¿Por qué se han hecho socavones en la Ciudad de México? Un experto del IPN lo explica

El especialista del IPN indicó que a pesar de que existen altos riesgos de que aparezcan más socavones, no hay posibilidad de que la ciudad colapse.

Socavon
En fechas recientes se han registrado varios socavones en la Ciudad de México. Cuartoscuro

El crecimiento de la población, la sobreexplotación de mantos acuíferos y la presión que esta combinación provoca sobre el subsuelo a las tuberías son los factores que han provocado un aumento en la aparición de socavones y grandes oquedades en calles de la Ciudad de México.

“Lo que provoca el hundimiento de la ciudad es la sobreexplotación de agua y el quebrantamiento de la arcilla, que al ocasionar presión en las tuberías hace vacíos que con el paso del tiempo se convierten en socavones y daños en la estructura de unidades habitaciones”, detalló Miguel Castillo Cruz, experto en mecánica de suelos y vías terrestres de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Añadió que “lo que sucede es que con la sobreexplotación de agua del subsuelo se reseca y se fractura la arcilla, cuando llega el agua, de lluvia o de fugas en la tuberías, ablanda y provoca el asentamiento”, expresó.

No obstante, el especialista refirió que a pesar del hundimiento, la Ciudad de México no corre el riesgo de colapsar y se podrán seguir con las obras planeadas como la construcción de más líneas del Metro, puentes y pasos a desnivel.

El IPN dio a conocer que además de las afectaciones en la estructura de calles y avenidas, también ha sufrido daños casas, edificios, el Metro y las Centrales Camioneras.

Una de las acciones preventivas, señaló el experto, ha sido reparar las fugas de las tuberías, sobretodo de drenaje, y estabilizar el vacío que ha provocado la extracción de agua del subsuelo y el movimiento de la arcilla que estaba seca y al mojarse provoca asentamientos irregulares.

“Ha sido del conocimiento, no solo de las autoridades, sino de particulares que algunas estructuras requieren ser atendidas para que no puedan tener un riesgo mayor durante la presencia de un sismo, por ejemplo”, explicó el ingeniero.

El experto rechazó que la Ciudad de México se pueda colapsar por el hundimiento que registra, pues comentó que desde la época de la Revolución hasta nuestros días se registra un hundimiento de 13 metros y se espera que “para el 2100 llegaremos asentarnos 27 metros”, informó.

Subrayó que en promedio la Ciudad de México se hunde cada año de 15 a 20 centímetros, pero no es parejo en algunas zonas es más que en otras, porque recordó que la capital está asentada en una zona lacustre.

Close
Comentarios