México, guardián de la impunidad

El 99.6 % de los crímenes contra miembros de la prensa aún no se resuelven. Sus omisiones son un mensaje alentador para los agresores: en México se mata a un periodista y no pasa nada.

Por: Juan Vázquez (@dicejuanque)

De acuerdo con la UNESCO, México comparte niveles de violencia contra periodistas similares a los de Afganistán. La comparación no es novedad, nuestro país se mantiene como uno de los más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo.

En el marco del Día Internacional para poner fin a la Impunidad en los Crímenes contra Periodistas, conmemorado el 2 de noviembre, el organismo internacional exigió a los gobiernos medidas efectivas para enfrentar la situación. Y aunque el panorama de la libertad de expresión en el mundo es el peor en años, en México nos hemos concentrado en normalizar el problema y alentar su crecimiento.

https://readymag.com/897779

En lo que va de 2017, ARTICLE 19 ha documentado los asesinatos de 11 periodistas. Otro año, otro récord. Alcanzamos esta cifra el mes pasado con el homicidio del fotoperiodista Edgar Daniel Esqueda.

Por la desaparición forzada, tortura y asesinato de Edgar Daniel no hubo mayor condena social que la de sus colegas. No hubo mensaje del Presidente, tampoco un evento con gobernadores o miembros del gabinete federal. Sólo un tuit de la Procuraduría General del Estado de San Luis Potosí descartando, sin una investigación previa, la participación de agentes de la Policía Ministerial en los hechos.

México parece cómodo con 111 periodistas asesinados/as desde el año 2000. Que este número incremente, no le indigna.

Tras el asesinato de Javier Valdez, el gobierno mexicano se comprometió a actuar debidamente en la investigación de los casos. Supuso que la violencia contra la prensa tiene solución cosmética, basta una declaración enérgica y la foto con funcionarios.

El Estado es guardián de la impunidad. El 99.6 % de los crímenes contra miembros de la prensa aún no se resuelven. Sus omisiones son un mensaje alentador para los agresores: en México se mata a un periodista y no pasa nada.

La Procuraduría General de la República (PGR) ha cuidado bien de la estadística por medio de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE). Desde su creación en 2010 y hasta septiembre de 2017, solo se han dictado 3 sentencias condenatorias de las 800 averiguaciones previas hechas por la FEADLE.

Estos datos únicamente toman en consideración los casos que han sido denunciados ante esta instancia y en los que se han iniciado carpetas de investigación. Como referencia, en el mismo periodo (hasta junio de 2017) ARTICLE 19 ha documentado 2,296 agresiones. La situación rebasa al Estado y sugiere que el nivel de impunidad en estos crímenes es todavía mayor.

El panorama se complica aún más si se considera que los funcionarios públicos son los principales agresores de la prensa. Durante el primer semestre de 2017 fueron señalados como perpetradores del 50.7 % de las agresiones. Es claro que las autoridades no tienen voluntad de investigarse a sí mismas.

La importancia de la labor periodística en el contexto de una grave crisis de derechos humanos hace la exigencia más urgente. La ausencia de verdad y justicia ha propiciado el deterioro paulatino de la libertad de expresión en México. Si se repiten las agresiones es porque se busca que no se publique sobre temas que afectan a quienes ostentan el poder.

 

* Juan Vázquez es el Oficial del Área de Comunicación y Contenidos Digitales de ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica.

Close
Comentarios