Un edificio al punto del colapso impide a 105 familias regresar a sus departamentos

Los vecinos de los edificios aledaños al de Paseo del Río 10 esperan la demolición de éste inmueble, pues hasta que eso no suceda no podrán volver a sus edificios, que albergan 81 departamentos.

edificio
El edificio de Paseo del Río, número 10, debe ser demolido. Google Maps

Los daños que sufrió el edificio de nueve pisos de la calle Paseo del Río, número 10, en la colonia Paseos de Taxqueña, fueron tan graves que debe ser demolido. 24 familias dejaron sus casas desde el 19 de septiembre. Sin embargo, el riesgo de colapso de ese inmueble provocó que los cuatro edificios aledaños con 81 departamentos también fueron evacuados.  

Los habitantes de los departamentos que no están dañados podrán regresar hasta que el edificio afectado sea demolido. Pero, a casi un mes del sismo, el gobierno de la Ciudad de México no les ha informado el procedimiento, ni la fecha en que sucederá y si implicará un costo para los dueños de cada departamento.

“Exigimos claridad porque no nos resuelven. Estamos en total incertidumbre. No sabemos cuáles van a ser los apoyos, cuándo van a demoler, qué va a pasar”, reclama Rodrigo Ruiz, representante del edificio de Paseo del Rió 10, construido en 1984.

Felipe González vivía a lado del edificio que será demolido. Desde el sismo tuvo que abandonar su departamento y vivir en casa de su suegro, cerca de la autopista hacia Cuernavaca, aunque él trabaje en Santa Fe. Todos los días hace tres horas de camino.

Aunque su edificio resistió el temblor, no podrá regresar hasta la demolición del edificio vecino. Un problema desencadenó más y, hasta el momento, ninguna autoridad resuelve algo. El delegado de Coyoacán, José Maldonado, es el único que ha hablado con los vecinos, pero la solución no está en su competencia, según les ha dicho.

De acuerdo con el Reglamento de Construcciones de la Ciudad de México, los propietarios deben tramitar una “licencia de construcción especial para demolición”. Esto les costaría 15 pesos por cada metro cuadrado, según establece el Catálogo único de trámites local.

Sin embargo, los propietarios del edificio número 10 de Paseo del Río no han sido informados de esto. Tampoco si el gobierno capitalino tiene algún plan para que los propietarios no paguen por la demolición. El delegado Maldonado les ha dicho que no pagarán, pero “no nos lo han asegurado por medio de escritos”, dice Rodrigo.

La posibilidad de los vecinos costear la demolición y reconstrucción es baja. Rodrigo, por ejemplo, compró su departamento por 2 millones 200 mil pesos hace apenas dos años y aún está pagando la hipoteca. Para otras 24 familias que ya los habían pagado eran su patrimonio y ahora se quedaron sin nada.

Ahora, él y sus vecinos, tienen la incertidumbre de qué pasará con la demolición y la posibilidad de una reconstrucción. “Va a pasar el tiempo y no queremos que nos pase como a muchos del sismo del 85, que vivieron en campamentos y apenas les entregaron departamentos”, dice.

Se acercó al módulo de la Sociedad Hipotecaria Federal que ofrece dos tipos de apoyo: para reparar los inmuebles catalogados como verde o naranja, es decir, que pueden se habitables con arreglos o para reconstrucción. Este último sería la mejor opción, pero sólo pueden acceder a él los propietarios del terreno. En este caso, las 24 familias son propietarias de su departamento, pero no del terreno total y por lo tanto, le negaron la posibilidad de acceder a este esquema de ayuda.

Las demoliciones paso a paso

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, informó el pasado 3 de octubre que sólo por demoler los edificios colapsados y el manejo del cascajo costaría 2 mil 500 millones de pesos.

Sin embargo, existen mil 193 edificios en categoría “rojo”, es decir, podrían ser demolidos. Animal Político solicitó a la Secretaría de Obras, el costo que prevén para demoler dichas construcciones, pero aseguraron que aún no tienen el dato porque los recursos del Fondo de Desastres Naturales no ha sido liberados.

De acuerdo con Gerardo Báez Pineda, director general de Construcción de Obras para el Transporte, la complejidad de cada edificio en riesgo de colapso determina el tiempo de trabajo y, por lo tanto, el costo. Debería hacerse una evaluación caso por caso para determinar cuánto costará, dice en entrevista.

Aunque en todos los casos se sigue el mismo procedimiento que consiste primero, en identificar el inmueble en mal estado; segundo en tener la cédula que comprueba que el edificio requiere ser demolido. El tercer paso es presentar el dictamen de procedencia de demolición. Le sigue un estudio topográfico para analizar el tipo de construcción, suelo, número de pisos y condición de la estructura.

Para empezar los trabajos, se retiran tanques de gas, tinacos, instalaciones eléctricas, la impermeabilización y con ello se identifica qué tipo de losa tiene para seguir desmantelando. Los últimos pasos es la utilización de maquinaria y el retiro de escombros.

El edificio de Álvaro Obregón, por ejemplo, requirió de siete días de trabajo para retirar los pisos que colapsaron, pero el tiempo en cada edificio, dice el especialista Báez Pineda, es variable.

Close
Comentarios
  • Esponja Maldita

    Este escenario es el mismo para los vecinos evacuados en la calle de Saratoga (entre Emiliano Zapata y Repúblicas) donde los inmuebles 714 y 720 colapsaron desde el 19S. Ninguna autoridad de la Delegación Benito Juárez se ha acercado a los vecinos evacuados para saber cuando podrán iniciar la demolición de ambos inmuebles (lo que queda de ellos) y que los vecinos de los edificios aledaños podramos regresar a nuestros hogares. Ojalá puedan hacer un reportaje del mismo. Quedo a sus órdenes. Patricia.