Tenemos un plan de acción, aún si no llegamos a las boletas electorales: Marichuy

La representante de los pueblos indígenas dice que su plan va más allá de aparecer o no en la boleta. Lo que busca es construir un proyecto que tomé en cuenta a todos los sectores marginados.

marichuy
Cuartoscuro Archivo

A 40 días de que concluya el periodo de recolección de firmas en apoyo a aspirantes ciudadanos a la Presidencia de la República, la médico tradicional María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, (quien fue nominada por 44 pueblos originarios agrupados en el Consejo Nacional Indígena, en mancuerna con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional), sólo ha logrado recabar 14% de las firmas requeridas para que su nombre aparezca en la boleta electoral.

Según el último corte del Instituto Nacional Electoral, Marichuy ha recibido 129 mil 904 firmas de respaldo, por lo que aún requiere el apoyo de al menos 736 mil 702 personas para que pueda obtener el reconocimiento como candidata ciudadana a la Presidencia, y participar en las elecciones del próximo 1 de julio.

Efectivamente, reconoce Marichuy, en entrevista, “el levantamiento de firmas ha sido lento, porque vamos con la idea principal de que (de la campaña de recolección) tiene que surgir organización y es lo que hemos dicho en los distintos lugares que ya visitamos: que no vamos de aquí a la elección de 2018, sino más allá”.

Por ello, afirmó la aspirante del movimiento indígena-zapatista, “claro que ya tenemos previsto qué vamos a hacer en caso de no quedar. No participamos de este proceso sólo por quedar, eso es parte. Pero para nosotros lo más importante es el acercamiento con los demás sectores de la sociedad, que es lo que va a quedar para después, y en el Congreso Nacional Indígena hemos platicado sobre (el plan de crear) nueve grupos de trabajo”.

Independientemente de si se obtiene o no la candidatura, señaló Marichuy, con la gente que se ha adherido a su postulación se proyecta conformar grupos temáticos, “para empezar a construir algo, que son el grupo de trabajo sobre tierra y territorio; el grupo sobre justicia; sobre autonomía; sobre mujeres; sobre jóvenes y niños; sobre migrantes y desplazados; sobre trabajo y explotación; sobre grupos de la diversidad sexual; y sobre personas con discapacidad”.

A partir de estos nueve grupos de trabajo, señaló, “consideramos que por ahí pensamos que pudiera empezarse a caminar, y no a organizar, porque ya hay mucha organización, lo hemos visto en este caminar, nada más es aterrizar estos temas y que se vayan enriqueciendo. No es tanto que nosotros tengamos un plan, y lleguemos y digamos aquí está el plan, no, porque estaríamos cayendo en lo mismo.

Se tiene que ir construyendo, trabajando de acuerdo a cada geografía, a cada sector, a cada región indígena y comunidad. Hay mucho que consideramos que se tiene que enriquecer en estos grupos de trabajo”.

Sin embargo, subrayó, serán esos nueve grupos “lo que consideramos que va a quedar para después de la elección de 2018, o en caso de que no se completen las firmas”.

Éstos, añadió, serán coordinados por el Congreso Nacional Indígena, al cual le “corresponde que estos grupos de trabajo caminen, porque no nada más es plantearlos, sino continuarle”.

–Además de los grupos y ciudadanos que ya formaban parte de las redes de apoyo y solidaridad con el EZLN y el CNI, ¿considera que a su nominación se han sumado otros grupos o sectores de la población? –se pregunta a la aspirante presidencial ciudadana.

–El CNI ha sido el espacio de los pueblos indígenas en este caminar de 20 años, y nuestros hermanos del EZLN han sido parte de ese proceso –explicó–. Además, en este caminar juntos, claro, se ha dado la participación de los grupos de apoyo que han estado participando justamente con nuestros hermanos zapatistas. Entonces, en la recolección de firmas han participado tanto los pueblos indígenas, como los colectivos de apoyo, pero también otros se han interesado, por ejemplo, grupos obreros, que han sentido que esta propuesta es su espacio también, porque es una lucha anticapitalista la que se lleva con esta propuesta, y ellos se sienten identificados, y nos han manifestado que es importante participar.

Por ello, subrayó, “yo siento que esta propuesta es amplia, no es sólo para los pueblos indígenas, sino que aquí pueden entrar todos los que se sienten de alguna forma excluidos, marginados, explotados, y la van haciendo suya y también van caminando. Para mí eso es lo importante: no correr a pasos gigantes, sino ir consolidando algo que quede para después”.

Sobre los otros aspirantes presidenciales, nominados por partidos políticos o por estructuras político-partidistas, Marichuy aclaró que no fijará una postura, “no tengo mucho qué opinar, sólo puedo aclarar que nuestra propuesta es diferente, y claro que sí vamos a platicar, pero con la gente que está abajo, con los obreros, los campesinos, los estudiantes, los maestros, con los que quieran acercarse y discutir la propuesta, pero abajo.

Que se aclare eso: queremos construir desde abajo el poder, el cambio, la nueva forma de vida de todos, donde ya no haya discriminación, abandono, olvido, represión, encarcelados injustamente, jóvenes desaparecidos como los de Ayotzinapa, casos en los que sabemos clarito quién fue, y los de arriba no hacen nada”.

Los de “abajo”, explicó, “somos la gente que no le importamos al Estado, a los que nos consideran gente de segunda o de tercera, y que piensan que si nos morimos no pasa nada, que si nos desaparecen no pasa nada, que si nos encarcelan no pasa nada, que si nos atienden mal en los hospitales no pasa nada.

Cada vez la situación está peor por todos lados, y nosotros consideramos que tenemos que construir algo nuevo, y si no lo hacemos ahorita, después vamos a estar lamentándonos. Tenemos que construir autonomía en cada región, en cada espacio, en donde estemos, y con el tiempo poco a poco se va a ver el cambio”.

Por ello, concluyó Marichuy, “le vamos a echar ganas para juntar firmas, esa es una de las tareas, aparecer en las boletas, queda poco tiempo, pero aún queda tiempo. Pero no se va a construir nomás de aquí al día de la elección, sino que va más allá, y eso significa que aún cuando ha sido lento, se está construyendo. Vamos lentos pero seguros”.

Close
Comentarios