SAT investiga a empresa que desvió millones de Pemex a compañía dedicada a organizar charreadas

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) incluyó en su lista de empresas investigadas como ‘fantasma’ a Holmal Construcciones. Esta sociedad participó en La Estafa Maestra desviando 13 millones de Pemex a otra sociedad que debía dar asesorías especializadas a la petrolera, a pesar de no tener el perfil para ello.

odebrecht
Millones de dinero público de Pemex acabaron, a través de universidades, en empresas fraudulentas. BBC Mundo

A través de la triangulación de recursos públicos, Holmal Construcciones SA de CV, una de las 9 empresas boletinadas recientemente por el SAT como “presunta fantasma” y que participó en La Estafa Maestra, desvió 13.2 millones de pesos a través de una compañía dedicada a la organización de “charreadas” y “peleas” de lucha libre.

Leer: La Estafa Maestra: graduado en desaparecer dinero público

El dinero público desviado estaba destinado a brindar a Pemex asesoría especializada y “asistencia técnica y apoyo operativo” en la exploración y perforación de pozos petroleros.

Para ello, Pemex hizo un acuerdo con la Universidad del Carmen (Unacar), en septiembre de 2013, para que la institución brindara la asesoría. Sin embargo, tras comprometerse a realizar el trabajo, la Unacar terminó subcontratando a empresas que no tenían la capacidad, que a su vez subcontrataron a otras compañías inexistentes o sin el conocimiento para hacerlo.

La ruta del desvío

El 10 de septiembre de 2013, Pemex y la Unacar firmaron el convenio número 420403822, por un monto de 83 millones 953 mil pesos, donde la Universidad se comprometía a dar a Pemex servicios de asistencia para la exploración y perforación de pozos.

De acuerdo con la cláusula 13 del convenio, cuya copia guarda Animal Político, la Unacar declaró por escrito que tenía la capacidad para dar los servicios y que “no” subcontrataría a ninguna empresa.

La Unacar no cumplió el convenio y subcontrató a dos compañías con 71 millones 033 mil pesos (el 84.6% del dinero que le pagó Pemex). Violando la ley federal de adquisiciones, misma que establece que la universidad no podía subcontratar más del 49% de los recursos.

El rol de Holmal

Gracias a esta violación a la ley, la Unacar subcontrató por 13 millones 264 mil pesos a Holmal Construcciones SA de CV (aquí el contrato), a pesar de que no tenía la capacidad para dar los servicios a Pemex. Por lo que, a su vez, Holmal subcontrató los servicios por 10 millones 953 mil pesos a otras tres sociedades, entre ellas Servicios Especializados Lets (Lets) SA de CV.

Según su acta constitutiva, Lets se dedica a múltiples giros, como la organización de “charreadas”, “conciertos musicales”, “verbenas”, “pasarelas de moda”, “excursiones turísticas” y “peleas” de lucha libre. Pero ninguno relacionado con la explotación de pozos petroleros.

El pasado mes de octubre, el SAT incluyó en la lista de empresas “fantasma” a Holmal Construcciones. La investiga como una sociedad que no tiene la capacidad, ni el personal, ni la infraestructura necesaria para dar servicios, y que simula operaciones comerciales.

La otra empresa beneficiada a partir del convenio 420403822 es Grupo Industrial Ahcof México, misma que ganó 57 millones 769 mil pesos a pesar de que ni siquiera existe en su domicilio.

Así lo corroboró Animal Político cuando se le buscó en la colonia Atlanta de Cuatitlán Izcalli, Estado de México, donde la persona que renta una casa particular dijo no saber nada de ninguna compañía.

Por transparencia se solicitó a Unacar el contrato con Grupo Industrial Ahcof, pero la universidad lo clasificó como “información reservada”.

Otra ‘fantasma’ del SAT beneficiada

La Unacar también firmó convenios con otras dependencias de Gobierno, como la Secretaría de Agricultura (Sagarpa), a partir de los cuales desvió dinero a compañías con irregularidades y que desde el 25 de abril de 2017 han estado boletinadas por el SAT.

En el convenio sin número (que puedes checar aquí) y con vigencia del 1 de abril de 2014 al 31 de diciembre de 2015, la Unacar recibió de la Sagarpa-Senasica un total de 74 millones 594 mil pesos para brindarle “servicio de asistencia técnica de soporte informático”.

De nuevo, la Universidad subcontrató a otras cinco empresas por 43 millones 892 mil pesos (casi el 60% del dinero público). De esas cinco, Administradora Loma S de R.L. también es investigada por el SAT (desde abril de 2017) como ‘empresa fantasma’. Esta compañía recibió 6 millones 613 mil pesos de dinero público.

JMSV Consultores fue beneficiada con 2 millones 068 mil pesos, a pesar de que tampoco está registrada ante la Secretaría de Economía. Además, este equipo de investigación no la encontró en su domicilio en la colonia San Jerónimo Lídice, Ciudad de México, donde ningún vecino la conoce.

Mientras que ISAI Business Group y BSR Construction Projects SA de CV, declararon ante el SAT ingresos en ceros, a pesar de que la Unacar les pagó 31 millones 257 mil pesos para que dieran servicios a Sagarpa-Senasica. Por lo que la ASF instruyó al SAT para que abriera una auditoría a estas empresas.

La Unacar también clasificó todos estos contratos como “reservados”.

Era “mano de obra especializada”: Pemex

Animal Político buscó a Pemex para cuestionarle acerca de estos convenios y los supuestos servicios que dieron a empresas fantasma investigadas por el SAT, a través de la Unacar.

Por medio de un correo electrónico, la dependencia señaló que no tuvo conocimiento de quejas por los servicios que la universidad prestó.

“La universidad (Unacar) proporcionó mano de obra especializada (…), ejecutándose los servicios adecuadamente conforme a su objeto y alcances establecidos en el convenio, sin que se tuviera conocimiento de quejas o ineficiencia en la prestación del servicio”, apuntó Pemex, que además subraya que “no es ámbito de nuestra influencia, la administración que la Unacar haya tenido al interior con sus socios comerciales y/o proveedores”.

Lee aquí la respuesta íntegra de Pemex.

 

Close
Comentarios