Michael Bennett, jugador de la NFL, denunció que policías lo amenazaron por su color de piel

Michael Bennett, jugador de la NFL, denunció que policías de Las Vegas lo encañonaron y lo maltrataron sólo por el color de su piel.

Michael Bennett
Michael Bennett, jugador de los Seattle Seahawks, narró su experiencia de uso excesivo de la fuerza de la policía de Las Vegas en contra de él. AFP

Michael Bennett, jugador defensivo de los Halcones Marinos de Seattle de la NFL, denunció que el pasado 26 de agosto fue víctima de brutalidad policiaca en Las Vegas, y acusó que los agentes le apuntaron a la cabeza sólo por ser un hombre negro”.

Bennett publicó una carta en Twitter, en la que narró que al salir de la pelea de box entre Floyd Mayweather y Conor McGregor escuchó unas detonaciones y corrió, hasta que un oficial lo detuvo violentamente.

El sábado 26 de agosto de 2017 estuve en Las Vegas para presenciar la pelea entre Mayweather y McGregor en mi día de descanso. Después de la pelea, cuando iba en camino a mi hotel, se escucharon como disparos, como muchas personas en la zona, me alejé buscando un lugar seguro. La policía de Las Vegas me separó y me apuntaron con sus armas simplemente por ser un hombre afroamericano que estuvo en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Un oficial me ordenó que me pusiera contra el piso, al hacer esto, cumpliendo con la orden de no moverme, me puso la pistola cerca de la cabeza y me dijo que si me movía “me volaría la maldita cabeza”. Aterrorizado y confundido, un segundo oficial llegó y puso su rodilla en mi espalda, dificultando mi respiración. Luego me esposaron tan fuerte que perdí la sensación de mis dedos.

El uso excesivo de fuerza de los oficiales fue inaguantable, me sentí indefenso al estar esposado en el piso y con la posibilidad de que me mataran. Todo lo que pensaba es que “la única razón por la que voy a morir es porque soy afroamericano y mi color de piel es una amenaza de algún modo. Mi vida pasó frente a mis ojos y pensé en mis hijas. ¿Jugaría de nuevo con ellas? ¿Las vería tener hijos? ¿Podría besar una vez más a mi esposa y decirle que la amo?

Le volví a preguntar a los oficiales qué había hecho, y les recordé que tengo derechos y tenían que respetarlos. Los oficiales me ignoraron y me dijeron que me callara, me pusieron atrás de una patrulla en donde permanecí lo que me pareció una eternidad hasta que se percataron que no era un delincuente, un criminal o un ordinario afroamericano, sino que era Michael Bennett, el famoso jugador de futbol americano. Tras confirmar mi identidad me dejaron ir sin justificación de su conducta abusiva.

Siempre he estado convencido que protestar o alzar la voz por la justicia es simplemente hacer lo correcto, es un hecho innegable y la razón por la que, antes de cada juego, me siento durante el himno: porque la equidad no existe en este país y no importa cuánto dinero tengas, cuánto dinero retribuyas, cuando te ven como un “negro” (“Nigger”), serás tratado de esa forma.

El sistema me falló, puedo imaginar lo que sintieron Eric Garner, Michael Brown, Trayvon Martin, Tamir Rice y Charleena Lyles.

El jugador explicó que contrató a un abogado en Oakland para que investigue las opciones legales para levantar una demanda por la violación a sus derechos constitucionales.

Bennett apoyó la idea de Colin Kaepernick, exquarterback de los 49ers de San Francisco, de protestar por la brutalidad policiaca al hincarse durante el himno nacional y comenzó a hacerlo durante la pretemporada de 2017 y pidió que los jugadores de raza blanca se unieran a las manifestaciones.

Close
Comentarios