Salud gastó 186 mdp para combatir la diabetes, pero la incidencia aumentó 21.5% en tres años

La Auditoría Superior señaló que la estrategia nacional contra la diabetes estuvo mal diseñada, y las acciones fueron insuficientes, ya que de 2012 a 2015 la prevalencia de ese padecimiento aumentó en la población.

Diabetes
La diabetes es uno de los principales problemas de salud pública en el país Cuartoscuro Archivo

La atención de diabetes y los padecimientos derivados de ella son una “fuerte carga” y representan una “amenaza” a la sustentabilidad del sistema de salud en el país.

Aunque el gobierno federal lanzó en 2013 la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes y gastó 186 millones de pesos, no logró los objetivos y la incidencia sigue a la alza.

Como parte de la Cuenta Pública 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) revisó la estrategia contra la obesidad y la diabetes operada por la Secretaría de Salud y el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades y los resultados son poco alentadores.

El programa está mal diseñado y las acciones “fueron insuficientes para revertir el incremento de la incidencia”, ya que de 2012 a 2015, la prevalencia de diabetes en la población sin seguridad social de 20 años y más se incrementó en 21.5%; mientras que la tasa de mortalidad por esta enfermedad aumentó en 9.9%, de 2012 a 2014.

La campaña “Chécate, mídete, muévete”, ¿funcionó?

Entre las acciones para combatir la obesidad, la Secretaría de Salud emprendió una campaña en medios de comunicación en 2015 con spots que se difundían constantemente. La canción que lo acompañaba, supuestamente, invitaba a la población a cuidar su salud: chécate, mídete muévete.

Sin embargo, la dependencia a cargo entonces de Mercedes San Juan, no supo si la campaña tuvo algún impacto o efecto entre la población porque no hubo ningún tipo de indicador para medir en qué medida la población modificó sus hábitos alimenticios, de ejercicio o si conoce los efectos de las enfermedades, constató la Auditoría.

Aunque una de las estrategias para prevenir la obesidad o diabetes es la “promoción a la salud”, la Secretaría coordinó 11,480 eventos para la promoción de la alimentación correcta y el consumo de agua potable, lo que representó el 85.1% de los 13,489 eventos programados.

Sin embargo, tampoco hay evidencia de cuántas personas recibieron la información porque la Secretaría de Salud careció de mecanismos para medir la asistencia y el efecto de las actividades.

Aún con programa hay más enfermos de diabetes

En 2015, el CENAPRECE ejerció 186 millones de pesos en el programa “Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes”, pero la distribución entre las entidades federativas no tuvo relación con la tasa de mortalidad. En Coahuila, por ejemplo, se asignó el presupuesto más alto por persona en tratamiento (728 pesos), pero es el onceavo lugar de muertes por cada 100 mil habitantes.

La Auditoría comprobó que el diseño de la política de prevención no estableció de manera clara los procesos de implementación de los esquemas de prevención y control de la enfermedad, “lo que limita que la implementación sea homogénea en las 32 entidades federativas”.

Eso propició que “se acelerara el crecimiento de su incidencia en la población sin seguridad social, al pasar de 401.2 casos nuevos por cada 100 mil habitantes mayores de 20 años en 2012 a 487.3 casos en 2015”, afirma la Auditoría.

En el control de la enfermedad tampoco hubo mejora: de un millón 693 mil personas identificadas como positivas en los estados y que no tenían seguridad social, se registraron en tratamiento el 51.5%; de éstos, sólo a 6.9% se les realizó la medición anual de hemoglobina, es decir, a 93 no se les realizó seguimiento.

¿Tratamiento eficaz?

Para atender a la población con diabetes se estableció el Programa de Acción Específico Prevención y Control de la Diabetes 2013-2018, cuyo objetivo fue atender al 9.9% de los pacientes en tratamiento, aunque no hubo justificación para definir esa meta.

Aunque en el formato de avances de cumplimiento, el CENAPRECE reportó 501,488 mediciones a pacientes, en la revisión que hizo la auditoría del las estadísticas por entidad, identificó que las personas con al menos una medición ascendieron a 59,860 personas, o sea 441,628 personas menos de las reportadas.

En 2015, en 26 entidades federativas el porcentaje de atención fue inferior a la meta programada.

También se programó para 2015 tener en control, con niveles menores de 7.0% de hemoglobina glucosilada, al 8 mil 596 pacientes de los 86,824 pacientes en seguimiento, lo que equivale a 9.9%.

En esto, el CENAPRECE también reportó cifras que “carecieron de confiabilidad”, dice la Auditoría.

Mientras en el reporte global supuestamente se atendieron a 90 mil 980 pacientes (44 % de la meta), en la revisión por entidad federativa se identificó que el número de personas en control fue de 27 mil personas.

ASF Diabetes by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Close
Comentarios