Justicia para los niños de Oaxaca

El potencial inhibitorio sobre el ausentismo magisterial es lo que le da gran importancia a estas sentencias a favor del amparo para que los niños de Oaxaca tengan clases. Desde que los padres de familia y Mexicanos Primero presentaron estas demandas de amparo en junio de 2015, no se han suspendido clases ni un solo día en las escuelas involucradas.

Por: Claudio X. González Guajardo (@ClaudioXGG)

 

A la valentía de los padres de familia de Oaxaca que defienden el derecho de sus hijos a una educación de calidad.

 

En junio del año pasado, ante un nuevo paro de labores de maestros impulsado por la Sección XXII de la CNTE contra la reforma educativa, viajé con Tere Aguilar y Maca Velázquez de Mexicanos Primero a Oaxaca, para entrevistarnos con dos padres de familia hartos de la situación y dispuestos a buscar remedio para sus hijos. Ese mismo día firmaron una demanda de amparo, preparada por la capaz abogada oaxaqueña Claudia Aguilar y su equipo, pidiendo el amparo de la justicia para sus hijos.

La demanda se puede resumir de la siguiente manera:

Los padres, junto con Aprender Primero, brazo jurídico de Mexicanos Primero, pedimos al Poder Judicial Federal que ordene a las autoridades de Oaxaca aplicar la ley y despida a los maestros que falten a sus labores, de manera injustificada, por más de tres días en un mes.

Los maestros de las dos escuelas en cuestión faltaron 12 días a clases en ese mes. Vale la pena mencionar que desde 2011 para acá, los niños de Oaxaca han perdido al menos 105 días de clase.

Las demandas fueron turnadas a Juzgados del Distrito Federal en Materia Administrativa. Dos fallos fueron emitidos recientemente. Son coincidentes. Transcribo la parte más importante de uno de ellos:

“La Justicia de la Unión ampara y protege a Aprender Primero y a…(nombre del niño que mantenemos secreto por motivos de seguridad)… en contra de la omisión de separar del servicio a todos y cada uno de los maestros de la Escuela Secundaria (reservado por el mismo motivo), en aplicación del artículo 76 de la Ley General del Servicio Profesional Docente, por los motivos expuestos en el considerando sexto (faltar a su labor educativa por más de 3 días, sin justificación, en el período de un mes)…”

Los fallos judiciales todavía no son firmes. Serán magistrados de un tribunal colegiado o la Suprema Corte de Justicia quienes decidirán si refrendan el criterio de los dos jueces que ya han emitidos sus sentencias.

Los fallos son históricos por las siguientes razones:

  1. Se vuelve a privilegiar, desde el Poder Judicial de la Federación, el derecho de los niños, niñas y jóvenes a una educación de calidad, por encima de los intereses, prebendas y corruptelas de cúpulas sindicales;
  2. Se sienta un nuevo precedente de respeto a la ley y el Estado de derecho en materia educativa. El mismo Secretario de Educación ha insistido en la necesidad de aplicar de manera irrestricta la normatividad educativa. Si coinciden los poderes Ejecutivo y Judicial en la aplicación de la ley, avanza la reforma educativa;
  3. Se abre una nueva avenida legal y judicial para que las madres y padres de familia de toda la República puedan defender el derecho de sus hijos a tener un servicio educativo de calidad, como lo marca el artículo 3ero constitucional;
  4. El fallo envía un poderoso mensaje al magisterio de Oaxaca y de México: no falten a clases de manera injustificada. El potencial inhibitorio sobre el ausentismo magisterial es lo que le da gran importancia a estas sentencias. Desde que los padres de familia y Mexicanos Primero presentaron estas demandas de amparo en junio de 2015, no se han suspendido clases ni un solo día en las escuelas involucradas. Nadie cuestiona el derecho de los maestros a manifestarse e inconformarse, pero la ley y el poder judicial marcan que se puede y debe ejercer sin afectar los derechos de los niños;
  5. El Poder Judicial envía un mensaje muy claro: la reforma educativa se tiene que aplicar en todo el territorio nacional y en particular en donde más se necesita: Oaxaca… y que echen a remojar las barbas las dirigencias sindicales y los funcionarios omisos de Michoacán, Chiapas y Guerrero, lugares en donde también se le ha faltado a la niñez.

Estos mensajes son de especial importancia en un momento en que la dirigencia de la CNTE vuelve a amagar con ir a otro paro magisterial masivo. La resistencia a los concursos, a la evaluación magisterial y a la reforma educativa siguen latentes en distintos puntos de la República. Es el momento de poner los intereses de la reforma, los dictados de la ley, y sobre todo, el derecho de la niñez, por encima de las prebendas de unos cuantos que siempre han sido enemigos de lo educativo.

 

* Claudio X. González Guajardo es Presidente de @Mexicanos1o

www.mexicanosprimero.org

Close
Comentarios