Con irregularidades y lejos de la meta, así marcha el plan de Peña de bebederos escolares

La Auditoría Superior de la Federación señaló que hay irregularidades en la instalación de bebederos escolares, mientras que los datos oficiales muestran un avance de apenas 35%.

Bebederos
En al menos seis entidades se instalaron bebederos en más escuelas de las que debían recibir el beneficio. Cuartoscuro
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades en la instalación de bebederos escolares en 12 entidades del país, así  como subejercicio de los montos asignados para ello, lo anterior como parte de la revisión de la cuenta pública 2015.

Según el reporte del órgano fiscalizador, en al menos seis entidades se instalaron bebederos en más escuelas de las que debían recibir el beneficio y en otras seis —Chiapas, Guanajuato, Querétaro, Puebla y Veracruz— no se entregó información para determinar el avance del programa.

Aunado a ello, la Auditoría determinó que en la instalación de bebederos apenas se ejerció el 8.9% de los recursos asignados al Programa de la Reforma Educativa, pese a que el decreto del Presupuesto de Egresos determina que se debía destinar 15%.

A partir de 2015, el programa de instalación de bebederos escolares ha estado dentro del Programa de la Reforma Educativa; antes fue parte del programa Escuelas Dignas y para 2016, el gobierno federal creó la estrategia Escuelas al Cien.

La meta del sexenio es de 40 mil bebederos escolares pero hasta enero pasado, sólo se tenía avance de 35%, según los datos del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa.

En 2014, con el programa Escuelas Dignas hubo un avance de 1,175 bebederos escolares instalados. Un año después, ya dentro del Programa de la Reforma Educativa, se instalaron 1,500.

El año pasado, con un presupuesto de mil 141 millones de pesos —el 15% del programa de la Reforma Educativa, según marca la ley— se instalaron 4 mil 799 y hasta el 27 de enero pasado se reportó que existía el plan de instalación para otros 6 mil 235.

Pese al recorte que se aplicó al Programa de la Reforma Educativa para este 2017, el monto destinado a este plan es prácticamente igual al del año pasado —1,156 millones de pesos—, pues el decreto indica que en lugar de destinar el 15% del presupuesto de ese programa, se destinará el 54% de los 2 mil 141 millones etiquetados.

Dos años para lograr la meta de los bebederos

Pero si a ello se suman los resultados anuales reportados por el gobierno de Enrique Peña Nieto, la instalación de bebederos escolares está lejos de la meta, pues de los 40 mil prometidos, hasta enero pasado sólo había un avance de 35%, con 7 mil 474 instalados y otros 6 mi 200 contratados o en proceso de instalación, según datos del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa.

El tiempo para cumplir con la meta se acaba y lo requerido para autorizar la instalación de un bebedero es de, aproximadamente, cinco meses, según el Instituto.

Tras la adjudicación, se debe seguir el proceso para verificar las condiciones de calidad del agua, y para la colocación de materiales eléctricos e hidráulicos.

Consulta la serie: Hacienda solapa el pago a los maestros aviadores.

El proveedor del servicio debe contratar a un laboratorio independiente autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para tomar pruebas de agua que cumplan con las normas vigentes de salud de agua para consumo humano.

Una vez analizada la toma de agua del plantel escolar, los resultados se entregan al Instituto Mexicano de Tecnología de Agua, que elabora un dictamen.  Si el resultado de éste es favorable, se puede proceder a la instalación. De lo contrario, se llevan a cabo nuevas pruebas para determinar cuál será la toma de agua.

Incluso para determinar en dónde se ubicará un bebedero, hay una reunión entre el proveedor, el director del plantel y un representante del INIFED, que además deben contar con pruebas que demuestren la calidad de la instalación eléctrica, hidráulica y sanitaria del bebedero para abrir un expediente.

Completado el trámite, la instalación tarda de 2 a 3 semanas, por lo que todo el proceso puede completarse en entre tres y cinco meses.

Cuando se hace la entrega del bebedero arranca el periodo de mantenimiento del sistema para los siguientes 24 meses.

Según cifras oficiales, en el primer trimestre de 2017 se deberá avanzar con los 6,235 bebederos escolares que se contrataron el año pasado pero cuya instalación no concluyó. Además, este año se espera contratar otros 9,600.

Nota del editor:

Tras la publicación de la nota, el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED) envió un documento con comentarios sobre la misma.

A continuación presentamos la carta completa del INIFED:

Close
Comentarios
  • Susana Pérez González

    La culpa no es del Instituto, ni del Director del mismo…

    Es de aquel quien asignaron como responsable:
    Arq. Jesús Acosta, ¡rinda sus cuentas!

    Malos manejos en todo sentido, conflicto de intereses en potencia…
    Seguramente ese 35% esta inflado.

    A revisar números bien. Son millonadas de recursos destinados para ese programa mal manejado y con pésimos resultados.

  • La Moral de la verdad

    Pregunten por el Arq. Jesús Acosta, es el mero encargado del funcionamiento del programa de bebederos, el responsable de inflar números, arreglar licitaciones, y robarse parte del dinero implicado. Un pendejazo en pocas palabras.