Indígena mazahua enseña a niñas a patear la violencia de género

Hace dos años limpiaba casas. Hoy Guadalupe García entrena a 300 niñas de la Selección Mazahua de fútbol, como una forma de empoderarlas en la entidad que registra el mayor índice de asesinatos de mujeres en México.

Indígena mazahua enseña a niñas a patear la violencia de género
Entrenamiento del equipo femenil Mazahua en San Felipe del Progreso, Estado de México. AFP

Guadalupe García era una trabajadora del hogar más, antes de que se topara con un balón de fútbol. Con 1.55 metros de estatura, talla pequeña, rápidamente descubrió que estar en la cancha es “un acto de rebeldía” contra la violencia de género.

En los dos últimos años esta indígena convertida en entrenadora, de alegres ojos negros y amplia sonrisa, ha logrado que a través del fútbol unas 300 niñas de la etnia mazahua del Estado de México, descubran su capacidad física y a decir “este cuerpo es mío y nadie lo toca si no quiero”.

El Estado de México registra el mayor índice de asesinatos de mujeres en el país. Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, en 2016 ahí fueron asesinadas al menos 263 mujeres.

Sus cadáveres son encontrados casi cotidianamente con huellas de violación, mutilados, semicarbonizados, flotando en ríos de aguas negras o hasta enterradas en las habitaciones de sus verdugos.

“¡Vamos a apoyarnos todas!”, grita la entrenadora antes del arranque del partido de la Selección Mazahua femenina -25 jugadoras de entre 16 y 26 años- contra Hadas B, de una escuela privada de Toluca, capital del estado.

Las Hadas arrasaron 4-1 en este partido de la Liga Mexicana de Fútbol Femenil, categoría Premier, disputado el domingo 29 de octubre.

Guadalupe García.

Pero por encima del resultado, para Lupita, como la llaman cariñosamente, lo importante es que las chicas se sientan “empoderadas” en una región donde muchos padres de familia aún se oponen a que sus hijas “abran las piernas” en la cancha.

En poblados indígenas o de gran rezago social de este y otros distritos mexicanos los derechos de las mujeres son violentados de manera constante. A muchas se les impide el acceso a la educación y oportunidades de desarrollo.

Algunas de las desafiantes indígenas del equipo podrían tener una brillante carrera deportiva.

Cuatro de las niñas reclutadas por Lupita ahora militan en clubes que les dan becas completas de estudio, vivienda y alimentación.

Una de ellas, Liliana González, ha llamado la atención de directivos de la Selección Nacional Femenina.

Así entrena el equipo femenil mazahua.

Abuelo asesino

Guadalupe, de 34 años, nació en una familia pobre del norte del Estado de México y para ella luchar contra la violencia de género no ha sido fácil.

“Mi madre quedó huérfana a los 11 años porque mi abuelo mató (a golpes) a mi abuela en el lugar donde guardaba el pulque” (bebida alcohólica), relata entre los gritos de fondo de sus jugadoras.

Su padre fue alcohólico durante dos décadas y sus dos hermanas fueron obligadas a casarse entre los 14 y 15 años.

Antes de saber que podía patear un balón, “yo ya trabajaba como empleada doméstica, pero mi gusto por la lectura me permitió descubrir cosas” y entonces “me volví desobediente”, rememora divertida.

Regresó a su comunidad de San Juan Coajomulco y poco después se encontró jugando en equipos amateurs de fútbol.

“Para mí estar en un campo de fútbol ha sido un acto de rebeldía (…). Me permitió no quedar embarazada tan chiquita, para no casarme”, dice García, que contrajo matrimonio a los 23 años y es madre de dos niños.

Está entregada completamente al reclutamiento de las niñas y a talleres que imparte de forma obligatoria a las jugadoras para hacerlas conscientes de la violencia de género. Su club es financiado por organizaciones defensoras de derechos humanos.

Lupita participará en el Women’s Forum Mexico 2017, que se celebra esta semana en la capital mexicana con la ponencia ‘Amazing Women’ (Mujeres increíbles).

“Una es capaz”

Rocío López, de 26 años y directiva de un albergue indígena educativo, marcó el gol de la honra de las mazahuas en el partido disputado en un campo rodeado de mazorcas de maíz secas.

“Los hombres aprenden a ver que una es capaz”, comenta esta goleadora, que entra al campo con los labios pintados de un coqueto color anaranjado.

Si el hombre “toca el balón, nosotras también, (si) él se pone shorts, nosotras también”, dice retadora Rocío, quien ha conocido vecinos que “a sus hijas no las dejan (jugar) porque van a venir a abrir las piernas”.

Otro de los frutos del trabajo de Lupita es Liliana González, de 14 años. Es portera estrella del club Lioness FC, en el municipio de Metepec, y está becada. Vive lejos del hogar pero su semblante no muestra nostalgia alguna.

El fútbol ayuda “a desquitarte pero con el balón del machismo”, dice Lili, quien porta la casaca de Lioness, que por atrás proclama: “What is life without goals” (Qué es la vida sin metas).

Recientemente tuvieron un encuentro con la Selección Nacional Femenina y los directivos “se fijaron en Lili, les gustó”, asegura su entrenadora.

Cuando juega, dice esta guardameta que detiene sin flaquear los balones que le lanza su timonel, se siente “libre de todo”.

Close
Comentarios