Bajan este sexenio investigaciones por uso ilegal de armas, y los homicidios con ellas suben 70%

Los estados en donde existe una mayor presencia de armas también tienen altos índices de violencia; las indagatorias por portación ilegal han bajado 30%, mientras los dos últimos dos años se registró un aumento de 72% en los homicidios.

armas
Cuartoscuro Archivo

Las investigaciones por portación o acopio ilegal de armas de fuego (incluidas las de alto poder) en la administración del presidente Enrique Peña Nieto muestran un descenso sostenido de casi el 30%.

Esto contrasta con el incremento de homicidios con armas de fuego, que tan solo en los últimos dos años se ha disparado más de 70%.

Datos oficiales de la Procuraduría General de la República, dependencia a la que le corresponde investigar todos los casos de armas de fuego ilegales en el país, evidencian que a lo largo del actual sexenio las carpetas de investigación (antes averiguaciones previas) iniciadas por estos delitos han tenido un descenso año tras año.

Para verificar lo anterior, Animal Político revisó los casos abiertos en el primer cuatrimestre de cada año hasta llegar a 2017.

En el primer cuatrimestre de 2012, el último año previo al sexenio de Peña Nieto, la PGR reportó la apertura de seis mil 152 expedientes de investigación por la portación o hallazgo de armas ilegales en el país.

En ese mismo periodo de 2013, ya en el actual gobierno, hubo un ligero descenso a seis mil 133 casos. Para el 2014 el balance fue de seis mil 31 casos iniciados, es decir, otra reducción.

Un descenso más marcado comenzó en el primer cuatrimestre de 2015 con un balance de cinco mil 677 carpetas de investigación relacionadas con armas ilegales en el país. Para 2016 la cifra cayó hasta cuatro mil 683 casos mientras que de enero a abril de este 2017 el registro fue de cuatro mil 374 caretas de investigación.

Lo anterior significa que en este periodo de cinco años las carpetas de investigación relacionadas con la presencia de armas de fuego ilegales en el país ha descendido, de forma sostenida, más de 28%.

En México la portación, comercio y almacenamiento de armas de fuego está prácticamente prohibida en todos los casos a menos de que haya un permiso expreso de la secretaría de la Defensa Nacional. Así lo marca la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Si además las armas involucradas son de un calibre alto, exclusivo de las fuerzas armadas, el delito se vuelve más grave.

Cuando una persona es detenida con un arma de fuego sin permiso o cuando se descubre una pistola, rifle, arsenal, o cartuchos en cualquier sitio, la Procuraduría General de la República inicia por ley una averiguación previa.

De acuerdo con autoridades de la Procuraduría los delitos relacionados con armas de fuego son los ilícitos federales más numerosos, seguidos de los relacionados con drogas (contra la salud) y robo de hidrocarburos. Esto sin tomar en cuenta delitos de tipo patrimonial como fraudes.

¿Será que hay menos armas?

La apertura de averiguaciones previas por armas ilegales en el país depende de la denuncia o el hallazgo de las mismas. La caída en las carpetas de investigación podría interpretarse como que cada año hay menos armas y por ende menos investigaciones.

Datos oficiales disponibles de la PGR, revelados en la solicitud de transparencia 0001700020317, confirman un desplome en el decomiso de armas en el último año. En 2014 la dependencia reportó 9 mil 50 armas puestas a disposición del Ministerio Público; en 2015 fueron 9 mil 261 y en 2016 el balance cayó hasta 3 mil 105 armas de fuego.

Estos datos contrastan con el incremento de la violencia relacionada con las armas de fuego, particularmente en el caso de los homicidios que se han disparado en los últimos dos años, justo cuando han disminuido de forma más notoria las investigaciones de la PGR por armas de fuego ilegales.

La estadística de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública arroja que del 2012 a 2015 hubo un descenso en los homicidios dolosos con armas de fuego en el país. Pasaron de tres mil 904 casos a dos mil 947. La comparación se hizo tomando en cuenta el primer cuatrimestre de cada año.

Pero en 2016 la violencia comenzó a dispararse. De enero a abril de ese año se registraron tres mil 560 homicidios dolosos perpetrados con armas de fuego, y en ese mismo periodo de este año el saldo ya ascendió hasta a cinco mil 75 asesinatos en esta modalidad.

Esto significa que del primer cuatrimestre de 2015 al primer cuatrimestre de 2017 los homicidios con armas de fuego se han disparado 72%. En este mismo lapso las investigaciones de PGR relacionadas con la posesión o presencia de armas de fuego se redujeron 23 por ciento.

Los datos proporcionados por la Procuraduría revelan que las armas de fuego que llegan al país y son decomisadas por las autoridades son en muchas ocasiones alto poder de uso reservado de las fuerzas armadas.

Por ejemplo, de 26 mil 909 armas decomisadas entre 2013 y 2016 hay tres mil 652 que eran AK-47 calibre 7.62 conocidas como cuerno de chiva, que es un rifle automático de diseño ruso aunque se fabrica en distintas partes del mundo, Otra arma frecuente son las pistolas calibre9 milímetros marca Lugger que la ley también considera de alto poder.

Más armas, más violencia

Los datos de incidencia delictiva revelan que los estados en donde existe una mayor presencia de armas también presentan altos índices de violencia.

Por ejemplo, en el primer cuatrimestre de este año Baja California registró la mayor tasa de averiguaciones abiertas por armas en la PGR con un promedio de 9.06 casos por cada cien mil habitantes. En este mismo periodo esta entidad es la cuarta con la mayor tasa de homicidios dolosos a nivel nacional.

El segundo estado con la tasa más alta por armas ilegales es Michoacán con 8.63 averiguaciones iniciadas por la PGR, y a nivel nacional es el séptimo en incidencia de homicidios dolosos. Después sigue Baja California Sur con una tasa de 8.02 delitos por violación a la ley de armas de fuero, y a nivel nacional es la tercera con mayor nivel de asesinatos.

La cuarta entidad con la tasa más alta averiguaciones por armas es Sinaloa con 8 averiguaciones en el primer cuatrimestre de año y la cual es la quinta con el mayor nivel de homicidios dolosos.

Después sigue Chihuahua con 7.11 casos abiertos en su territorio por armas ilegales, y es el quinto estado con mauor casos de homicidio por cien mil habitantes.

El caso contrario es el de Yucatán, estado que tiene una tasa de apenas 0.32 averiguaciones por armas ilegales en su territorio, la mas baja del país, y a su vez es el estado con la menor proporción de homicidios dolosos.

En el promedio nacional el primer cuatrimestre del año dejó una tasa de 3.54 averiguaciones en PGR por violaciones a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos. Quince entidades federativas están por encima de ese promedio.

Quieren prisión exprés

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto impulsa una petición de reforma al Congreso para que se dicte prisión automática a quien sea detenido con armas de alto poder mientras se lleva a cabo su proceso.

Esto luego de que desde el año pasado, con la entrada en vigor del nuevo sistema penal acusatorio, la portación de armas de uso exclusivo del Ejército dejó de ser un delito considerado como grave. El artículo 19 de la Constitución establece una lista de delitos que ameritan prisión automática, peor la simple portación no lo amerita.

El pasado 7 de junio durante la Conferencia Nacional de Seguridad Pública el comisionado Nacional de Seguridad Renato Sales acusó que personas que están siendo detenidos con lanzagranadas o arsenales de rifle de alto poder, quedan libres gracias a los beneficios del nuevo sistema.

Pidió a los secretarios de seguridad de las 32 entidades del país que se pueda llevar de forma conjunta esta exigencia al Congreso para que la portación de armas de alto poder sea considerado un delito de prisión oficiosa (automática) al igual que el robo de hidrocarburos.

Close
Comentarios