Defensores exigen Alerta de Género eficiente y con mayor alcance para Ciudad de México

Colectivos y madres de víctimas de feminicidios y desaparición forzada se reunieron para denunciar la falta de debida diligencia en los procesos de investigación de estos casos, tanto en Ciudad de México como a nivel nacional.

alerta
Cuartoscuro Archivo

A Wendy Hernández la mataron en Xochimilco. La lancha donde presumiblemente la victimaron no se resguardó, sus pertenencias fueron devueltas a sus familiares sin analizar, las cámaras de la zona no se revisaron a tiempo y el crimen no fue tipificado como feminicidio, aunque hubo agresión sexual.

La actuación de las autoridades en su caso responde a “un patrón sistemático de impunidad” que impide el acceso real a la justicia para las víctimas de feminicidio, alertaron organizaciones y familiares de víctimas durante el foro Los Rostros de la Impunidad. Violencia Feminicida en la Ciudad de México.

Justicia Pro Persona, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicio (OCNF) y el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vittoria exigieron una Alerta de Violencia de Género(AVGM) para la Ciudad de México y que ésta tenga “un alcance mayor”, para que el sistema de justicia deje de permitir que los asesinatos de mujeres sigan ocurriendo, como se ha documentado en otras entidades, como el Estado de México.

“Queremos un alcance mayor de este mecanismo. Acceso real a la justicia para las víctimas de feminicidio y no uno simulado”, exigió Nayeli Ortíz, abogada de Justicia Pro Persona.

Las organizaciones, solicitantes de la Alerta de Género, exigen que se corrijan graves deficiencias, violaciones de derechos humanos y omisiones en la política institucional de procuración y administración de justicia, específicamente en lo referente a la resistencia de las autoridades a tipificar como feminicidios los asesinatos de mujeres, y a consignar a los responsables como feminicidas.

“Prefieren tipificarlos como homicidios o decir que la víctima se suicidó. Es necesario evaluar si hay servidores públicos que, incluso después de las capacitaciones, su construcción subjetiva no les permite evaluar un asesinato como feminicidio”, señaló Ortíz.

Las abogadas, defensoras de derechos humanos y madres de mujeres asesinadas, también exigen que se analice y corrija la negligencia en el manejo de la evidencia, desde el lugar del crimen, hasta los objetos de la víctima y el cadáver.

De entre los casos que tiene documentados en el OCNF y que se relataron en el foro, uno de los que reúne la mayor parte de los agravantes es el de Wendy Hernández, encontrada asesinada en Xochimilco. Su hermana, Nancy Hernández, acusó que las autoridades se equivocaron desde el principio: “dijeron que la habían asesinado en una chinampa, pero no fue ahí, presumimos que fue en una lancha que estaba cerca y que no se resguardó”.

También señaló que a la familia le devolvieron todas las pertenencias de Wendy: bolsa, aretes, calcetines, reloj, “y cuando les dijimos que si no los necesitaban como evidencia, nos dijeron en la Delegación Xochimilco que no”.

Las autoridades, agregó, tampoco revisaron a tiempo las cámaras del lugar, así que las imágenes se perdieron. Y tipificaron el asesinato como homicidio y no como feminicidio, cuando hubo violación sexual y un alto grado de violencia en el crimen.

Además, “cuando acudo a reconocer el cuerpo de mi hermana, me encontré con que ya estaba limpio, lo habían limpiado, ahí se perdieron muchas evidencias. Y en el Instituto de Ciencias Forenses nos dijeron que mi hermana tenía lesiones ocasionadas por fauna cadavérica, pero con el apoyo del OCNF y de una experta en criminalística determinamos que eran mordidas humanas”.

Nancy denunció también que las autoridades no encontraron el celular de su hermana y que le han permitido el acceso a la carpeta de investigación a uno de los sospechosos, porque se han abierto tres líneas: la de la expareja de Wendy, la de un grupo de personas del lugar y la de quien era su novio actual.

Frente a todas estas irregularidades que el OCNF acusa de sistemáticas, y para asegurar que las fallas en el mecanismo se corrijan, las peticionarias de la Alerta de Género solicitaron a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) que se integrara a expertos en criminalística en el grupo encargado de hacer la investigación para evaluar la situación de violencia en la CDMX, emitir recomendaciones y en base a los avances declarar o no la Alerta.

“Esto no se hizo. El grupo de trabajo se integró solo con abogadas. Así que nosotras, como peticionarias de la AVGM, le entregamos a este grupo los casos que tenemos documentados para que entiendan que estamos frente a un problema de falta de acceso a la justicia y falta de debida diligencia. Esas son las debilidades del mecanismo de la alerta de violencia de género”, subrayó María de la Luz Estrada, directora del OCNF.

Lo que las peticionarias esperan ahora es que este grupo de expertas establezca en su informe no sólo elementos de identificación de las problemáticas, si no recomendaciones correctivas para tener un mecanismo que funcione.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg

Close
Comentarios