Veracruz y Puebla reprueban en la prevención del embarazo adolescente

Una investigación del Instituto Simone de Beauvoir aplicada en el centro-sur del país encontró múltiples carencias en los servicios de salud sexual de esos estados, donde incluso no hay condones disponibles para los jóvenes

Veracruz y Puebla reprueban en la prevención del embarazo adolescente
Foto: Cuartoscuro Cuartoscuro

Puebla tiene los más bajos niveles de disponibilidad y calidad en servicios de salud sexual y, junto con su vecino Veracruz, conforman la región con menor prevención del embarazo adolescente, ya que en sus servicios públicos no tienen ni siquiera condones para repartir entre los jóvenes, de acuerdo con un reporte del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

El organismo hizo una investigación de campo en 10 estados del centro y sur del país para verificar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los servicios públicos de salud sexual y reproductiva, a fin de constatar si los recursos destinados al rubro están siendo aplicados.

El resultado de este estudio es que Puebla, Yucatán y Oaxaca tienen los niveles más bajos de cumplimiento, y resulta particularmente alarmante que en los vecinos Puebla-Veracruz no disponen de anticonceptivos para adolescentes.

Los resultados del estudio fueron presentados este martes, junto con testimonios de los jóvenes encuestadores, quienes se enfrentaron con diversos obstáculos para realizar su trabajo: en Morelos se les impidió realizar algunos ejercicios de su investigación bajo el argumento de que se encontraban en tiempos electorales; mientras que en Guanajuato y Guerrero se les pidió “acudir reglando” para recibir atención y métodos anticonceptivos.

Lee: En busca de respuestas: el gasto de la ENAPEA

Una de las encuestadoras cuenta que en San Juan Chamula Chiapas, por ejemplo, se encontraron con reticencia de los médicos del Sector Salud luego de una denuncia por muerte materna que los puso en la mira de las organizaciones. “Nos preguntaban ‘¿qué quieren saber, de dónde son? Porque tiene que autorizar el director, y aparte tienen que traer la autorización por parte de la jurisdicción para saber si damos información o no, porque últimamente las organizaciones nos vienen a vigilar y luego nos denuncian’”, relata Martha López, de la Red de mujeres jóvenes de los pueblos indígenas y afromexicanas de Chiapas.

La investigación fue realizada en los estados de Guanajuato, Aguascalientes, Morelos, Puebla, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, Chiapas, Guerrero y Oaxaca, donde fueron evaluados criterios como el abasto de métodos anticonceptivos; corresponsabilidad masculina e interculturalidad en los servicios.

También se revisó la calidad, disponibilidad, accesibilidad y adaptabilidad de los servicios de salud  sexual y reproductiva, “a fin de servir como insumo para la exigencia de los derechos sexuales y reproductivos de estas poblaciones”, refiere el documento sobre sus objetivos, ya que estos fenómenos colocan a las adolescentes en condiciones de desigualdad y las vuelve más propicias a perpetuar condiciones de pobreza e inequidad de género.

Informes del Fondo de Población para la Naciones Unidas (UNFPA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) han señalado que una tercera parte de las mujeres que tuvieron hijos durante la adolescencia en México se encontraban en el quintil más pobre de la población.

Con visitas a centros de salud públicos y ejercicios para probar su eficiencia en materia de salud sexual y reproductiva, los encuestadores detectaron que Puebla es el estado con la mínima calificación al obtener 3 puntos de 11, seguido de Yucatán con 4 y de Oaxaca con 4.5, promediando la calificación obtenida en todos los criterios. Desglosando cada criterio, resulta que Puebla obtuvo una calificación de 4 en Calidad y de 1 en Disponibilidad.

Incluso el plan para prevenir el embarazo infantil adolescente en Puebla, publicado por el DIF estatal, contempla numerosos talleres y “pláticas” pero no incluye distribución de métodos anticonceptivos.

Respecto a los preservativos disponibles por adolescente en cada estado, el más alto es Aguascalientes con 3.16, “que si ya es una cifra alarmante, lo es aún más el caso de Veracruz y Puebla quienes no disponen de anticonceptivos para adolescentes”, apunta el informe.

Esto es grave considerando que el condón es el método de prevención del embarazo más utilizado por jóvenes en el país: 82.7%, según el Instituto Nacional de Estadística (Inegi). La situación no mejora mucho en el resto de los estados visitados: Quintana Roo contempla .07 condones por adolescente, Yucatán .23 y Chiapas .27 preservativos.

“Existe disponibilidad de servicios de salud sexual y reproductiva, pero el acceso y adaptabilidad de los mismos es sumamente deficiente. Es decir, existe abasto de métodos anticonceptivos, pero el acceso a estos no se da de manera adecuada, o bien, no se piensa en un acceso de calidad para poblaciones jóvenes”, concluye el reporte sobre la falta de métodos anticonceptivos en esas entidades.

Lee: Escasa colaboración para prevenir embarazo adolescente

Ello se debe, de acuerdo con el Instituto, a que casi ningún estado destina presupuesto para la compra de este insumo, por lo que los recursos dependen casi exclusivamente de la Federación mediante una sola fuente de financiamiento.

Esto ocurre en el contexto de un importante aumento en el embarazo durante la adolescencia. Al menos tres diferentes organismos lanzaron encuestas este año en las que México queda en el tope de los países con más embarazos adolescentes: la Encuesta Nacional de la Juventud así lo calificó en febrero (respecto a Latinoamérica); en junio la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres y en septiembre, lo publicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Close
Comentarios