¿Quién debe bloquear los celulares en la cárcel? Gobierno federal y de CDMX se echan la bolita

El gobierno capitalino dijo que no sabe si los bloqueadores funcionan pues los opera gobierno federal; este último dijo que no sabe porque le toca al de la ciudad.

celulares
Autoridades penitenciarias decomisan cientos de celulares en las cárceles. Ilustración: Jesús Santamaría

Los celulares llegan por miles a los reclusorios de la Ciudad de México. En los últimos 10 años, más de 21 mil teléfonos han sido descubiertos entre los reos de la capital mexicana. De hecho, más de mil aparatos fueron localizados en el Módulo Diamante, que en teoría es el de mayor seguridad y alberga a los homicidas, extorsionadores y secuestradores más peligrosos.

Y estos son sólo los aparatos que se han decomisado, no los que siguen en las manos de los reclusos. 

Aunque tener un celular en un reclusorio capitalino no debería servir de nada –debido a los dispositivos instalados hace más de seis años para bloquear las señales de telefonía móvil–, el Consejo Ciudadano de la CDMX ha reportado que el reporte diario de intentos de extorsión telefónica se ha multiplicado de 354 casos en 2010 a 911 casos en 2016, y que la mayoría proviene de penales capitalinos. 

En febrero pasado un reportaje de Grupo Imagen y El País documentó en video cómo operan redes de extorsionadores desde uno de los reclusorios capitalinos a través de múltiples teléfonos celulares, prácticamente de forma rutinaria y con la complicidad del propio personal de seguridad.

Animal Político documentó a través de solicitudes de transparencia que las autoridades no saben –o al menos eso dicen– si los bloqueadores sirven, quiénes son los responsables de operarlos, si han recibido mantenimiento, si ya superaron su vida útil o si están descompuestos.

El gobierno capitalino dijo que es el gobierno federal el encargado de esos equipos porque es quien los adquirió y opera, y el gobierno federal respondió que es el capitalino el responsable.

Celulares al por mayor

Datos oficiales de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal revelan que del 1 de enero de 2006 al 31 de enero de 2017 se han decomisado en total 21 mil 610 equipos de telefonía celular en el interior de los distintos reclusorios capitalinos. Dado que el uso de celulares por los reos está prohibido, todos son teléfonos ingresados ilegalmente.

El detalle de estos decomisos evidencia que ni siquiera en el que es el penal más seguro de la Ciudad de México se ha conseguido evitar el ingreso de los teléfonos. Se trata del denominado Módulo de Alta Seguridad Diamante, ubicado dentro del complejo penitenciario de Santa Martha Acatitla.

Este centro penitenciario que cuenta con tres filtros de seguridad para –se supone– impedir el ingreso de cualquier personal o elemento no autorizado, comenzó a funcionar a finales de 2010. Su objetivo era albergar a los 500 delincuentes de mayor peligrosidad y sacarlos de los penales más grandes que estaban sobresaturados.

Los datos entregados evidencian que entre 2012 y enero de 2017 se han decomisado en este complejo mil 10 teléfonos celulares. Para ponerlo en proporción, en esta cárcel –supuestamente la más segura– se han descubierto más aparatos telefónicos que en otros siete penales capitalinos.

Incluso el número de celulares hallados en este penal supera al de cárceles más grandes, con mayor población y con más años en funcionamiento, como el Reclusorio Preventivo Sur, donde en un periodo de 11 años se han descubierto 745 teléfonos celulares, o el penal femenil de Santa Martha Acatitla, donde en el mismo periodo se han hallado 427 celulares.

En cuanto a los decomisos de teléfonos celulares por año, en 2016 se encontraron mil 375 aparatos. En comparación con el año anterior es una reducción de casi el 40 por ciento de teléfonos encontrados aunque la Subsecretaría del Sistema Penitenciario no detalla si esto es una reducción porque haya menos teléfonos o si lo que hubo fue una disminución de operativos.

A pesar de lo anterior, la cifra de teléfonos celulares encontrados sigue siendo mayor a la que por ejemplo se reportó en 2006 con 323 teléfonos, o en 2007 con 745 aparatos móviles encontrados.

¿Y los bloqueadores de señal telefónica? Autoridades se pasan la bolita

En septiembre de 2010 el entonces gobierno del Distrito Federal anunció la inversión de poco más de 24 millones de pesos para la instalación de equipos inhibidores de señal en todos los centros penitenciarios de la ciudad. Un año después, el gobierno dijo que el contrato ya había sido firmado y comenzó la instalación de los equipos denominados Sistema de Bloqueo de Señal de Espectro Radioeléctrico.

Pero a seis años de distancia parece que las autoridades desconocen quién opera este sistema y en qué estado se encuentren los dispositivos. Por lo menos eso es lo que han respondido oficialmente las autoridades capitalinas y federales.

Animal Político envió una solicitud a la secretaría de Gobierno de la Ciudad de México (donde se encuentra adscrita la Subsecretaría del Sistema Penitenciario) con una decena de cuestionamientos en torno a costos, tipo y funcionamiento de los dispositivos bloqueadores.

Entre otras cosas, la dependencia respondió que en 2011 se adquirió con la empresa Software DSI SA de CV 155 equipos de bloqueo de teléfonos celulares por un monto de 24 millones 795 mil pesos.

Sin embargo, a la pregunta de cuántos dispositivos de este tipo se encuentran funcionando, cuál es su periodo de vida útil, cuál es el histórico de número de fallas, entre otros, la dependencia capitalina dijo que no sabía porque fue el gobierno federal el que los había adquirido.

“Los sistemas inhibidores de telefonía celular que están en funcionamiento en los Centros Penitenciarios de la Ciudad de México fueron instalados por el gobierno federal, por lo que no obra en expediente alguno de esta Dependencia la información solicitada”, respondió la dependencia capitalina en la solicitud de información folio 0101000007217.

Con ese mismo argumento la dependencia dijo desconocer del mantenimiento de estos equipos e incluso de los funcionarios responsables de operarlos: “los bloqueadores que operan actualmente son administrados por la federación, por lo que la información solicitada se encuentra fuera del ámbito de competencia de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario”.

Animal Político preguntó entonces a varias dependencias e instancias federales en torno al funcionamiento de estos dispositivos pero todas negaron que sean ámbito de su competencia.

La instancia responsable del sistema penitenciario a nivel nacional, denominada Órgano Administrativo de Prevención y Readaptación Social (OADPRS), respondió sobre este tema –a través de su titular de la Unidad de Transparencia, Jorge Antonio Torres Regnier– en la solicitud de información folio 3670000007817.

Dicha dependencia dijo que los bloqueadores en cárceles de la ciudad “no son competencia” del nivel federal pues “no administra los reclusorios capitalinos” ni tiene relación con su operación.

El OADPRS indicó que la instancia responsable era la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, la cual dijo lo contrario.

Animal Político ya interpuso un recurso de revisión en contra de estas contradicciones que se encuentra en proceso de análisis y resolución.

Si eres víctima de extorsión telefónica

En caso de que seas víctima de un intento de extorsión telefónica el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de la Ciudad de México puede darte asesoría de que hacer, como responder y además como denunciar.

Para ello solo hay que comunicarse al 55 33 55 33 desde cualquier parte del país para recibir apoyo inmediato, También existe una aplicación denominada “No Más XT” que se puede descargar en los teléfonos inteligentes para, entre otras cosas, reportar intentos de extorsión y recibir consejos.

Close
Comentarios
  • Juan Leal

    La pregunta original subyace… Porque hay celulares al interior de los penales? Eso es claramente responsabilidad del gobierno que administra el penal. Otra pregunta es para que se compran equipos que no sirven? Para que se instalan equipos propiedad el gobierno federal en penales del gobierno local? en fin un desastre todo el asunto. Pero insisto como es posible que siga habiendo celulares en manos de los reos cuando eso esta prohibido. Solo se tiran la bolita esta partida de burros que se dicen autoridades