde siempre debió estar, es decir, en funciones de servicio y protección a la gente.
No funcionó la seguridad construida desde arriba. Esa seguridad protege los intereses de quienes toman las decisiones en las élites públicas y privadas. Esa seguridad se pervierte a favor de intereses y complicidades con los poderes de facto, que muchas veces actúa en complicidad con los mismos criminales.
Hay que cambiar el paradigma, colocando al ciudadano en el centro de la seguridad. El nuevo paradigma se llama seguridad ciudadana y prevención social y comunitaria del delito y solo funciona si la gente vive, en términos razonables, libre de riesgos, temores y daños.
AHORA seguridad y justicia para la gente.
AHORA vamos por renovar y fortalecer al Estado y sus instituciones. Queremos que las instituciones funcionen, mucho nos cuestan, mucho las necesitamos, son una parte vital del pacto democrático. La clase política ha secuestrado al Estado y a las instituciones, están más preocupados por ver qué dinero sacan en vez de atender y servir a la gente.
AHORA quiere el fin de la presidencia imperial, para hacer que los balances democráticos funcionen, que los distintos poderes funcionen en representación de la gente y desterrar las prácticas de “cuotas y cuates” con los que se ha movido la clase política.
AHORA será un gobierno que renueve nuestro sistema. Un sistema con balances y contrapesos.
La fórmula de que una élite o un iluminado, caudillo o salvador nos van a salvar, lejos de resolver el problema, lo va a ahondar. Queremos democracia con contrapesos y balances institucionales, pero sobre todo queremos controles desde la gente. Que se le pregunte y consulte a la gente en temas clave antes de decidir y no a “toro pasado”.
AHORA vamos por la libertad de expresión como contenido sustantivo de la democracia.
Combatiendo la censura en todas sus formas, empezando por combatir frontalmente los asesinatos a periodistas que es la forma más brutal de censura, y contra la impunidad en la que han quedado decenas de casos. Así como por promover y defender el derecho a defender los derechos humanos.
AHORA vamos por un cambio de régimen. Tenemos que discutirlo y construirlo, pero lo que tenemos es inaceptable y peligroso. El actual presidente tiene una popularidad en torno al 10 % y administra todo el aparato del Estado prácticamente sin contrapesos. Los representantes en el ejecutivo o legislativo llegan al cargo, en ocasiones, con una pequeña proporción del padrón electoral y tienen todo el poder, incluso para modificar la Constitución.
Los partidos políticos reciben miles de millones de pesos cada año sin preocuparse por los votos reales. En el colmo de su autorreferencia, metieron a la Constitución la fórmula para garantizar su financiamiento, no así de muchas otras necesidades de la gente. Si quieren nuestro dinero, que se ganen nuestro voto y confianza. Acompañamos decididamente iniciativas como la de Pedro Kumamoto y Manuel Clouthier. En breve veremos si los legisladores están a la altura.
El presidencialismo y sus réplicas estatales con gobernadores feudales están acabados.
Continuar con esas formas sólo profundiza y erosiona aún más el sistema y la confianza de la gente. Tenemos que avanzar en la construcción de la gobernabilidad democrática en pluralidad.
Nuestras formas de representación y gobierno no corresponden a la pluralidad política y dinámicas del presente. Necesitamos auténticos municipios libres con mecanismos de control desde la gente.
En la próxima elección no se trata de ver quién llega si el sistema sigue igual, se trata de cambiar por completo el sistema. No será una persona buena, AHORA el cambio real depende de la participación de todas y todos nosotros.
El contexto internacional actual obliga a repensar el papel de México en el mundo. Las amenazas del Presidente de los Estados Unidos se están convirtiendo en política pública y eso obliga a responder con dignidad, firmeza y repensar nuestro modelo de desarrollo. Pero tenemos que estar claros que más que culpar al vecino de nuestras desgracias, tenemos que revisarnos.
AHORA es momento para que México asuma un liderazgo regional e internacional y encabece la defensa de la civilidad democrática con centro en la dignidad de todos y todas. La idea de la construcción de un muro es un acto hostil, es inadmisible e inaceptable. Es un acto profundamente ofensivo para el pueblo mexicano. El mundo avanza para derrumbar muros. Sin la menor duda, de construirse, éste también va a caer, como la historia lo ha mostrado.
La fuerza cultural de México y su riqueza natural son motivo de reconocimiento mundial. AHORA queremos que nuestro país también sea reconocido por su transparencia, lucha contra la corrupción e impunidad, por su apego a los valores democráticos y porque la defensa de los derechos humanos que pregona en foros internacionales, sea también ejemplo adentro.
AHORA es momento para que lo mismo que reclamamos para nuestros hermanos y hermanas mexicanas en Estados Unidos, lo hagamos con los y las migrantes que pasan por nuestro país.
Esta congruencia hará más fuerte nuestra voz en los foros internacionales.
Amigos y amigas, compañeros y compañeras:
Este es un momento histórico. Estamos ante un contexto histórico de transformación del país y no queremos quedarnos cruzados de brazos. Ver el incendio de México desde la butaca no es opción, ni tampoco sólo seguir documentando la ignominia. AHORA el sistema requiere una sacudida.
Queremos construir una candidatura, desde y para las y los ciudadanos, a la Presidencia de la República y muchas candidaturas más al Poder Legislativo y en los estados ante la insatisfacción de las opciones actuales. Candidaturas que representen una iniciativa colectiva, no la candidatura de una persona. AHORA se trata de una iniciativa colectiva con su mecanismo de trasparencia, rendición de cuentas y control de ética pública.
Queremos construir entre todas y todos las propuestas y formas de trabajo que nos lleven a transformar el país. Queremos construir entre todos y todas el programa de gobierno que nos ayude a recuperar la ilusión, la esperanza y enfrentar los grandes desafíos que como país tenemos. Queremos aprender a unirnos en la diversidad, respetando la pluralidad, sabiendo que en muchos temas puede haber diferencias, pero que puede haber unidad para lograr el objetivo deseado.
Queremos que las y los jóvenes que votarán por primera vez, (algunos de ellos y ellas nacieron justo en el año 2000), lo hagan con decisión, con coraje con opción cierta y sin tener que matizar o buscar “al menos peor”.
Junto a ellas y ellos, el resto de los millones de jóvenes que tienen distancia y reserva de la urna, pues están desilusionados o simplemente alejados de la política o porque ésta no les dice nada o no les da nada, AHORA están todos y todas invitados a construir juntos y a sumar sus sueños en esta iniciativa.
Queremos que todos y todas los que no se sienten representados en lo que hoy existe se sientan invitados a construir codo a codo.
Queremos que las y los militantes de los partidos políticos que no se sienten escuchados y representados encuentren aquí un espacio para sumar y construir.
Queremos que empresarios, grandes y pequeños, y trabajadores y trabajadoras aporten a construir el programa que nos demos.
Queremos que la ciencia, la cultura y el arte sean una columna vertebral de nuestro desarrollo.
Que estén al alcance de todos y todas y que sean espacio de encuentro y el talento y la creatividad maravillosa de nuestro pueblo y gente explote a plenitud. Que invirtamos más en becas que en bonos de funcionarios.
En AHORA vamos por un cambio pacífico. Queremos construir la alegría y la paz. No queremos construir desde la violencia, el encono y el conflicto. Queremos construir una nueva mayoría que retome a fuerza de pulmón y votos la transformación democrática de México.
AHORA es el momento de retomar nuestros sueños. AHORA es el momento de alzar la cabeza, AHORA es el momento de dar ejemplo ante las múltiples adversidades que nos acosan y sacar lo mejor de nosotros y nosotras.
AHORA es el momento de sumar nuestras fuerzas, capacidades y corazones para poder decir de frente y a los ojos a nuestros hijos e hijas que luchamos por lo que creemos, por lo que es justo y que les queremos dar ejemplo con ello.
AHORA es preciso subrayar que no somos un pueblo de agachados y miedosos. No nos han derrotado ni las bandas criminales ni los delincuentes de cuello blanco. Somos un pueblo con una historia de grandeza, un presente pleno de desafíos, pero también de esperanza; y un futuro que sólo será promisorio, digno y prometedor si lo es para todas y todos.
AHORA y aquí quienes quieran sumarse a construir esta iniciativa, a difundirla, a multiplicarla les invitamos a que no se vayan sin dejarnos sus datos.
AHORA quienes quieran sumar sus talentos, tiempo y capacidades les pedimos que se registren en nuestra página web o se acerquen a las mesas de registro aquí dispuestas. Si esta iniciativa te interpela vas a encontrar muchas formas de participar, sumar y construir sin otro término de relación más que la libertad misma.
AHORA es el momento de otra gran revuelta cívica, como la de 1810, o la 1910. Pero esta vez, será pacífica, arrolladora como la fuerza de la alegría y el goce de la paz e imparable como el mar.
AHORA ES EL MOMENTO DE RECUPERAR NUESTRA DIGNIDAD.
AHORA ES EL MOMENTO DE LA GENTE.
AHORA ES EL MOMENTO DE MÉXICO.
Muchas gracias por su atención y presencia.
Emilio Álvarez Icaza Longoria
Close
Comentarios
  • NACHO

    palero del pri