Violencia de masas, el fenómeno que hace agresivas a las personas en el transporte público

Los comportamientos de los usuarios del transporte se modifican por situaciones como ansiedad y aglomeraciones

transporte
La saturación en el transporte público genera estrés y ansiedad. Cuartoscuro

Las aglomeraciones en el transporte público provocan que utilizarlo se vuelva, muchas ocasiones, en una travesía por la jungla, donde empujones, pisotones, gritos y hasta acoso sexual son de las conductas más comunes.

Si eres de los que se convierten en ‘Hulk’ cuando batallas por subir al Metro o al camión eres víctima del fenómeno conocido como violencia de masas, el cual provoca que las personas pierdan su identidad cuando se encuentran en grandes grupos.

Dolores Mercado, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, explicó que se trata de un fenómeno donde convergen circunstancias que derivan en que las personas tengan comportamientos distintos a los que practican en su vida cotidiana.

La especialista refirió que las situaciones externas influyen en las personas y esto se potencializa en el transporte público, debido a la cantidad de personas que se contagian de la misma presión por llegar a tiempo a sus destinos.

El número exorbitante de personas que utilizan el transporte público en las grandes ciudades provoca ansiedad cuando los usuarios se suben a uno de estos servicios y busca un asiento, además del nerviosismo que les provoca saber si por la multitud les permitirá bajar sin problema en su destino, por lo que la mayoría se queda cerca de las puertas aunque estorben a los demás.

Además, cuando se observa que alguien rompe una regla y no recibe un castigo, esa conducta será imitada y provoca la pérdida de identidad y es fácil actuar de manera violenta.

Dolores Mercado señaló que es entonces cuando se origina un retroceso hacia etapas iniciales del desarrollo humano, como la infancia, en la que no existe mucha claridad en cuanto a las obligaciones sociales.

Esto deriva en que las personas pierdan el ‘Súper Yo’ o conciencia moral, porque por lo general estas conductas pasan desapercibidas o no tienen consecuencias.

“Es preocupante que en México ocupamos el primer lugar de América Latina en cuanto a violencia hacia las mujeres en el transporte público, donde 64% ha sufrido agresión sexual”, refirió.

La especialista manifestó que la violencia colectiva puede iniciar y terminar fácilmente, por lo que es necesario que las autoridades realicen campañas explicativas, no punitivas, para que las personas sean amables entre sí y lleven un comportamiento más civilizado.

Close
Comentarios