La violencia política contra las mujeres: un delito que aún no está tipificado en México

En 2016, se presentaron 60 denuncias de mujeres que contendieron por un cargo político y que han visto obstaculizados sus procesos por diversas conductas delictivas.

La violencia política contra las mujeres: un delito que aún no está tipificado en México
Cuartoscuro

Para 2018, las mujeres han manifestado su deseo de contender por la presidencia de la República, por ocupar un escaño en el Congreso (donde se elegirán a 128 senadoras o senadores y 500 diputadas o diputados) y por competir por 2,818 cargos de elección popular. Sin embargo, hay un pendiente por resolver para garantizar la equidad de género en las próximas contiendas electorales: acabar con la violencia política contra las mujeres.

Entre 2012 y 2016, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) detectó 156 casos de violencia política contra las mujeres. De estos, tres fueron en 2012; uno en 2013, ninguno en 2014, y después ha venido el repunte: 92 se registraron en 2015 y 60 en 2016. La Ciudad de México, Tlaxcala, Chiapas y Oaxaca son las entidades que concentran mayor número de denuncias en el nuevo Sistema Penal Acusatorio.

La Fepade señala en su Informe sobre la atención de Violencia política contra las mujeres, siete conductas delictivas que la implican. Obstaculizar o interferir en el desarrollo normal de las votaciones; impedir la instalación o clausura de una casilla (violencia como agravante) o realizar actos que provoquen temor o intimidación en el electorado.

Así como hacer mal uso de materiales o documentos públicos electorales y de equipos o insumos necesarios para la elaboración de credenciales; obstruir el desarrollo normal de la votación; ejercer presión, en ejercicio de funciones, sobre los electores y obstaculizar el desarrollo normal de la votación o ejercer violencia sobre los funcionarios electorales.

Itzi-Guari Hurtado, subdirectora de Política Criminal de la Fepade, explicó, durante el foro “Propuestas para la Participación y Prevención de la Violencia Política contra las Mujeres, que aún no hay un tipo penal que especifique qué es este tipo de violencia y tampoco hay un agravante.

“En la Fepade (lo que hacemos) si llega un asunto y hay la probable comisión de un delito electoral, se integra o se abre una carpeta de investigación, y si existe un elemento que acredite la violencia política contra las mujeres, damos acompañamiento a las víctimas de parte de la oficina de derechos humanos, y le damos vista a la autoridad competente, si hay un acto de discriminación puede ser Conapred”.

La propuesta para la tipificación del delito de violencia política contra las mujeres se está analizando todavía en el Senado de la República. Mientras, la sociedad civil ha empezado a movilizarse.

Propuestas Transformadoras

Para visibilizar el problema y avanzar en la prevención, Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (Incide Social, A.C.) una organización civil que hace investigación  para la incidencia en política social y prevención social de las violencias, ha estado impartiendo talleres, dentro de los que lanzó una convocatoria para que las mujeres presentaran propuestas transformadoras en torno a la violencia política que viven.

Durante el foro, “Propuestas para la Participación y Prevención de la Violencia Política contra las Mujeres”, organizado por este colectivo para darlas a conocer, se presentaron cinco de esas propuestas.

El Violentómetro Político, material gráfico para identificar las manifestaciones de la violencia política contra las mujeres, es desde hace algunos años, una herramienta similar sobre violencia de género, que permite a las mujeres reconocer si vivían o no violencia en sus relaciones de pareja, este cartel pretende generar conciencia sobre cómo se presenta la violencia política contra las mujeres. La idea es colocarlo en oficinas de gobierno, de partidos políticos, organizaciones sociales, así como iniciar una campaña en redes sociales para hacerlo viral.

Otra propuesta es un formato de juegos que pueden utilizarse de dos formas, como ruleta o como stop, de forma individual o grupal. Ambas herramientas pretenden informar, sensibilizar y concientizar sobre  las diferentes modalidades de la violencia política contra las mujeres. Además, invita a los participantes a señalar y escribir modalidades que no se encuentran en el tablero. También permite conocer sobre el protocolo para atender esta violencia, donde se señala la ruta de actuación para las víctimas.

Una propuesta lúdica más es la Lotería de Género. Los tableros y las cartas contienen imágenes y conceptos como: “el macho”, “la feminista” o “el patriarcado”. El juego ayuda a acercar los conceptos y puede ser parte de un proceso de formación, en el que, después de jugar, se tenga un espacio para la reflexión sobre los prejuicios en los conceptos y sobre cómo se viven en los ejercicios de participación ciudadana.

Dentro del formato de video se presentaron dos propuestas: el vídeo Informativo Participación Política, un material de contenido didáctico  para difundir las diferentes formas de participación que permiten incidir en la toma de decisiones. Su objetivo es invitar a las mujeres a conocer cuáles son las alternativas de acción desde sus entornos próximos, haciendo énfasis en que la participación política y comunitaria son herramientas para la transformación social.

En tanto que en el video ¿Sabías que la violencia política…? se abordan algunas preguntas fundamentales sobre este tema: ¿Qué es? ¿En qué espacios se desarrolla? ¿Qué hacer para contrarrestarla? ¿Qué hacer si se es víctima?

La subdirectora de Política Criminal de la Fepade opinó sobre la pertinencia de contar con este tipo de propuestas que permiten dar a conocer cuáles son los conceptos de violencia política, qué es, cómo se previene y a qué autoridades se debe acudir. “El violentómetro, por ejemplo, es una propuesta que la misma fiscalía debería tomar en consideración”, afirmó.

La funcionaria subrayó también que no se debe olvidar que no solo las servidoras publicas sufren violencia política, “la violencia política la sufrimos todas las que tenemos activos nuestros derechos electorales, y puede ir desde que yo me quiero formar a votar y no me dejan, eso es violencia y hay que saber reconocerla”.

Close
Comentarios