EU y México violan leyes migratorias al negar asilo a víctimas de violencia en Centroamérica: AI

Cientos de centroamericanos piden refugio a EU y México por la violencia en sus países, sin embargo en ambas naciones encuentran maltratos, detenciones y violaciones a sus derechos humanos.

México
Miles de migrantes buscan cada año refugio en México y EU. Cuartoscuro

Las autoridades de EU y México violan sus propias leyes migratorias al cerrar sus fronteras a los cientos de centroamericanos que solicitan protección como refugiados, señala Amnistía Internacional.

Sin importar el peligro que conlleva el regreso a sus países, Estados Unidos y México repatrian a cientos de centroamericanos pese a que solicitan asilo legal, explica el informe “Enfrentando muros y violaciones de los derechos de solicitantes de asilo en Estados Unidos y México”.

El 86% de los 113 entrevistados por Amnistía Internacional señaló como los motivos para migrar amenazas importantes contra su vida, ataques directos o extorsión mediante “impuestos de guerra” por parte de las maras en su país de origen.

Amnistía explica que si bien cada país tiene el derecho de regular la entrada de personas a su territorio, esto debe realizarse “conformes con los marcos internacionales de derechos humanos y de protección a las personas refugiadas”.

Mientras que el presidente de EU, Donald Trump propone la construcción de un muro para detener la entrada de migrantes ilegales, México, a través del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray asegura que su construcción es un acto “inamistoso y hostil”.

Aunque de acuerdo Amnistía, México viola, igual que EU, los derechos humanos de los migrantes centroamericanos que ingresan al país, ya sea para pedir refugio o de paso hacia territorio estadounidense.

EU se endurece contra migrantes

Un matrimonio huyó de Honduras junto con su hija después de que el esposo fuera agredido y tiroteado por la mara que después empezó a perseguirlo, entonces buscaron refugio en EU. Pero fueron rechazado en el punto fronterizo de la aduana de McCallen, Texas, seis veces.

Casos como este se han repetido cientos de veces en los últimos años, pues la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estadounidense ha negado la entrada a solicitantes de asilo en puntos fronterizos de aduana a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, pese al peligro que conlleva el regreso a su país de origen.

Con esto, EU viola el principio de no devolución, señalado en el artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 del que forma parte dicho país, que determina que los Estados no deben devolver a personas a territorios donde “su vida o su libertad” corran peligro.

“Este principio es la piedra angular de todo el derecho internacional de los refugiados, y se considera absolutamente no derogable por parte de los Estados”, explica el informe.

Esto, dice Amnistía, se ha intensificado con la llegada de la administración de Donald Trump, la cual ha promovido una retórica del odio contra las personas migrantes y solicitantes de asilo.

Pero no todos lo que piden asilo a EU son centroamericanos. También habitantes y periodistas de estados como Michoacán, Guerrero y Tamaulipas que han sido desplazados por la violencia han solicitado asilo al gobierno estadounidense.

En mayo de 2016, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México señaló que había al menos 35,433 víctimas de desplazamiento interno provocado por la violencia generada por los enfrentamientos entre los cárteles de la droga y las fuerzas gubernamentales.

México también niega el refugio

De acuerdo a cifras oficiales, sólo una pequeña proporción de migrantes centroamericanos solicitan a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) asilo legal, en comparación con las más de 400,000 personas que cruzan irregularmente la frontera sur de México cada año.

Esto se debe, explica el informe, a que las autoridades migratorias de México no informan adecuadamente a las personas de su derecho a pedir asilo y protección, como lo marca la ley migratoria.

“Cuando expresaban su temor en caso de ser devueltas a su país, los agentes del INM ignoraban sus palabras y, a veces, hacían comentarios despectivos o burlones al respecto. Otras veces, los agentes de inmigración hacían comentarios a los solicitantes de asilo que los desalentaban de presentar su solicitud”, detalla el informe.

A esta falta de información se suma la aplicación del Plan Frontera Sur, que a decir de Amnistía Internacional “ha provocado un aumento de las operaciones de seguridad en la frontera de México con Guatemala y Belice, y se ha asociado con frecuentes informes de extorsiones, secuestros y otros abusos contra los derechos humanos de las personas migrantes”.

Aumenta el flujo migratorio pese a mayores controles

Amnistía Internacional indica que pese a las políticas de “mano dura” de control fronterizo el flujo de personas no se ha detenido, por el contrario solo “condenan a los migrantes a seguir unas rutas más precarias y fortalecen las redes delictivas violentas que alimentan el tráfico de seres humanos y dan lugar a un aumento de la pérdida de vidas”.

Las políticas antiimigrantes de Trump han encarecido los precios, incluso triplicando las cuotas que los traficantes ponen a los migrantes para cruzar a EU.

Las muertes de migrantes registradas en el condado de Pima, en el desierto de Arizona, desde que Trump fue elegido presidente, entre noviembre de 2016 y abril de 2017, son casi el doble que las registradas en ese mismo periodo un año antes.

También los centros de detención han aumentado: en cuestión de meses pasó de tener tan sólo un pequeño centro en el condado de Berks, Pensilvania, a tener en funcionamiento cuatro centros con más de 3,600 plazas para familias.

Aquí puedes consultar el informe completo.

Close
Comentarios
  • Alejandro2014

    La verdad, si siendo sincero, a cada nativo de un pais le da enojo ver un refugiado, mas que solo ocupar espacio, ocupa ingresos y otras cuestiones que me dan weba hablar por mi xenofobia a gente de otro pais, pidiéndome limosna para vivir otro dia, largarse a estados unidos pero ya, les grito!