Depuración policial tiene 9 años de retraso; hay más de 30 mil policías reprobados y en activo

La depuración en el último año y medio ha avanzado menos de 1%; por lo menos 1 de cada 10 jefes de corporaciones policiales locales tampoco es confiable.

retraso policias
Cuartoscuro Archivo

La depuración de las corporaciones de policía en el país para que en sus filas solo haya agentes evaluados y certificados en control de confianza es una obligación legal desde el 2008, sin embargo, a nueve años de distancia, el proceso no ha culminado y de hecho está prácticamente estancado.

Hoy más de 30 mil policías continúan en las calles pese a estar reprobados, y otros 5 mil no están ni evaluados.

Datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública arrojan que, hasta el noviembre del año pasado, prácticamente 1 de cada 10 policías locales en el país (ministeriales, estatales y municipales) no cumple con el perfil legal para ser policía y, sin embargo, continua en activo en su corporación y sin ser removido del cargo.

De acuerdo con los datos, facilitados a Animal Político por la organización Causa en Común, en México hay un total de 335 mil 902 agentes policiales locales en activo. De ellos 30 mil 655 reprobaron el proceso de control de confianza que incluye exámenes con detectores de mentiras, toxicológicos, de habilidades, psicológicos, entre otros.

El artículo 39 de la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública indica que todo agente de policía debe estar certificado en control de confianza, por lo que los elementos que no lo estén ya no deberían estar contratados.

El avance en la depuración en el último año y medio es prácticamente inexistente. En abril de 2016 los datos indicaban que el número de policías en activo reprobados en control de confianza era de 30 mil 922. Para noviembre de 2017 la cifra es de 30 mil 655 elementos. Es decir, en 18 meses apenas se avanzó un 0.87 por ciento.

El problema no se limita únicamente a los policías en activo que reprobaron los exámenes y no han sido despedidos.

La estadística revela que hay cinco mil 443 policías en activo (el dos por ciento del universo total de agentes) que ni siquiera han sido sometidos a alguna evaluación. A estos se suman otros 7 mil que ya fueron evaluados pero no han recibido sus resultados.

Peor aún es que hay casi 40 mil agentes que aprobaron en su momento el proceso de control de confianza, pero cuyas evaluaciones fueron hace más de dos años y por lo tanto, de acuerdo con la ley, su certificación esta caduca y tienen que ser examinados nuevamente.

¿Qué significa lo anterior? Que en realidad solo el 75 por ciento de los 335 mil 902 policías locales en activos actualmente aprobó los exámenes y tiene vigente su certificado que lo acredita como un policía confiable. O lo que es lo mismo: 1 de cada 4 agentes en México es policía sin cumplir con los requisitos mínimos que marca la ley para serlo.

Los jefes, un foco rojo

Los datos del Sistema Nacional de Seguridad pública arrojan que, de los poco más de 30 mil policías en activo reprobados y que por tanto no son confiables, hay mil 375 que  ocupan una posición de mando de alguna corporación policial.

Si se toma en cuenta que la cifra total de mandos policiales locales es de 11 mil 750, lo anterior significa que el 11.7 por ciento de los jefes de las corporaciones de seguridad en el país ni siquiera debería de ser un policía, o lo que es lo mismo, por lo menos 1 de cada 10 mandos policiales.

Del total de los mandos que no son confiables y ya deberían haber sido despedidos, hay 237 adscritos a una secretaría de Seguridad Pública Estatal, 332 adscritos a alguna fiscalía o procuraduría, 637 corresponden a corporaciones municipales, y 169 están en los distintos sistemas penitenciarios.

Corporaciones municipales, con más agentes no confiables

La mayor proporción de los agentes reprobados en el proceso de control de confianza están en las filas de las corporaciones municipales. Del total de agentes que no superaron este procedimiento pero siguen en activo, hay 14 mil que son precisamente elementos de alguna corporación municipal.

Las secretarías de Seguridad Pública estatal acumulan en sus filas a un total de 8 mil 900 policías en activo reprobados. A estos se suman 4 mil 70 policías ministeriales adscritos a las fiscalías y procuradurías que no son confiables y están en activo; estos agentes son los responsables de investigar los delitos y ejecutar las órdenes de aprehensión.

Finalmente hay tres mil 99 elementos de seguridad en activo reprobados los cuales pertenecen a las áreas de prevención y readaptación social, es decir, son custodios de algunos de los centros penitenciarios locales.

Estados críticos

La depuración de las corporaciones de seguridad pública y procuración de justicia registra retrasos mucho más altos en algunos estados que en otros.

El caso crítico es el de Sinaloa, entidad donde el 53 por ciento de los agentes municipales, estatales y ministeriales en operación está reprobado en el control de confianza Es decir, en dicho estado (que se encuentra entre los cinco con la mayor tasa de homicidios) 1 de cada 2 policías no debería serlo pues no cumple con los requisitos de ley.

La depuración en Sinaloa va, de hecho, en retroceso. Hace año y medio, en abril de 2016, el reporte oficial arrojaba que había tres mil 500 policías locales reprobados lo que representaba el 43 por ciento de toda la fuerza de seguridad en dicho estado. Hoy la cifra de agentes en activo reprobados en la entidad asciende a casi cuatro mil.

Otro caso crítico es el de Baja California Sur donde el 40 por ciento de todos los policías tampoco es confiable pero siguen operando. Al igual que en Sinaloa, la situación se ha agravado ya que en 2016 había en dicha entidad mil 156 policías reprobados mientras que al cierre de este año ya suman mil 247.

La tercera entidad con la mayor proporción de agentes no confiables en sus filas es Nayarit en donde 1 de cada 3 policías (el 33 por ciento de todos los que hay actualmente en activo) están reprobados. Como en los otros casos Nayarit registra un retroceso en su depuración, pues el número de policías reprobados ascendió de 964 en 2016 a mil 105 en 2017.

Cabe señalar que Nayarit y Baja California Sur, dos de los tres estados con el mayor retraso en la depuración, son las entidades que encabezan en 2017 el incremento de los homicidios dolosos. Nayarit presenta un alza que supera el 400 por ciento en los asesinatos mientras que Baja California Sur registra un repunte de más del 178 por ciento.

Luego se encuentra Guerrero, la segunda entidad con la mayor tasa de asesinatos. En dicho estado el 24 por ciento de los policías están reprobados. Con un porcentaje similar, 23 por ciento de agentes reprobados, está Sonora. Le siguen Zacatecas con un 19 por ciento de policías en activo no confiables, Veracruz con 17 por ciento, Michoacán y Tabasco con 16 por ciento, e Hidalgo y San Luis Potosí con 15 por ciento.

Campeche, la única que cumplió

De las 32 entidades federativas del país, la única que ha cumplido con la depuración prácticamente total de sus corporaciones de policía local es Campeche. De sus dos mil 622 elementos municipales, ministeriales y estatales, solamente 13, una proporción marginal, reprobaron el control de confianza. Es una depuración de casi el cien por ciento.

Hay otras cinco entidades del país que presentan un progreso en su depuración del 98 por ciento: Chihuahua, Coahuila, Guanajuato, estado de México y Querétaro.

En el caso de la Ciudad de México, registra un avance del 97 por ciento en la depuración. De los 50 mil 475 policías estatales y ministeriales en la ciudad, hay mil 432, que equivalen al tres por ciento, que están reprobados y por ley ya no deberían estar laborando.

Close
Comentarios