Rellenarán el Paso Exprés, pero el vacío queda dentro del hogar de la familia Mena

Juan Mena López y Juan Mena Romero, padre e hijo, fallecieron al caer su vehículo en un socavón del Paso Exprés de Cuernavaca. "Si las autoridades hubieran actuado... los dos se habrían salvado, pero hubo negligencia", acusan sus familiares.

familia mena paso expres cuernavaca
Cuartoscuro Archivo

Juan Mena López y Juan Mena Romero, las dos personas, padre e hijo, que fallecieron el pasado 12 de julio, al caer su vehículo en un socavón del Paso Exprés de Cuernavaca, compartían prácticamente todo: vivienda, gasto familiar, trabajo, y particularmente el “sueño” de ver a los dos hijos de 6 y 4 años que Juan chico había procreado y que, aún sin vivir con ellos, siempre estaba al pendiente de los niños.

Este viernes, 14 de julio, 60 horas después de que ambos partieran, los dos niños de Juan hijo deambulan por el patio de la humilde casa familiar, entre sillas plásticas y restos de flores y velas que una noche antes rodearon los féretros de su papá y su abuelo.

Dentro de la vivienda, en donde las lámparas permanecen apagadas a pesar de la poca luz de día que dejan pasar las ventanas, está Adela, esposa y madre de las dos víctimas, “devastada”, sin poder levantarse.

Juan Mena Romero, fallecido el pasado 12 de julio

Fuera, en el patio, con los niños, están Sonia, hija y hermana de las víctimas, y Adelia, expareja de Juan hijo y madre de sus dos pequeños, ambas jóvenes de 32 años, quienes van de la tristeza a la rabia, una y otra vez, al intentar describir el “vacío” que socava la casa familiar, ubicada al fondo de una calle de terracería enmarcada por dos calles pavimentadas, en la colonia El Capiri, del municipio Emiliano Zapata, Morelos.

Para explicar ese vacío, ambas describen lo que antes llenaba el hogar.

“La vida de mi papá era trabajar –narra Sonia–, desde temprano salía de la casa para su trabajo, y regresaba a las 6 o 7 de la noche, todos los días. Ese era su día a día, pero la gran pasión deportiva de mi papá era el ciclismo, entonces, él encantado de la vida se iba a su trabajo en bici y se regresaba en la bici… esa era su pasión”.

Juan Mena López tenía 56 años al morir, había criado a sus dos hijos hasta verlos llegar a adultos, y a ambos los tenía aún bajo su techo. Por eso, explica Sonia, ahora “su sueño de mi papá era ver por sus nietos”, la niña de 6 y el niño de 4 años.

“Su sueño era ver sus logros. Sus nietos eran su orgullo, y su sueño era verlos crecer, verlos terminar su carrera”.

A su vez, remata, “la pasión de mi hermano (de 36 años al fallecer) era la motocicleta, y entonces, cada quien solía irse por su lado a trabajar”.

Padre e hijo compartían prácticamente todo, excepto el trayecto al trabajo, aún laborando ambos para la misma bodega de pollo. Pero el pasado 12 de julio, debido a la lluvia matutina, ambos decidieron partir juntos en el auto familiar, y usar el Paso Exprés de Cuernavaca, vía rápida apenas inaugurada 98 días antes —el 5 de abril de 2017—, y que costó más de 2 mil 200 millones de pesos.

Según la versión de las autoridades, las lluvias y la acumulación de basura provocaron una oquedad debajo de la vía, cuyo concreto se venció al paso del vehículo en el que viajaban padre e hijo, cayendo éste a una profundidad de cinco metros.

El hecho ocurrió cerca de las 5:00 horas, y sólo hasta las 15:25, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, anunció a través de Twitter que ya habían sido recuperados los cuerpos de los dos tripulantes. El rescate tomó 10 horas.

Adelia es la mamá de los dos niños de Juan hijo y, sentada junto a Sonia, toma la palabra.

“Si las autoridades hubieran actuado en el momento –explica–, los dos se habrían salvado… pero hubo negligencia, y eso ha dejado a dos niños sin padre. Él veía a los niños casi diario, estaba al pendiente de ellos, jugaba con ellos, y se esforzaba por ir a recogerlos a la escuela. En ese sentido siempre fue un padre responsable. Y ahora sólo queda el vacío”.

Adelia agrega que después de caer al socavón, las víctimas pidieron ayuda inmediatamente. Hicieron dos llamados telefónicos.

“Ahora estamos solos, porque ya no hay a quién hablarle para que responda por los niños, ni por mí… Mi niño tiene cuatro años, mi niña tiene seis, y ella me dice ‘mamá, ¿por qué si sólo tengo seis años, ya no tengo papá? ¿Por qué no a hasta los 20 o hasta los 30 años?’… No lo sé, no sé qué decirle”.

Además de negar que las autoridades, federales o estatales, se hubieran acercado a la familia para ofrecerles apoyo, Adelia también rechaza otra versión difundida en días pasados por algunos medios de información, según la cual la familia no exigía ninguna indemnización económica, lo cual es falso.

“Lo que quiero para mis hijos es justicia, y una indemnización, una pensión, porque su papá era el que los mantenía, les pagaba la escuela, nos ayudaba económicamente, porque aunque yo ya no vivía con él, Juan siempre estuvo al pendiente de nosotros”.

Sonia, además, denuncia que hasta este 14 de julio, las autoridades tampoco le habían presentado a la familia los resultados de la necropsia realizada a los cuerpos de su padre y de su hermano.

Paradójicamente, para el momento en que la familia Mena denunciaba que las autoridades no les habían proporcionado los resultados forenses, éstos ya habían sido filtrados a la prensa y divulgados, incluyendo detalles como el número de minutos que padre e hijo permanecieron vivos, atrapados dentro de su vehículo, y el tipo de lesiones encontradas en sus cuerpos.

Sonia detalla el tipo de daños que ella y su familia han sufrido, derivados no sólo del deceso de sus seres queridos, sino también del manejo informativo que han dado las autoridades a este caso.

“Este trágico suceso –afirma– marcó de por vida a nuestra familia, y ni con todo el dinero del mundo podrían reparar ese daño, pero reitero: quiero justicia. Y hasta el día de hoy circula en los medios que supuestamente se nos ha dado apoyo por parte de las instancias que corresponden, que son el gobierno federal y estatal, algunos medios de comunicación incluso han manejado cifras del apoyo que supuestamente hemos recibido, pero la familia Mena no ha recibido ni un apoyo. Ninguna institución se ha acercado. No hemos recibido nada: ni una llamada, ni una carta, ni una visita. Nada. Absolutamente nada”.

Juan Mena López

La única autoridad que les ha brindado apoyo, para los actos fúnebres, fue el ayuntamiento de Emiliano Zapata, su municipio de residencia.

“Todos estamos enfrentando un daño psicológico –continúa–: los niños preguntan por el abuelito, preguntan por el papá, hay un daño irreparable emocionalmente hablando. Y económicamente también, porque mi papá y mi hermano eran el sustento de la casa, y de los niños, que están en la escuela. Económicamente dependíamos de ellos cuatro personas: los dos niños, mi mamá y yo”.

Aunque Sonia habla en todo momento con coraje, con indignación evidente, este estado de ánimo se exacerba cuando da cuenta del dolor particular por el que atraviesa su madre.

“Mi mamá tiene 52 años, y está devastada, porque se le fueron su esposo y su hijo, y para ella, por ejemplo, el hecho de levantarse hoy… –Sonia hace una pausa en busca de las palabras que expresen lo que ella desea, pero no las encuentra– Se siente un vacío en la casa. Es muy difícil para ella no ver a su hijo, no ver a quien fue su esposo por décadas… ellos, antes de irse a trabajar, se despedían de mi mamá todos los días. Ahora ella está devastada”.

Las autoridades anunciaron que las obras para rellenar el socavón del Paso Exprés concluyen en dos días más. El vacío, sin embargo, se queda.

Close
Comentarios