En dos años creció 180% el robo a camiones de carga en las carreteras de México

El robo a camiones de carga en carretera pasó de 568 casos en 2014 a 1,590 en 2016. Existe además un subregistro en los datos oficiales.

robo a camiones de carga
Robo a transporte de carga Cuartoscuro

El robo a camiones de carga en carretera ha crecido 180%  en los últimos dos años: de 568 casos en 2014 a 1,590 en 2016. Y estos son sólo aquellos en los que las víctimas se han atrevido a denunciar a las autoridades, pues las cifras de la iniciativa privada sugieren que existe un subregistro en los datos oficiales.

Las cifras muestran una tendencia al alza y el año pasado alcanzaron un récord histórico: 1,590 atracos; es decir, cuatro diarios. También que estos crímenes se cometen cada vez con más violencia: hace 15 años el 84 por ciento de estos robos eran violentos, hoy el porcentaje alcanza el 94 por ciento.

Las pérdidas de mercancía para la industria por estos robos son de 550,000 millones de pesos en pérdidas al año, según datos de la Asociación Mexicana de Seguridad Privada, Información, Rastreo e Inteligencia Aplicada (Amsiria).

La diferencia entre las cifras de la iniciativa privada y las gubernamentales es tal que hay entidades consideradas focos rojos por la iniciativa privada que no figuran en la estadística gubernamental.

En su más reciente informe sobre el fenómeno, la organización FreightWatch International colocó al Estado de México, Querétaro y Guanajuato entre los primeros cinco lugares de incidencia del robo a camiones de carga. Sin embargo, las autoridades de esos estados no han reportado al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública ni un solo evento de esta naturaleza desde 1997, año en que inicia esta estadística.

Robos “de película”

El modus operandi del robo a camiones de carga  más común sigue siendo esperar a que el tráiler haga una parada para saquearlo, sin embargo, especialistas consultados coinciden en que el delito se ha sofisticado a tal grado que algunos casos parecen sacados de programas de televisión detectivescos. Se trata de operativos que involucran comandos armados, hackers, inhibidores de tecnología satelital, personal infiltrado
y, como sucede casi siempre que se habla de inseguridad en México, crimen organizado.

En palabras de Samuel Cacho de la Teja, presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (cnsp), “la delincuencia cada vez se las ingenia más: son más hábiles para este tipo de delitos… nosotros inventamos maneras de que no nos roben y ellos inventan formas para podernos robar”.

Quienes se dedican al robo de transporte de carga operan en distintos niveles: hay desde bandas pequeñas hasta grandes estructuras que trabajan de manera sofisticada. Los grupos más organizados, señalan los expertos, no se limitan sólo a movilizar vehículos y comandos fuertemente armados para detener el tráiler, también cuentan con personal que no está en el lugar del asalto pero sí ayuda para que se consume el delito.

“Son más de 20 personas las que participan: el que da el aviso [del camión y la mercancía que lleva], los que llegan a abordarlo para luego llevarlo a un lugar de resguardo y los que sustraen la mercancía y se deshacen de los tractos y las cajas… Es toda una operación, muy eficiente: descargan camiones en menos de diez minutos”, afirma Alberto Rivera, presidente de la Amsiria.

A esto hay que agregar que los robatráileres se están modernizando. Hasta hace poco los aparatos de localización satelital gps y gprs servían para ubicar con facilidad las unidades robadas. Sin embargo, los delincuentes ahora utilizan bloqueadores de frecuencia, conocidos como jammers, para desaparecer los tractos incluso del radar de las empresas dedicadas a su monitoreo y localización.

Estos artefactos son similares a los que se utilizan en las penitenciarías para bloquear las señales de celular para evitar las extorsiones telefónicas.Pero la delincuencia encontró la manera de usar estas tecnologías a su favor: si puede bloquear la
señal satelital de los teléfonos móviles, ¿por qué no la de los rastreadores de gps instalados en tractocamiones?

“Nos enfrentamos a un nuevo fenómeno: el bloqueo de la señal con el jammer. Eso antes no sucedía”, señala Adrián Charansonnet, vocero de Skyangel, una empresa que provee servicios de monitoreo y soluciones integrales de
seguridad.

Conseguir un jammer no es difícil. Se venden en internet desde 4,000 pesos y en sitios como Mercado Libre se pueden comprar otros más caros a mensualidades. Su tamaño no es mayor al de una caja de zapatos sobre la que se colocan varias antenas que inhiben la señal satelital, por lo que transportarlo tampoco es problema. En 2014, la Policía Federal detuvo a una banda dedicada a asaltar tráileres que llevaba un jammer dentro de una mochila escolar.

Para seguir leyendo este reportaje de El Contribuyente da click aquí.

Close
Comentarios