Pagos irregulares, trabajos de mala calidad y retrasos, las fallas en la obra del Paso Exprés

La ASF detectó irregularidades en la construcción de la vialidad que según la SCT tendría una durabilidad de 40 años.

Familiares de víctimas de socavón piden a SCT y a constructora una indemnización ejemplar
Familiares de víctimas de socavón piden a SCT y a constructora una indemnización ejemplar Cuartoscuro

El socavón que se abrió en el Paso Exprés de Cuernavaca, y provocó la muerte de dos personas al caer su auto en él, es el caso más reciente de una serie de irregularidades en esta obra, inaugurada por el presidente Enrique Peña Nieto en abril pasado.

En la construcción de la vialidad se registraron retrasos, pagos no justificados y modificaciones en la obra, sin la autorización requerida, de acuerdo con la revisión de la cuenta pública 2015 hecha por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La auditoría señalaba que podían recuperarse 270 millones de pesos del gasto erogado ese año, por las irregularidades detectadas, y quedaba pendiente aclarar un gasto de 31.8 millones.

Además el costo del Paso Exprés terminó duplicándose. Originalmente la obra a cargo de las empresas Aldesem y Epccor costaría 1,045 millones de pesos (IVA incluido), pero terminó elevándose a 2,213 millones de pesos, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en un comunicado tras su inauguración.

Lee: El Paso Express facilitará la llegada de visitantes a destinos turísticos de Guerrero

La obra también se entregó con un retraso de cinco meses. Los 14.5 kilómetros y 10 carriles con los que se agilizaría el cruce de Cuernavaca a no más de 15 minutos, se licitó desde finales de noviembre de 2014 y debía entregarse dos años después, el 28 de noviembre de 2016.

Los trabajos que se desarrollarían durante 731 días naturales incluían obras de drenaje, pavimentos, estructuras, entronques, obras complementarias y señalamientos.

La obra se retrasó y el plazo de entrega se difirió hasta el 5 de enero de 2017, aunque fue inaugurada hasta abril de 2017.

Pagos sin justificación y autorización

En 2016, los auditores de la ASF revisaron la obra y el gasto realizado, y se encontraron con que la SCT había autorizado pagos por 257.6 millones de pesos “sin que se justificaran los rendimientos de la mano de obra, materiales y equipos”.

Entonces pidió a la SCT que sancionara a los funcionarios responsables que permitieron que la empresa “efectuara modificaciones al proyecto original sin contar con la aprobación y autorización de las áreas responsables, así como por la omisión de incluir los retornos, acotamientos laterales interiores y exteriores, accesos y salidas a la carretera para los vehículos de emergencia, vigilancia o mantenimiento”.

Lee: Autoridades federales fueron alertadas de fallas en el Paso Exprés; ahora se deslindan

La ASF también detectó el pago de más de medio millón de pesos por servicios que no se realizaron o que se inflaron, pues la SCT no verificó que “existían diferencias entre los volúmenes pagados y los ejecutados”.

Además de que eran “trabajos de mala calidad, se pagaron trabajos anticipadamente, y faltó la autorización de los proyectos para su ejecución”.

La ASF encontró también el pago de 7.5 millones de pesos por la supervisión y coordinación del proyecto, a pesar de que no se cumplió con “especificaciones particulares establecidas en los contratos de servicios relacionados”.

Esa primera auditoría de la ASF generó tres Promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria y 10 Pliegos de Observaciones.

Aún falta conocer la valoración que haga la ASF en la segunda auditoría, que está programada para este año, con motivo de los gastos ejercidos en 2016.

Fallas a los 3 meses de la inauguración

En el corto tiempo que llevaba en funcionamiento, el Paso Exprés ya había recibido un “mantenimiento menor”.

Entre 2015 y 2016, la SCT contrató a las empresas Grupo Constructor y Servicios Fiago e Ingeniería Integral en Construcción y Servicios, para el mantenimiento de la obra, contratos por los que se pagaron 23.9 y 12.2 millones respectivamente.

Cuando presentó la obra, el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que “por las especificaciones de la construcción y los materiales usados en ella”, podía garantizarse una durabilidad de más de 40 años.

Pero solo tres meses después la durabilidad de los materiales quedó en duda este miércoles 12 de julio se abrió un socavón en el que murieron dos personas.

Close
Comentarios
  • Mi Disqus

    Y como siempre: la ASF detecta y denuncia irregularidades y desfalcos. Pero como a EPN y sus secuaces eso (las irregularidades y los desfalcos) les repre$entan mucho$ billete$, pues simplemente los expedientes se mandan a archivar.