Arturo Franco

Arrancones en Neutral

Perfil Economista, emprendedor y ciudadano comprometido; trabajó varios años para el Foro Económico Mundial, en Suiza, y actualmente es investigador asociado para Harvard y Brookings Institution. Con pasión por el desarrollo social, Arturo es co-fundador de Causas.org y preside el consejo asesor de Enseña por México. Síguelo en Twitter: @arturofrancohdz

Ver Más

2013: Las Piedras del Presidente

Tras sobrevivir a la fallida predicción Maya y más de medio maratón Guadalupe-Reyes (que no es menor hazaña) los mexicanos damos la bienvenida al 2013 con una mezcla de esperanza e incertidumbre.

Sin duda, el inicio de una nueva administración presidencial, la instalación de un (supuestamente) revitalizado Congreso y la firma de un “pacto” político (deja vu de 1987) han creado un cierto aire de optimismo. Y todo esto muy a pesar de las “piedras” que pidió le colocaran a EPN el (ahora académico de Harvard) ex presidente Felipe Calderón.

Pero con o sin piedras adicionales, Enrique Peña Nieto tendrá un bautismo de fuego durante su primer año en Los Pinos. ¿Cuáles serán los mayores retos de 2013 para el Presidente?

Aquí mi perspectiva…

Seguridad y Justicia (más que Paz…)

La mayor demanda de los mexicanos para 2013, de acuerdo con encuestas recientes, es la reducción de la narco-violencia y de la creciente delincuencia. @EPN enfrenta un primer reto en demostrar que realmente se puede avanzar en esta agenda.

Empezamos bien. El Procurador del nuevo gobierno finalmente reconoció una cifra públicamente: 70,000 personas han sido asesinadas desde 2006. Además, el gobierno ha presentado una nueva estrategia, con cambios importantes. (Recordemos que durante su campaña, el candidato Peña Nieto se comprometió a cambiar el enfoque de la guerra contra los cárteles, sacando a los militares de las calles y creando una nueva policía.)

En 2013 veremos si el gobierno federal es capaz de ejecutar esta nueva estrategia de seguridad, incluida la creación de la nueva gendarmería nacional. Con un enfoque regional, la estrategia pondrá énfasis en los 13 estados que están más afectados por la violencia.

Algunos analistas (como el buen @ahope71) han expresado su preocupación por el nuevo enfoque, con elementos faltantes y una repetición de anteriores fracasos en la estrategia. Pues más allá de la promesa de “lograr un México en paz”, el país requiere seguridad y justicia. Esperemos que México realmente avance en 2013 hacia este objetivo.

La Urgencia de Crecer Más

El gobierno de Peña Nieto hereda una economía que puede y debe crecer más rápido, quizás a tasas de 6% o más por año. México debe sumar a su crecimiento de mediano plazo (estimado en 3.7% hasta 2017) al menos 2 puntos porcentuales si se quiere cumplir con las expectativas en términos de creación de empleo (al menos 1,3 millones de empleos al año) y reducción de la pobreza.

Las condiciones externas tendrán un papel importante. No nos caería mal una mejora en la estabilidad de la zona del euro, un repunte en el crecimiento de China, que los EE.UU. se alejen del famoso “precipicio fiscal” y recuperen el dinamismo. Además, en los últimos años con la reducción de las tasas de emigración hemos perdido los otros beneficios de nuestra cercanía con Estados Unidos, llámese remesas, inversión directa, y otras transferencias no comerciales.

Pero las piedras más importantes para la economía del país en 2013 no se encuentran afuera. Están adentro y se llaman monopolios, sindicatos y empresas públicas ineficientes. @EPN tiene grandes retos en frente: impulsar la competitividad y el mercado interno.

¿Podrá México acelerar su crecimiento de manera sostenible sin tocar los intereses comerciales de los grandes empresarios? Veremos si 2013 nos trae mayor competencia y eficiencia en tantas industrias que el país requiere.

El Pacto y sus Riesgos

Hay algunas razones para creer que el país experimentará menos política estéril y más reformas en 2013. El “Pacto por México”, firmado el 2 de diciembre de 2012 en Chapultepec es una señal positiva. Sus firmantes representan el 86% de la Cámara de Diputados y el 88% del Senado. Además de lo simbólica, este instrumento podría construir mayorías reales en el Congreso y verdaderamente consolidar una agenda legislativa para el año que comienza.

Sin embargo, como algunos críticos han señalado, el acuerdo podría más política que política publica. De acuerdo al análisis de @PPMerino, solamente alrededor del 60% de los supuestos compromisos requieren cambios en la ley, y más de la mitad se refieren a una sola iniciativa, la Reforma Fiscal.  Además, el pacto se basa en un equilibrio político inestable, informal y obscuro (pues no conocemos los términos de la negociación).

El mayor reto para la (supuesta) estrategia de consenso del nuevo gobierno es el enorme potencial que tiene de decepcionar al pueblo mexicano en 2013. La ambigüedad del documento y la falta de transparencia no ayudan tampoco. Esperemos entonces que este pacto se convierta en una democracia plural y efectiva, y no en otro fracaso de nuestra clase política.

Reforma Fiscal y Endeudamiento Estatal

El nuevo Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunció que el gobierno buscará una reforma fiscal integral en 2013. Además, en su primer ejercicio presupuestario el nuevo gobierno se ha comprometido a tener un déficit fiscal de cero el año que viene. Bien ahí… pero sin fuentes claras de ingresos fiscales adicionales, ¿será posible mantener esta nueva disciplina fiscal y cumplir con todas esas promesas de política publica? Ésta, seguro, será una piedra importante para el gobierno en 2013.

Por otro lado, las finanzas de los Estados cada día se convierten en un mayor riesgo fiscal y económico para el país. Ahora Chiapas y Michoacán se suman a una lista de más de 10 estados (en su mayoría del PRI) con problemas fiscales. ¿Cuántos más sacaran sus “cuentas” y renegociarán sus deudas en 2013? ¿Cuántos más embargarán el futuro de sus ciudadanos en el Nuevo Año? Esperemos que 2013 no sea solamente el año del déficit cero, sino el de la austeridad y la justicia en nuestros Estados también.

Con todas estas piedras en el camino, lo único que espero en el 2013 es que podamos transitar como país hacia una verdadera justicia económica y social, y una mayor igualdad para todos los mexicanos.

Feliz año nuevo…

 

Related

Deja un comentario