Caballos y mulas, los otros brigadistas de cuatro patas que ayudaron en Juchitán luego del sismo

Caballos, mulas y burros han sido parte fundamental para la remoción de escombros y reconstrucción en Juchitán, tras el sismo del 7 de septiembre.

Caballos y mulas, los otros brigadistas de cuatro patas que ayudaron en Juchitán luego del sismo
Los cuadrúpedos son empleados para jalas las carretas donde se depositan los escombros. Jaime Vásquez / UNAM

Durante los pasados sismos, Frida se convirtió en el emblema de los rescatistas de cuatro patas; sin embargo, no sólo los perros jugaron un papel importante después de la tragedia, en Juchitán, Oaxaca, los caballos, mulas y burros fueron fundamentales para la remoción de escombros.

Los équidos han ayudado desde el pasado 7 de septiembre, cuando el primer sismo devastó Juchitán y otras poblaciones de Oaxaca, en los trabajos de remoción de escombros, ya que son utilizados para mover las carretas con los restos de casas.

Es por eso que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, junto al Programa Donkey Sanctuary y la organización World Horse Welfare, ha brinado apoyo médico para estos animales de carga.

Eduaro Santurtún Oliveros, académico de la UNAM, señaló que principalmente los caballos son empleados en esta comunidad para guiar carretas con basura y luego del desastre han sido empleados en los trabajos de reconstrucción y de retiro de escombros y material de construcción.

“A la fecha, hemos llevado a la localidad médicos veterinarios que han atendido a 554 caballos, mulas y burros por tener heridas anteriores al sismo, ocasionadas por el sistema de carga que se emplea”, explicó.

Leer también: Los periquitos, el medio de transporte que mantiene a Juchitán en movimiento tras el sismo

Los expertos han detectado un mal sistema de arneses para jalar las carretas, y ahora se busca trabajar con los propietarios para enseñarles la mejor manera de llevar a cabo esta labor.

La intención de los universitarios es diseñar estrategias para que la ayuda que se brinda tenga un impacto mayor, pero cuidando la sustentabilidad, el bienestar de los animales y la relación adecuada de éstos con las personas.

“Los équidos son empleados en la etapa de reconstrucción y queremos que se haga un buen manejo de ellos para que gocen de salud y bienestar”.

El también director interino regional de las Américas de la Donkey Sanctuary indicó que no sólo pretenden ayudar en las brigadas, sino lograr que el conocimiento compartido derive en proyectos sustentables, con impacto económico y social en las comunidades afectadas, porque los équidos no sólo brindan apoyo en estos momentos, también son indispensables en el trabajo cotidiano.

Te puede interesar: Juchitán, la ciudad más afectada por el sismo que dejó 65 muertos

Desde 1984, cuando inició el Programa Donkey Sancuary-UNAM en la FMVZ, se labora en la atención y bienestar de équidos de trabajo, por lo que después de los sismos los universitarios se comunicaron con los coordinadores de los proyectos en Xochimilco, Puebla, Morelos, Ciudad de México y Oaxaca, a fin de evaluar qué tanto fueron afectados.

“No hubo muchos casos, pero detectamos que si bien los équidos no fueron dañados, sí son utilizados para formar parte de las brigadas, de ahí nuestro interés en que lo hagan en las mejores condiciones”, reiteró.

Close
Comentarios