Carreras de drones, lucha de robots y aprendizaje: así se vivió Campus Party en Jalisco

Los jóvenes que acudieron a Jalisco Campus Party encontraron diversión, pero también oportunidades de aprendizaje y negocios.

campus party jalisco
Gobierno de Jalisco

Bullicio total. Las carreras de drones están en pleno en Jalisco Campus Party 2017. Una malla protege al nutrido público que se arremolina alrededor de la arena donde los contendientes hacen su mejor esfuerzo para que los pequeños vehículos aéreos libren los obstáculos de la pista. No todos lo logran. Cada tanto se escucha el “uhhhhh” de la gente ante el impacto que deja en el suelo a otro dron.

Se están jugando las eliminatorias, bajo el formato de vuelta más rápida. Corren tres pilotos al mismo tiempo. Tienen dos minutos. Pueden hacer la cantidad de vueltas que quieran. Al final lo que importa es la velocidad. Al terminar la competencia se saca el tiempo y pasan a la semifinal los 15 participantes con las vueltas más rápidas. Sólo tres irán a la final. El ganador se llevará 30 mil pesos.

Leer: Geeks, gamers y emprendedores conectan su talento en la fiesta tecnológica Jalisco Campus Party

En el área de pilotos, Angela Jacques, Little A, se prepara para competir. Revisa su dron, intercambia comentarios con sus compañeros y cuenta que está sorprendida de ver cómo ha subido el nivel de los competidores.

“Este es el tercer año haciendo carreras de drones en Campus Pary y hay mucho talento mexicano, mucha dedicación. Vemos a chavitos de 14 años compitiendo, y aunque yo soy la única mujer que participa esta vez, hay otras pilotos que se están preparando y subiendo su nivel”, dijo.

Las carreras de drones, junto con las luchas de robots son de las actividades que más atraen público en esta fiesta tecnocientífica, Campus Party México 2017, en Expo Guadalajara, en Jalisco.

Del 5 al 9 de julio se dieron cita aquí 25 mil “campuseros”, como se llama a los participantes. El evento busca impulsar el desarrollo del talento mexicano, con el apoyo del gobierno del estado.

Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco, cuenta que entre todas las actividades de este evento, el Hackathon, en esta edición 2017, pretende romper otro Record Guiness. En 2016 ya lo lograron, con el registro de 265 proyectos, éste se volvió el más grande del mundo en su tipo.

El área de startups también despertó el interés del público. Este año, Jalisco Campus Party destinó este espacio para dar a conocer a aquellas empresas emergentes que se perfilan como las más prometedoras. Entre las participantes está Konecto, dedicada a la tecnología educativa.

Sus fundadoras: Fernanda Sacoto, Andrea Ponce y Vanessa Rocha cuentan que estudiaron, en la Universidad de Guadalajara, la maestría en tecnologías para el aprendizaje y ahí aprendieron cómo funcionan los sistemas virtuales, pero también sus limitaciones. “Quisimos entonces desarrollar esta idea de Grupo Konecto, para enfocarnos en crear entornos virutales de aprendizaje que satisfagan las necesidades del usuario final”.

Sacoto explica que primero analizan la forma de aprender de los participantes en los cursos. “Todos aprendemos diferente, algunas personas son más visuales, otros más auditivos, así que primero determinamos eso y luego dividimos los estilos de aprendizaje. Si tú eres más visual y otra persona es más relfexiva, a ti te van a llegar más cosas prácticas y a ella más de lectura, de investigación”.

Las jóvenes comentan que este es su tercer año participando en Campus Party, pero el primero como startup.

“Hemos venido otras ediciones a ver, a escuchar, dice Ponce, pero ahora nos pusimos las pilas para estar ya como star up, y lograr más visibilidad,  generar contactos, y sí ha sido muy interesante, ya tenemos un contacto de una empresa que tiene una aplicación para ubicar posibles consumidores, y pues vamos a ver qué hacemos con ellos”, relató.

Y es que éste, coinciden los asistentes, es un lugar para escuchar a los expertos en tecnología, innovación y emprendimiento, pero, sobre todo, es un espacio para intercambiar ideas y hacer contactos.

Así lo dice también, Raúl Martín, director general de Jalisco Campus Party: “pasa que campuseros arman su empresa en el hackathon, les va bien y vienen después para ser inversionistas en otros proyectos. Hay mucho ciclo en ese sentido. Tenemos, por ejemplo, un chico que se llama Moisés Briseño, nosotros le llamamos el campusero inversionista, él el año pasado le dio 200 mil pesos a otro chico para que pudiera desarrollar su proyecto”.

A nivel de mentorías también se genera un apoyo importante. Aristóteles Sandoval comenta que cada edición de Campus Party va creciendo porque “los chavos que ya participaron antes se vuelven mentores de los nuevos, y la curva de aprendizaje se reduce, no es que se eviten fracasos, porque no estamos en contra de eso, que también sirve para aprender, pero aquí unos aprenden de otros para acelerar el proceso”.

En cuanto a la oportunidad de conocer experiencias valiosas, los participantes de este Campu Party pudieron escuchar a conferencistas como: Steve Wozniak, creador de Apple I; al reconocido científico y artista digital austriaco, Horst Hörtner; a Samantha Chiang, gerente internacional de Ventas y Logística de LiminAID y a Julián Ríos, CEO de Higia Tech, quien con 17 años diseñó un brasier que, a través de sensores e inteligencia artificial es capaz de diagnosticar el cáncer de mama, entre otros. 

Uno de los stands con mayores visitantes fue el del Gobierno de Jalisco, donde la agenda de conferencias se alargó más allá de la media noche. Ahí estuvieron, por ejemplo, diez jóvenes mexicanos, creadores de startups, que tuvieron una estancia de nueve meses en Sillicon Valley. Desde el panel, los jóvenes platicaron sus experiencias y dieron tips a los asistentes, como: primero sean capaces de vender su producto o servicio, así será más fácil conseguir inversionistas en Estados Unidos, de lo contrario te ven como otra buena idea más.

El consejo se queda ahí, flotando en la mente de los campuseros, que se lanzan por otros tips, por más contactos, para montar su empresa, para un día estar en una estancia en Sillicon Valley y regresar luego acá a mentorear a otros jóvenes.

Close
Comentarios