El Día Internacional de la Niña

Debe ser un día que sirva para generar conciencia en todos los ámbitos y para que todos los actores de la sociedad se comprometan a poner un grano de arena para garantizar el cuidado y desarrollo de la mitad de la población del planeta

 

  • Más de 60 millones de mujeres que viven en países en desarrollo, de entre 20 y 24 años contrajeron matrimonio o vivían en pareja antes de haber cumplido 18 años.
  • En países como Bangladesh, Chad, Guinea, Mali, Níger y la República Centroafricana, más del 60% de las mujeres contrajeron matrimonio antes de los 18 años.
  • Las mujeres que cuentan con educación primaria son notablemente menos propensas a contraer matrimonio o vivir en pareja que las niñas que no han recibido educación alguna. En Zimbabwe, el 48% de las mujeres que habían asistido a la escuela primaria estaban casadas al cumplir 18 años, en comparación con el 87% de las mujeres que no habían asistido a la escuela. (Cifras de UNICEF.)

Estos, entro otros indicadores, son algunos de los hechos y  realidades que llevaron a la Asamblea General de  Organización de las Naciones Unidas el 19 de diciembre del año pasado a declarar el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña.

El tema que se decidió abordar en el marco de esta  fecha es el matrimonio en la infancia. Este práctica claramente no es una novedad, lo novedoso es la voluntad política para generar conciencia sobre el mismo y para ponerlo en la agenda de los temas de relevancia en el ámbito internacional.

Esta realidad, como todas las   que tienen que ver con el apoyo y desarrollo de las mujeres, no es un asunto exclusivamente de “mujeres”. Es una cuestión que nos afecta a TODOS y TODAS en la sociedad.

Además de que el matrimonio en la infancia es un problema ya que representa una violación elemental a los derechos humanos, afecta la vida de la niña pues de entrada, se le niega el derecho a vivir la infancia, se le pone una barrera a las oportunidades que tendría de otra forma, como es la educación y se le hace vulnerable aumentando el riesgo de que padezca violencia y abuso desde temprana edad. Se pone, por si fuera poco, en riesgo también su salud; las complicaciones derivadas del embarazo son la principal causa de muerte de las madres adolescentes en los países en desarrollo por no mencionar la amenaza de ser afectadas por el VIH.

Además de este enfoque, hay que prestar atención a las niñas pues son –junto con las mujeres de diversas edades- las víctimas más evidentes en los países en guerra. Cuando la violación se usa como arma de guerra, ellas con quienes lo padecen. La mayoría de las víctimas de trata de personas son mujeres y niñas.

Este día no debe tratarse como una fecha que sirva de pretexto para que las tiendas departamentales y las fábricas de juguetes se dediquen a vender regalos, ahora, sólo para las niñas. Debe ser un día que sirva para generar conciencia en todos los ámbitos y para que todos los actores de la sociedad se comprometan a  poner un grano de arena para garantizar el cuidado y desarrollo de la mitad de la población del planeta:

  1. Para que los medios de comunicación informen sobre esta realidad y no sean cómplices del abuso con su silencio al no darle importancia a notas relacionadas con este tema por “no ser noticiosas y no vender”.
  2. Para que  [email protected] [email protected] desarrollen leyes, más allá de su visión partidista, que realmente fomenten el desarrollo, educación y cuidado integral de las niñas.
  3. Para que los políticos  promuevan políticas públicas con perspectiva de género, incluyentes y equitativas en todas las áreas: desde la salud hasta las finanzas, pasando por todo lo que tiene que compete a sus funciones y actividades.
  4. Para que  [email protected] [email protected] incorporen  y consideren también la perspectiva de género en sus acciones y propuestas de responsabilidad social. Si lo que les preocupa es exclusivamente el aspecto contable de sus negocios, deben saber que invertir en el desarrollo de las mujeres es una gran decisión para la productividad de sus empresas y para el mercado en el que venden sus productos y servicios.
  5. Para que las escuelas garantices educación equitativa para las niñas y los niños. De ellos depende el futuro del país… y del mundo.
  6. Para que los padres de familia garanticen oportunidades igualitarias para la educación de las niñas y sus hermanos y no que sean ellas las que salgan perdiendo pues “como se van a casar” es “mejor no invertir en su educación”.

Seguramente a quienes lean esto se les ocurrirán muchas acciones específicas y actores de la sociedad que tendrían algo que hacer al respecto. Les invito a dejar sus comentarios y propuestas, a todos nos interesan.

Close
Comentarios