La historia de cuatro panaderos mexicanos que ayudaron a damnificados por Harvey en Houston

Los nombres de los panaderos no han sido difundidos, ya que “ellos dicen una y otra vez: 'nosotros sólo hicimos lo que sabíamos hacer, para ayudar a la gente'”.

La historia de cuatro panaderos mexicanos que ayudaron a damnificados por Harvey en Houston
Los cuatro mexicanos han horneado pan para entregarlo a las vìctimas que ha dejado la tormenta Harvey, en Houston, Texas. Especial

Todo comenzó el pasado 26 de agosto, el mismo día que la tormenta Harvey tocó Tierra en Texas con vientos de hasta 215 kilómetros por hora. Ese día, cuatro panaderos mexicanos se quedaron atrapados en el interior del negocio en el que trabajan, una sucursal de la cadena de panaderías El Bolillo, ubicada en Houston.

Las inundaciones provocadas por Harvey impidieron que los mexicanos pudieran salir del lugar durante dos días.

Al verse atrapados en su trabajo, los panaderos mexicanos pensaron en cómo ayudar a las víctimas de la tormenta y utilizaron las dos toneladas de harina para hornear pan dulce, el cual sería repartido entre los damnificados, una vez que ellos pudieran salir de la sucursal de El Bolillo.

Finalmente, el 29 de agosto pasado, los cuatro panaderos fueron rescatados y el producto de dos días de trabajo sin descanso se entregó entre los afectados por el huracán Harvey.

No obstante, la historia no acabó ahí. Tras ser rescatados, los panaderos fueron a sus casas, las cuales fueron seriamente afectadas por la tormenta.

Luego de enterarse de la labor humanitaria que realizaron los panaderos, habitantes de Houston participaron en una colecta para ayudar a los mexicanos y en un solo día reunieron 5 mil dólares, que serán entregados a esos cuatro connacionales.

“Nuestros empleados perdieron autos, hogares y pertenencias”, señala la convocatoria de la colecta, la cual se realizó a través de la plataforma gofoundme.com, donde se explica que los fondos que se reúnan serán destinados para “ayudarlos a reconstruir sus vidas”.

Aunque la sucursal de El Bolillo ha permanecido cerrada, debido a los daños causados en la zona, se detalló que los panaderos “han continuado trabajando para hacer pan para la gente necesitada”.

Junto a las donaciones, en redes sociales también se han expresado cientos de personas de origen estadounidense, quienes agradecen y apluaden el gesto de los cuatro trabajadores que se habían quedado atrapados.

“Ustedes son inspiradores. Puede que estén amargados por los cantos de ‘construyan el muro’ de esos cobardes racistas pero, verdaderamente, su hermoso y generoso espíritu ha prevalecido”, señala uno de los mensajes.

Otro, firmado por Donna Zsoldos, destaca: “Muchas gracias por ir más allá, y más allá. Ustedes son realmente individuos excepcionales. Quiero disculparme por las horribles palabras emitidas por el tipo en la Casa Blanca. ¡Estoy realmente avergonzada de él!”

Aunque la colecta fue emprendida por el dueño de la panadería, , Kirk Michelis, en realidad no fue idea suya, sino de un habitante de Cincinnati, que se comunicó con El Bolillo para saber si aceptaban pagos electrónicos, ya que, como señaló esta persona en su mensaje “acabo de leer una historia acerca de su generosidad, y quisiera donar para ayudarlos con sus pérdidas. Sus actos de humanidad son a lo que aspiramos, y lo que anhelamos. Si existe otro medio para donar, déjenme saberlo o, incluso, puedo enviarles un cheque”.

Desde que la colecta inició, la gran mayoría de las donaciones que se han registrado van de 5 a 50 dólares, pero también hay algunas de 500 dólares, de personas de todo Estados Unidos.

Los nombres de estos trabajadores no han sido difundidos, ya que, como explicó la misma panadería a través de sus redes sociales, “ellos dicen una y otra vez: ‘nosotros sólo hicimos lo que sabíamos hacer, para ayudar a la gente’. Son personas increíbles y estamos orgullosos de ellos”.

Close
Comentarios
  • Rafael Toscano

    Dios les llene de bendiciones, desde Yakima WA les mando mis mejores deseos para que en su vida les vaya bien…