Periodista asesinado en San Luis Potosí había denunciado amenazas de policías ministeriales

Edgar Daniel Esqueda, periodista asesinado en San Luis Potosí, había denunciado amenazas constantes de agentes de la policía ministerial.

Edgar Daniel
Edgar Daniel Equeda fue hallado muerto este viernes. VoxPopuli

El 4 de julio de 2017,  el fotoperiodista Daniel Esqueda Castro, cuyo cuerpo sin vida fue localizado este viernes en San Luis Potosí un día después de su secuestro, tuvo un altercado con policías ministeriales del estado que lo “amenazaron con quitarle la cámara, además de  golpearlo, si continuaba tomando fotografías,  obligándolo a borrar el material y correrlo del lugar”.

Leer: Hallan muerto al fotoperiodista Edgar Daniel Esqueda Castro en San Luis Potosí

Lo anterior ocurrió cuando el fotoperiodista de la fuente de seguridad y justicia para los medios de comunicación Vox Popouli y Metrópoli San Luis arribó ese día a una balacera, en la que intervenían policías ministeriales y presuntos delincuentes.

Nueve días después, el 13 de julio, Daniel acudió a cubrir otro evento y nuevamente los ministeriales interfirieron en su trabajo, fotografiaron su credencial de elector y amenazaron con desaparecerlo, luego que le dijeran que “quizá con sus notas les daba información a los malos”.

Presenta denuncia

El segundo incidente con los policías, la amenaza verbal, el hecho que tuvieran sus datos personales y el seguimiento periodístico que Vox Populi y Metrópoli San Luis venían realizando a una serie de violaciones graves a los derechos humanos,  cometidas presuntamente por policías ministeriales, llevaron a Daniel a  interponer una denuncia ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en San Luis Potosí, así como en el Comité Estatal de Protección a Periodistas, instancias que, a su vez, solicitaron la intervención del Mecanismo de Protección para personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas (Mecanismo) de la SEGOB.

Leer: Desaparece el fotoperiodista Edgar Daniel Esqueda Castro en San Luis Potosí

“La última información que nos proporcionaron en el Comité Estatal y la Comisión de Derechos Humanos es que el Mecanismo estaba valorando el caso de Daniel. Eso fue a mediados de julio. Después ya no supimos nada”, dijo una de las fuentes entrevistadas por Animal Político.

En un comunicado de prensa, el Mecanismo de Protección de la SEGOB informó que tras conocer las amenazas lanzadas contra el fotoperiodista potosino, la dependencia se comunicó “inmediatamente con él… para su incorporación quien…comentó que ya no había tenido ningún nuevo incidente de agresión, amenazas o correos intimidatorios. Refirió además que ya había presentado la denuncia penal”.

Ante la respuesta del fotoperiodista, según el Mecanismo, le solicitaron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos información sobre las medidas de protección dictadas por ese organismo en favor del periodista, “a lo cual el organismo respondió que se había turnado oficio al Comisario General de la Policía Ministerial del Estado, Comándate José Guadalupe Castillo Celestino, mismas que fueron aceptadas el 24 de julio de 2017”.

 ¿Amenazas cumplidas?

Como fotoperiodista de seguridad y justicia, Daniel acudía a gran parte de los eventos policiacos ocurridos en la ciudad de San Luis Potosí, capital del estado con este mismo nombre, y que geográficamente se ubica en la zona oriente de México.

Se trata de un estado que, en los últimos dos años, ha vivido un repunte de la violencia, de acuerdo las cifras del Secretariado Ejecutivo de Seguridad del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En 2015, el estado reportó 21 mil 419 denuncias por diferentes delitos del fuero común, en 2016 las denuncias se incrementaron a 28 mil 613. Además, de enero a mayo de 2017, las denuncias aumentaron un 89% en comparación con el mismo periodo de 2016. De éstas, 288 fueron por homicidios dolosos, lo que significó un incremento del 50%  comparado con el año anterior.

En ese contexto, Daniel incrementó su ritmo de trabajo como fotoperiodista de nota roja, que alternaba como rescatista voluntario. Días antes de su secuestro y asesinato, viajó a la Ciudad de México (CDMX) para trabajar como rescatista voluntario del sismo. A su regreso, retomó sus labores como fotoperiodista.

El pasado miércoles 4 de octubre, un día antes de su secuestro, Daniel acudió a dar cobertura a un hecho noticioso de corte policiaco donde, en un principio, se manejó la versión que en un vehículo abandonado se encontraba una hielera con restos humanos, con un mensaje dirigido al director de la policía ministerial de San Luis Potosí.

La versión oficial refirió que todo se trató de una “trampa”, porque la hielera no contenía restos humanos de una mujer, sino bombas caseras que estallaron y dañaron a dos agentes ministeriales y dos peritos cuando la abrieron. El reporte del incidente fue publicado por Vox Populi, luego que Daniel les proporcionara la información.

En la cobertura de la hielera, Daniel se topó con un policía ministerial del grupo que lo había amenazado en junio. “No cruzaron palabras, pero si miradas”, dijo una de las fuentes entrevistadas por Animal Político.

“No creemos que esto se trate de una casualidad, porque además los policías que llegaron por él lo llamaron por su primer nombre, Edgar, el cual sólo conocían sus familiares y amigos más cercanos, además de los policías ministeriales con los que Daniel tuvo el incidente en julio y amenazaron con desaparecerlo”.

Close
Comentarios