Claudia Calvin

Animatrix

Perfil Náufraga reincidente de internet, bloguera empedernida, defensora de los animales, aficionada a la fotografía y aprendiz de empresaria. ¿Temas de interés? Política, relaciones internacionales, equidad de género, TICs, coaching y lo que a su dispersa alma se le ocurra. El lado formal: Licenciada en Relaciones Internacionales, Maestra en Periodismo Internacional y Doctora en Ciencias Sociales con especialización en Ciencia Política, catedrática, exfuncionaria pública. Fundadora de Mujeres Construyendo (www.mujeresconstruyendo.com) y Directora General del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI). Twitter: @LaClau

Ver Más

Sobre la brecha digital y el futuro en México

Imagen: atsistemas.

Justamente hoy modero la mesa “¿Qué hace falta para que México cierre la brecha digital? Comparto el espacio en Campus Party con Patricia Brogna, Jorge Camil, José Eduardo Moreno y Myriam Cruz.

 

Como sucede en estos espacios, el tiempo suele ser corto para el tamaño de la temática y tengo la sospecha, por el increíble perfil de los participantes y sus experiencias, que nuestra mesa no será la excepción.

 

La brecha digital es un asunto muy serio, aunque muchos de nuestros políticos y empresarios consideren que Internet es un lujo y que el país está bien tal como está, con precios altos con relación al resto del mundo y con accesibilidad marginal. Mientras la ignorancia siga haciendo de las suyas, sumada al desinterés, y los tomadores de decisiones y ciudadanos mexicanos sigan pensando que “lo digital” tiene que ver con Facebook y subir fotos, francamente no hay mucho que hacer.

 

A quien le falta visión y carece de interés para explorar el presente con miras al futuro, no hay mucho que enseñarle. El problema, sin embargo, radica en que quienes hoy pueden tomar decisiones para acabar con el monopolio de las telecomunicaciones, del Internet, los servicios y quienes pueden decidir si se incluye la educación digital como una materia primordial en las aulas de nuestros futuros líderes, desconocen su importancia y sobre todo, desconocen cómo funciona y cuál es su potencial. Habría que empezar por educarles a ellos y ellas.

 

No pienso abordar en este post la complejidad del asunto, ni mucho menos. Me limitaré a compartir con ustedes algunas de las preguntas que esboza la cuestión y que abordaremos hoy en la tarde. Regresaré, estoy segura, con muchas más preguntas después de la conversación que sostendré con los expertos y podré hacer una suerte de resumen para ustedes en mi próxima entrega.

 

Algunos apuntes para conversar sobre la brecha digital:
La

Agenda Digital para Europa
es una de las siete iniciativas emblemáticas de la Estrategia Europa 2020, y su propósito es definir la función capacitadora esencial que deberá desempeñar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) si Europa quiere hacer realidad sus ambiciones para 2020. El objetivo de esta agenda es trazar un rumbo que permita maximizar el potencial económico y social de las TICs, y en particular de Internet, como soporte esencial de la actividad económica y social: para hacer negocios, trabajar, jugar, comunicarse y expresarse en libertad. Si se consigue llevarla a buen fin, la agenda fomentará la innovación, el crecimiento económico y la mejora de la vida cotidiana tanto para los ciudadanos como para las empresas.
Ahora bien, en México la Agenda Digital  parece tema de unos cuantos: los legisladores de la comisiones de Ciencia y Tecnología, algunos expertos, en la academia, pocos funcionarios en el sector público y algunos empresarios. Parece un tema secuestrado al que los medios de comunicación le dan muy poca importancia (¡son temas que van en la sección de “geeks” en las páginas interiores pero extraña vez en primera plana!). Esfuerzos aislados y propuestas desconectadas que no se perfilan como herramientas que posibiliten un avance integral en el corto plazo. ¿En dónde está la Agenda Digital nacional con visión incluyente y que vaya más allá de regalar computadoras a las escuelas?

La carencia de una agenda digital está generando un nuevo mapa del país y de la sociedad. Podemos hablar ahora de zonas analfabetas tecnológica y digitalmente. Si hacemos un “zoom” a estas zonas nos encontraremos con grupos y personas analfabetas digitales. Nos topamos de frente y en un instante en la historia con un nuevo tipo de marginación, la digital. Esto, por si fuera poco, afecta también por género a la población. La marginación digital de las mujeres tampoco es una cosa menor y serán quienes vivan en mayor medida el impacto en el mediano plazo. Cuando hablo de este tema me acusan de feminista/divisionista. Lo siento, la marginación en este ámbito no la inventé yo, la falta de visión de los tomadores de decisiones ha sido el detonador. (Si les interesa el tema les recomiendo leer “
Si Sor Juana tuviera Facebook
”, un artículo que escribí y que aborda el tema.
Podemos seguir hablando de los nuevos mapas y hablar de los países, las regiones, las personas y los grupos “info-ricos” e “info-pobres”.  Dejo este punto aquí.
Evidentemente, surgen otras reflexiones también. ¿Qué papel deben jugar las empresas en este proceso digital? ¿Hasta dónde y cómo deben involucrarse? ¿Ésto debe ser uno de sus pilares de responsabilidad social? ¿El gobierno en qué debe decidir? ¿Debe ser facilitador, gestor, administrador? ¿Los centros de investigación y educación, no sólo superior, sino en todo el espectro educativo, cómo deben involucrarse? ¿De qué manera el Sindicato de maestros contribuye a la ampliación y no a la disminución de la brecha digital que de por si ya nos está rezagando con relación a otros países? ¿Los padres de familia cómo y de qué manera deben y pueden involucrarse? ¿Cómo deben vincularse la investigación y las empresas para el desarrollo? ¿Cuánto deben invertir en ello y cuánto perderán en el largo plazo si no invierten ahora ellas y el país en su conjunto? ¿De qué manera la brecha digital afecta la democracia?
 

El tema, hasta este momento, parece de interés para un grupo específico de ciudadanos. El hecho de que exista ignorancia al respecto y falta de interés no lo hacen menos importante, al contrario, tanto desconocimiento sobre ello debiese preocuparnos a todos y más a quienes participamos en el nuevo espacio público, Internet. Debemos ampliar y profundizar nuestros esfuerzos para ampliar el debate y presionar para convertirlo en hechos y acciones concretas a favor de la educación digital y del desarrollo nacional.

Un poco de publicidad: Si les interesa asistir a la Mesa ¿Qué hace falta para que México cierre la brecha digital? en Campus Party será a las 2:30 pm en el Centro Bancomer de Santa Fé. Por allá les espero.

Related

Deja un comentario