Aumenta la violencia en 9 de los 12 estados que eligieron nuevo gobernador hace un año

Aunque como candidatos prometieron seguridad, la mayoría de los gobernadores elegidos el año pasado han tenido en el inicio de sus administraciones estatales un incremento en los casos de homicidio, secuestro y extorsión.

aumenta la violencia
En nueve de los estados que tuvieron elecciones el año pasado subieron los homicidios dolosos, en siete crecieron los secuestros y en cinco se dispararon hasta 700% las extorsiones. Cuartoscuro Archivo

El cambio de gobierno en los estados en los que hubo elecciones el año pasado estuvo acompañado en un aumento en los principales delitos: en nueve de esos estados subieron las averigüaciones previas por homicidios dolosos, en siete crecieron los secuestros y en cinco se dispararon hasta 700% las extorsiones.

Los casos más graves han sido Chihuahua y Veracruz, donde aumentaron las averiguaciones por homicidios y extorsiones, pero además se duplicaron los secuestros.

Los datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) muestran que en las entidades donde se eligió gobernador en 2016 crecieron los índices desde los dos meses previos al cambio de poderes hasta los primeros de la nueva administración.

Diversos analistas han explicado este fenómeno como una forma que tiene el crimen organizado de “medir” al nuevo gobierno o como una consecuencia por el cambio en los responsables de seguridad.

Leer: 2016, el año de la derrota histórica del PRI en elecciones estatales

Violenta bienvenida

El año pasado hubo elecciones para gobernador en Aguascalientes, Chihuahua, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas, Durango, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Quintana Roo, Hidalgo y Zacatecas.

De todos ellos, solo en los últimos dos no hubo un incremento en las averiguaciones previas por homicidio. En Hidalgo se mantuvieron prácticamente los mismos números y en Quintana Roo –a pesar de casos que ocuparon la atención de la opinión pública- bajaron 35%.

En Puebla, el cambio de administración fue apenas en febrero pasado y no hay datos oficiales disponibles.


El texto continúa después del gráfico.

Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla)

El mayor incremento, a nivel porcentual, lo tuvo Aguascalientes. En los primeros dos meses del actual gobierno estatal, encabezado por Martín Orozco -diciembre de 2016 y enero de 2017-, el estado sumó ocho averiguaciones por homicidio doloso. En el mismo lapso del año anterior, la cifra fue de cuatro. Se trata de un incremento del 100%.

Pero en Chihuahua, la violencia comenzó a escalar dos meses antes del cambio de gobierno y alcanzó su punto más alto justo en el primer mes de la administración de Javier Corral: en octubre de 2016 se registraron 158 averiguaciones previas por homicidios.

En total, los primeros cuatro meses del nuevo gobierno en Chihuahua acumularon 494 averiguaciones por homicidios dolosos, un alza del 84% en comparación con los 269 homicidios registrados el año previo, en el mismo periodo.

Leer: El 2017 tiene el arranque más violento del que haya registro; homicidios aumentaron en 25 estados

Zacatecas tuvo su cambio de administración en septiembre pasado. En los primeros cinco meses, el estado registró 207 averiguaciones previas por homicidio doloso, un incremento de 78% respecto a esos mismos meses, pero del año anterior.

En Veracruz, Miguel Ángel Yunes asumió el cargo en diciembre de 2016. En los primeros dos meses de su gobierno, el estado tuvo 234 averiguaciones previas por homicidios dolosos, un incremento de 67%, en comparación con el mismo periodo del año previo.

Pero además, estos números son los más altos que se tienen registrados. El antecedente más alto corresponde a diciembre 2011 y enero 2012, cuando se registraron 153.

En Sinaloa los datos oficiales muestran un incremento de la violencia inmediato. El nuevo gobernador rindió protesta apenas el 1 de enero pasado y, en su primer mes, se registraron 117 averiguaciones por homicidios dolosos, lo que representa un alza de 51% respecto a enero de 2016.

Un caso similar es el de Tamaulipas. El nuevo gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, cumplió los primeros cuatro meses de su administración con un saldo de 196 averiguaciones por homicidio, 47% más de este delito, respecto al mismo periodo del año pasado.

En cuanto a los otros estados que registran también un incremento de homicidios tras el cambio de su gobierno están Durango, con un repunte del 44%; Oaxaca, con un alza del 33%, y Tlaxcala, con un incremento del 17%.

También plagios y extorsiones

El incremento de la violencia en la mayoría de las entidades que pasaron por un cambio o relevo en el gobierno estatal también quedó de manifiesto en las averiguaciones previas de otros delitos de alto impacto, como los secuestros y las extorsiones.

En el caso de los secuestros estos subieron  las averiguaciones en siete de los diez estados donde el año pasado hubo elecciones. Y en cinco casos el alza fue desde 100 hasta 500%.

El caso más grave es el de Quintana Roo. De acuerdo con lo que se advierte en cifras oficiales, en los primeros cuatro meses del gobierno de Carlos Joaquín, de octubre de 2016 a enero de 2017, se han denunciado cinco casos de secuestro. En ese mismo periodo, del año anterior, el gobierno de Roberto Borge no reportó un solo caso. La incidencia entonces se disparó 500%.

En Zacatecas las averiguaciones por secuestros se dispararon 400%. El alza en este delito comenzó de forma clara desde el primer mes del nuevo gobierno (septiembre de 2016), pues se registraron 6 secuestros, cuando un mes antes fueron tres. En total el nuevo gobierno suma 25 secuestros respecto a los cinco que se reportaron un año antes.

Chihuahua es otro caso significativo en cuanto a secuestros, al igual que homicidios. En los primeros cuatro meses de la administración de Javier Corral se han iniciado cinco carpetas de investigación por distintos casos de secuestro, mientras que en el mismo periodo anterior solamente se reportó uno. El alza equivale al 400%.

En Durango, desde septiembre de 2016, cuando arrancó la administración de José Rosas Aispuro, se han reportado a nivel estatal diez averiguaciones por secuestros; un alza de 234% en la incidencia de este delito.

En Aguascalientes, en los dos primeros meses del nuevo gobierno, solamente se reportaron dos secuestros, pero considerando que antes la cifra fue cero, esto representa un repunte del 200% en este delito.

En Veracruz, los secuestros también se han disparado. En los dos meses de Miguel Ángel Yunes se abrieron 32 carpetas de investigación por este delito, lo que no solo es un alza de 106% de este delito, sino un registro récord de secuestros para un periodo diciembre–enero, por lo menos desde 1997.

Los otros estados con un alza de secuestros tras el cambio en su gobierno son Tamaulipas y Oaxaca. En cuanto a Tlaxcala, Sinaloa e Hidalgo no hubo un descenso de secuestros, pero tampoco un incremento.

Respecto a las extorsiones, aunque estas subieron solo en 5 de los 10 estados donde hubo cambio de gobierno, los niveles de incremento fueron mayores que en los otros delitos.

Por ejemplo en Chihuahua, la administración de Javier Corral registró en sus primeros cuatro meses un total de ocho carpetas de investigación por el delito de extorsión, que equivale a un incremento de 700% en comparación con el periodo anterior.

En Veracruz, con la llegada del actual gobernador los casos de extorsión denunciados se han incrementado 435%, y al igual que en los homicidios y secuestros, este delito también se encuentra en su mayor incidencia histórica para un periodo de enero a diciembre.

Otro caso crítico es el de Aguascalientes. Apenas en el primer mes del gobierno de Martín Orozco se registraron 13 casos, cuando apenas un mes antes la cifra fue de dos. En total, en el primer par de meses del nuevo gobierno, van 26 carpetas de investigación abiertas por  el delito de extorsión, un incremento de casi 420% de este delito.

Los otros dos estados en donde las extorsiones han subido tras la llegada de los nuevos gobernadores son Hidalgo, con un alza de 70%, y Tamaulipas, con un repunte de 49%.

Policías poco confiables

En cuanto a la evaluación de los agentes de policía que deben combatir el alza delictiva en estos 10 estados, donde hubo un cambio de gobierno, las estadísticas oficiales muestran otros datos preocupantes al último corte del 31 de enero de este año.

Por ejemplo, Sinaloa ocupa el lugar número 1 a nivel nacional del top 5 de entidades con más policías estatales y locales que reprobaron los exámenes de confianza, y que continúan uniformados y armados.

De hecho, el nuevo gobierno de Sinaloa combate el crimen con más de la mitad de su corporación policiaca a nivel municipal, el 53%, suspendida en confianza. Y con el 42% de su policía estatal también reprobada.

Además, en la Procuraduría de Justicia estatal trabajan más agentes no confiables que confiables: 55% de los elementos de la Procuraduría suspendieron el examen de confianza. Mientras que en Prevención y Reinserción Social, es decir, en las cárceles del estado, el 50% de los elementos tampoco son confiables.


El texto continúa después del gráfico.

Gráfico: Jesús Santamaría (@Re_Ilustrador)

Veracruz es la tercera entidad en el país que tiene más policías estatales reprobados en confianza: el 26% de la corporación, o casi 3 de cada 10 agentes. Y en Prevención y Reinserción Social, el dato es peor: el 37% no pasó las pruebas de confianza.

Por su parte, Quintana Roo, Zacatecas e Hidalgo, otros de los estados donde hubo cambio de gobierno, son la sexta, séptima y octava entidad, respectivamente, con policías estatales menos confiables, con el 19%, 18% y el 16% de los agentes reprobados.

Además, en Zacatecas también cabe destacar que 4 de cada 10 elementos (43%) que trabajan custodiando los penales estatales no son confiables.

Close
Comentarios