Helipuerto ilegal que dañó edificios en la Condesa ya tenía multa y orden de demolición

El Invea determinó que en la Condesa no existe uso de suelo para el helipuerto por lo que había pedido una calendarización para demolerlo.

helipuerto
Parte de la estructura del helipuerto en Nuevo León 238. Paris Martínez

El helipuerto construido ilegalmente en el edificio ubicado en Nuevo León 238, en la colonia Condesa –que durante el sismo del 19 de septiembre sufrió daños estructurales graves, y también afectó los edificios de departamentos aledaños–, debió ser demolido desde febrero pasado, tal como lo ordenó el Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (Invea).

Sin embargo, esta orden de la autoridad no fue acatada y, por el contrario, la empresa propietaria del inmueble promovió un recurso ante el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México.

De acuerdo con el catálogo de Aeródromos y Helipuertos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el helipuerto de Nuevo León 238 está a nombre de la empresa Helipuertos de Puebla SA de CV, aunque no cuenta con autorización para operar.

La empresa que construyó el helipuerto (sin contar con ningún permiso de las autoridades) fue creada el 31 de octubre de 2013 y tiene como socios a Hugo Hernández Pérez y Rosalba Cisneros Cordero. Datos del Registro Público de la Propiedad ubica como administradores generales a Julián Manuel Ventosa Aguilera y Julián Ventosa Tanus.

Tal como consta en la resolución del Invea, fechada el 17 de febrero de 2017, este helipuerto fue construido en una colonia donde este uso de suelo está totalmente prohibido, sin contar con los permisos respectivos tanto de la delegación Cuauhtémoc, como de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

De hecho, vecinos de los edificios aledaños –que debieron abandonar sus viviendas tras el sismo, por el riesgo de que el helipuerto se desplome– denunciaron que la base para helicópteros se construyó de noche, y durante los fines de semana, entre noviembre de 2016 y enero de 2017.

Por ello, en febrero, el Invea dio tres días a la empresa Helipuertos de Puebla SA de CV para pagar la multa correspondiente y presentar una calendarización para la demolición, y efectuar los trabajos correspondientes o, de lo contrario, se denunciaría ante la Procuraduría General de Justicia a los propietarios, por “la posible comisión del delito de desobediencia y resistencia de particulares”.

El helipuerto, sin embargo, sigue ahí, ahora montado sobre un edificio fracturado por el mismo peso de la estructura metálica.

Cálculos de los vecinos estiman que alrededor de 50 familias tuvieron que abandonar sus viviendas, ante la amenaza de que el edificio con el helipuerto se desplome sobre ellos.

Animal Político solicitó una entrevista con Julián Ventosa, administrador general de Helipuertos de Puebla SA de CV, para conocer su postura en torno a la situación legal del helipuerto de Nuevo León 238, así como en torno a las familias de los edificios aledaños, que debieron abandonar sus viviendas tras el sismo; sin embargo, su oficina informó que se encuentra fuera del país y será hasta la próxima semana cuando atienda la petición.

De acuerdo con el sitio del Grupo JV, al que pertenece Helipuertos de Puebla SA de CV, este grupo cuenta con cinco torres para oficinas, tres plazas comerciales y cuatro conjuntos residenciales en Puebla y  San Andrés Cholula.

En la ciudad de Xalapa, en el estado de Veracruz, también edificó dos torres de oficinas, una plaza comercial en Mocambo y un conjunto residencial en Boca del Río.

Te recomendamos ver los videos donde los vecinos explican los daños a sus inmuebles por el helipuerto ilegal:

Close
Comentarios