CDMX elimina delito de alienación parental, usado para quitar la patria potestad de los hijos

Tras el caso de la madre en Magdalena Contreras que acusó abusos del progenitor de sus tres hijos, y que aún así perdió la patria potestad al ser hallada culpable de "alienación parental", las autoridades eliminaron esa figura de su definición legal de violencia familiar.

judicial magdalena contreras cdmx
Cuartoscuro Archivo

El pasado 7 de junio, una madre de familia radicada en la delegación Magdalena Contreras decidió quitarle la vida a sus tres hijos y luego suicidarse, después de que el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal la hallara culpable de “violencia familiar”, en su modalidad de “alienación parental”, y le retirara la patria potestad de los menores.

Durante los seis años previos, esta madre de familia había promovido diversas denuncias en contra del progenitor de los menores, al que acusaba de agredir sexualmente a los tres niños. Como prueba, la madre contaba con el testimonio de uno de los menores, así como diversos dictámenes del DIF que confirmaban los abusos sexuales perpetrados por el papá.

Pese a ello, el TSJDF decidió ignorar tanto el testimonio del menor agredido sexualmente, como las conclusiones del DIF, y ordenó a la madre de familia que entregara a los tres niños al progenitor o sería ella la que terminaría en la cárcel.

Ante este escenario, el de perder a sus hijos entregándolos a un presunto pederasta y el de perder la libertad, la madre de familia mató a los menores mediante una sobredosis de fármacos y luego se suicidó.

Casi dos meses después de estos hechos, el pasado 1 de agosto, las autoridades capitalinas decidieron eliminar la “alienación parental” de su definición legal de “violencia familiar”, de tal forma que esta figura nunca más pueda ser usada como pretexto para separar a una madre o padre de sus hijos, ni para que los agresores eludan denuncias sobre verdadera violencia familiar.

La medida, sin embargo, llega tarde para la familia que en junio pasado fue hallada sin vida en Magdalena Contreras.

Tal como establecía el artículo 323 Septimus del Código Civil de la Ciudad de México, derogado el pasado 1 de agosto, se entendía por “alienación parental” cuando un integrante de la familia “transforma la conciencia de un menor, con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con otro de sus progenitores”, acción que se castigaba suspendiendo la patria potestad del agresor sobre el menor.

Contrición

En el caso de esta familia, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal no fue la única institución omisa.

Los dictámenes elaborados por el DIF, en los que se confirmaba la existencia de “riesgo para el bienestar de las personas involucradas, principalmente para el menor, quien mencionó haber sido abusado sexualmente por su progenitor”, también fueron ignorados por la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos Sexuales, de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Aún cuando la PGJDF contaba con estos dictámenes desde 2012, nunca procedió penalmente en contra del presunto pederasta.

Entrevistada por Animal Político hace dos meses, Alicia Rosas Rubí, entonces titular de dicha fiscalía, explicó que el dictamen del DIF era “sólo una opinión” y que el personal de la Procuraduría de Justicia también había realizado un “peritaje” con el que se descartó cualquier forma de abuso sexual.

Tal como informó Rosas Rubí, la PGJDF descartó el presunto abuso sexual tras someter al menor a un peritaje psicológico. La funcionaria informó también que la PGJDF destina en promedio dos sesiones para un peritaje de esta naturaleza.

Cabe destacar que el dictamen del DIF, en el que se confirmaron las agresiones sexuales contra uno de los tres menores por parte de su papá, se realizó a partir de 17 sesiones de acercamiento, 12 con el niño agredido y cinco con el presunto agresor.

A pesar de contar con estos dictámenes desde el año 2012, la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México nunca investigó la responsabilidad penal del progenitor, como presunto agresor sexual de su hijo menor de edad, y por el contrario, difundió públicamente la versión de que el papá era totalmente inocente, y que las acusaciones en su contra eran inventos de la madre.

Luego de que Animal Político dio a conocer que la PGJDF contaba con estos dictámenes del DIF, y que los mantuvo archivados por cinco años, Alicia Rosas Rubí fue removida del cargo de fiscal Central de Investigación de Delitos Sexuales de la Ciudad de México, el pasado 15 de agosto.

Close
Comentarios
  • Edgard Perez R

    Las acusaciones de abuso sexual por parte del padre carecen de fundamento por el simple hecho de que decía la tal Mireya que tales abusos ocurrieron dentro del Centro de Convivencias lo cual es completamente inverosímil ya que siempre hay mucha gente en dichos centros, además el personal del propio centro siempre está vigilando a los convivientes y además hay cámaras de circuito cerrado. Es prácticamente imposible que ocurra un evento así en un centro de convivencias. Por otra parte es de todos conocido las porquerías de evaluaciones que hacen en el DIF, el DIF NO cuenta con peritos, los peritos deben estar adscritos a los juzgados o al ministerio público, además de que un perito debe tener la especialidad en psicología forense o psicología criminal, no cualquier psicólogo está capacitado (y menos del DIF, me consta) para emitir un dictámen. ¿Por qué se empeñan en distorsionar la información de este trágico caso? ¿Algún grupo feminista radical como ADIVAC (que se empeña en convertir UNA ASESINA en una heroína) pagó por esta publicación?

  • Andres

    Fiscal Alicia Rosas Rubí, hija de tu putamadre corrupta de mierda, hasta donde llegó tus pendejadas, por dinero culpabas a inocentes y exoneradas a delincuentes, hija de tu reputisima madre, ojalá te saquen los ojos y te quemen a ti y toda tu familia vivos. Esos funcionarios corruptos de mierda son los cuates de Mancera de la misma escuela cagada llamada PGJDF.