Sismos y tormentas dañaron 869 obras hidráulicas; reparación pendiente costará 800 mdp: Conagua

La Conagua detalló que hasta el momento han logrado reparar 700 de las 869 obras hidráulicas que resultaron con afectaciones.

conagua
Cuartoscuro

Los sismos del pasado 7 y 19 de septiembre, además de las tormentas “Lidia”, “Katia” y “Max” causaron durante septiembre daños a 869 obras hidráulicas en nueve estados, de las cuales 700 ya han logrado ser reparadas o sustituidas, indicó este jueves  el director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra.

Para hacer las reparaciones pendientes, estimó el funcionario, se requiere un presupuesto de 800 millones de pesos, la mitad de esa cantidad para obras ubicadas en el Valle de México.

Se han restablecido los servicios de agua potable en un 94% de las zonas afectadas por cinco fenómenos durante este mes, explicó.

Tres ciclones tropicales que entraron al país causaron afectaciones a más de siete millones de habitantes en el suministro de agua potable, en los estados de Baja California Sur, Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla, Veracruz y en la Ciudad de México, detalló Ramírez.

En el caso de la capital del país, Ramón Aguirre Díaz, titular del Sistema de Aguas local, destacó que con el sismo del 19 de septiembre hubo 20 fugas en los acueductos Chalco- Xochimilco y Xochimilco, se cayeron 21 transformadores en las instalaciones de agua potable, y 15 transformadores del sistema de drenaje.

Indicó que se quemaron 42 bombas, hubo 22 fugas en las redes primarias de distribución, se dañaron dos colectores,  y hubo fisuras en las cuatro plantas de tratamiento, entre otras afectaciones.

En su oportunidad, el vocal ejecutivo de la Comisión de Agua del Estado de México, José Manuel Camacho Salmón, mencionó que se declararon 12 municipios de la entidad zona de desastre, entre ellos, Nezahualcóyotl, Amecameca y Tepetixtla.

En esos municipios, comentó, hubo diversas afectaciones, como rupturas de tuberías, fisuras en los tanques de almacenamiento, así como también dislocamientos de la infraestructura hidráulica, y rupturas de líneas de conducción por deslaves.

Comentó que la población afectada en el caso de Nezahuacóyotl fue una cifra de casi 480 mil habitantes; actualmente se tiene 67 mil 400 habitantes que todavía no reciben agua, pero se sigue abasteciendo con pipas, dijo.

Con información de Notimex y Reforma (suscripción necesaria) 

Close
Comentarios