Un accidente en bicicleta casi lo deja paralítico; hoy pedalea 30 km todos los días

Roberto es uno de los organizadores del Foro Mundial de la Bicicleta 2017 que se realizará en la Ciudad de México en abril próximo.

Roberto, organizador del Foro Mundial de la Bicicleta 2017.
Roberto, organizador del Foro Mundial de la Bicicleta 2017. Arturo Angel

Roberto conducía la bicicleta que había pertenecido a su madre y a sus dos hermanos cuando sufrió el accidente. Un hoyo en el terreno le ocasionó una caída que casi le partió la columna vertebral en dos.  Tenía 10 años cuando los doctores le dijeron que era muy probable que no pudiera caminar otra vez

¿Y volver a subirse a una bici?  Menos, le dijeron.

Pero dos décadas después Roberto no solo lleva una vida normal sino es un usuario, activista y defensor de la bicicleta. Todos los días utiliza ese vehículo para viajar desde la delegación Tláhuac hasta el Centro Histórico de la Ciudad de México, donde instaló un taller en el que combina sus dos grandes pasiones: la movilidad y las artes visuales. Son casi 30 kilómetros pedaleando.

Leer: Expertos y ciclistas debatirán en la CDMX sobre el uso de la bicicleta en el Foro Mundial 2017

“Yo nunca pensé que no me iba a poder volver a subir a una bici pese a lo que me dijeron los doctores. Mi papá me adaptó la misma bicicleta en la que tuve el accidente para que volviera a usarla. Ahora que lo veo hay mucha gente que luego de tener un accidente no quiere ver una bici jamás. Pero yo sentía que tenía que salir”, recuerda Roberto.

El diagnóstico de los médicos no estuvo del todo errado. El accidente, junto con un padecimiento congénito, le impide a Roberto caminar con normalidad. También es cierto que su bicicleta no es convencional, pues requiere de dos ruedas entrenadoras que le ayudan a mantener el equilibrio; casi igual que la de los niños cuando apenas comienzan a pedalear.

Lejos de ser una limitación, Roberto transformó esto en una forma de vida. Ya no pudo correr en competencias, como sí lo hicieron sus hermanos mayores, pero gracias a la bicicleta puede desplazarse casi a cualquier sitio, con los mismos riesgos y retos que cualquier ciclista enfrenta en la capital mexicana.

La bicicleta rodada 16 de su madre y sus hermanos acompañó a Roberto 10 años después de accidente. Cuando finalmente la dejó fue porque sobre esta cayó el peso de dos generaciones de uso y su cuadro -como se le llama a la estructura sobre la que se sostienen todas las partes de una bicicleta- se rompió.

Casi de inmediato Roberto se hizo de una nueva y siguiendo el modelo que usó su padre la adaptó para poder desplazarse. Es esa bici la que hoy lo acompaña.

“Si no recuerdo mal fue poco más de un año el que dejé de subirme a una bicicleta pero fue por la rehabilitación después del accidente, Después de eso no me he vuelto a bajar en toda mi vida. Al subirme a la bicicleta me adquiero esa independencia y me transformó. Soy un ciclista como cualquier otro”.

Casi la mitad de las bicicletas de Ecobici operan aunque ya superaron su vida útil

Movilidad y arte

Roberto cursó la primaria pensando que su futuro era ser químico, al igual que sus hermanos. Pero en la secundaria, en el taller de artes plásticas, quedó enganchado por la forma en como con sus manos podía transformar un material en lo que su mente le ordenara. Ahí supo que parte de su futuro estaba en las artes gráficas.

Hoy tiene una Maestría en Artes Visuales. En la calle de Tacuba, en el Centro Histórico, instaló su Taller de Producción Nahual y se especializa en el grabado sobre diversos materiales. Cuando sus manos no le permiten hacer algún trazo, son sus compañeros, algunos de ellos amigos de toda la vida, los que le ayudan.

El eje central de la obra de Roberto tiene como punto de partida la movilidad y la bicicleta. En sus grabados está plasmado casi siempre el movimiento.

“Me han dicho muchas veces que hay cosas imposibles para mí pero las he logrado. El grabado, el andar en bici, hacer los recorridos que todos los días hago. Los únicos limites reales que tenemos son los que uno mismo se impone”, dice Roberto.

Pero más allá de la realización personal, el arte le ha permitido a Roberto visibilizar un problema que no solo lo limita a él sino a todos los ciclistas: una ciudad diseñada por décadas solo para facilitar el tránsito de los automovilistas.

“Es cierto que hoy en la ciudad se pedalea más pero eso no quiere decir que sea más “pedaleable”. Es un proceso integral que no implica solamente que se hagan más ciclovías sino por ejemplo mejorar realmente el transporte público, que sea más eficiente, y que en consecuencia haya menos autos y más espacio para los peatones y ciclistas”, dice.

Roberto Martínez forma parte de la Asociación Civil Bicitekas, que trabaja en favor del desarrollo de ciudades mucho más amigables para la movilidad de todos y no solo de los coches, es decir, con mayores espacios en las banquetas para las peatones, con vías exclusivas para los ciclistas, y con un sistema de transporte público que sea eficaz para desplazarse.

“Hay que compartir las vías, hay que trabajar y pensar en los otros” dice el joven ciclista.

“Ciudades hechas a mano”

El 2017 es un año importante para la movilizad en México. Con el lema “Ciudades hechas a mano” la capital del país será la sede del Sexto Foro Mundial de la Bicicleta, un evento de escala global en el que participan más de 10 mil personas de múltiples países, y el cual tiene como objetivo expandir la cultura y urgencia de la movilidad no motorizada. Roberto es parte del comité organizador del evento.

“Este foro surgió en 2011 en Brasil por una de estas masas críticas (grupo de ciclistas) y un automovilista que los arrolló intencionalmente. Afortunadamente no hubo muertos pero si varios heridos y bueno para conmemorar eso nace el Foro Mundial de la Bici”, explica.

México ganó candidatura a la sede para realizar el foro este año encima de las propuestas de Brasil, Rusia y Perú. Roberto asegura que la oportunidad de debatir sobre movilidad llega en un momento fundamental sobretodo para la Ciudad de México que está en un proceso de renovación, con una constitución naciente y un debate sobre como moverse de forma más eficiente.

El foro se realizará del 19 al 23 de abril. Contará con múltiples actividades y conferencias magistrales con la participación de expertos entre ellos Janette Sadik-khan, una de las expertas más importantes a escala mundial en los temas de movilidad.

Roberto forma parte de uno de los comités que organiza el foro: el de difusión cultural. Tienen planeadas varias actividades entre ellas un taller de bordado en el que cada pieza que se genere será para recordar a un ciclista que haya perdido la vida en las calles de la ciudad.

“Nosotros con el arte buscamos visibilizar esta situación con la esperanza de una época en que las cosas pueden cambiar” dice Roberto, quien ha asistido a las últimas ediciones del foro en Colombia y Chile.

– ¿Y por qué el foro tiene el lema Ciudades Hechas a Mano? – se le pregunta

– Porque lo hecho a mano siempre sale mejor, con amor cariño y dedicación – responde.

De eso sabe Roberto, que de su talento y sus manos ha hecho una profesión, y de la bicicleta su modo de vida y pasión.

Close
Comentarios