Antonio Martínez Velázquez

Columna Invitada

Perfil Espacio de expresión, blogueo y debate.

Ver Más

Cuatro preguntas sobre la firma de ACTA

 

Por: Antonio Martínez Velázquez* (@antoniomarvel)

 

El embajador de México en Japón, Claude Heller, firmó el Acuerdo Comercial Anti-falsificación (ACTA por sus siglas en inglés), lo que nos llevó a plantearnos distintas preguntas sobre el mensaje que envía México con esta firma.

¿Fue un madruguete? Diría que no, su firma muestra consistencia con la agenda del gobierno federal en el tema. Durante este sexenio que termina, la administración calderonista ha estado a favor de la protección de los derechos de propiedad intelectual vía la criminalización o la sobre regulación. Como muestra está la promoción y aprobación de las reformas legales que le dan facultades policiacas al IMPI, y otras reformas que, en su conjunto, se encaminan al endurecimiento de las medidas penales contra las personas y se alejan del debido proceso al excluir a la autoridad judicial de las actuaciones en ese sentido.

¿Entonces cuál es el mensaje? Pensaría que son dos, uno hacia el interior y otro hacia el exterior. Hacia adentro es una señal de autoritarismo por parte del gobierno saliente, no encuentro muchos ejemplos en donde Congreso, organismos autónomos, academia y ciudadanos hayan estado tan de acuerdo y el Ejecutivo no. Basta recordar las conclusiones del Grupo Plural de Trabajo ACTA en el Senado, los posicionamientos de IFAI, COFETEL o ARTICLE19 y la nutrida participación ciudadana en las sesiones para pensar que tantos no pueden estar equivocados.

Hacia el exterior el Ejecutivo Federal despliega la imagen opuesta, parece un gobierno preocupado por combatir “la piratería” y determinado a la “modernización económica” a través del libre comercio. La prueba es que obsesivamente el gobierno pugnó por entrar a las negociaciones del Acuerdo Estratégico Trans-pacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés), y finalmente fue aceptado (disfrazado de “invitación”), probablemente la firma de ACTA (que se reedita en el TPP) significó la moneda de cambio por ser incluido para participar en la construcción de otro acuerdo que se hace en la opacidad. Estemos atentos sobre este tema.

¿ACTA entra o no en vigor con la firma? No, por ley debe ser aprobado o rechazado por el Senado. La actual legislatura no está en sesiones y difícilmente llamará a un periodo extraordinario para el tema (sería bueno), así que será la siguiente legislatura la que haga este trabajo. Aquí es donde importa por quién votamos (apuesto a que nadie se fijó en los senadores), la configuración de la Cámara de Senadores para el siguiente periodo es totalmente distinta a ésta. El PRI llega con la primera fuerza y con una mezcla entre el grupo Beltrones (Manlio ha criticado la firma de ACTA) y Peña por la alianza con el Verde, el PAN a diferencia de la legislatura pasada, entra con el equipo más duro de Calderón y cuya tarea será proteger lo hecho este sexenio, en el PRD la mezcla de obradoristas y marcelistas que entran parece que darán batalla (por lo menos Encinas y Delgado ya se pronunciaron en contra). La clave está entre la alianza que podrían formar los peñistas y los calderonistas en este sentido. Presionar al grupo beltrones y a los de “las fuerzas progresistas” parece ser la clave.

Ya, en serio ¿cuál es el problema? Veo tres: los de forma, los de fondo y los mediáticos.

–        Los de forma: la manera de negociar el tratado de espaldas a la sociedad me parece problemático. Cuando un acuerdo afecta a muchas personas deben estar involucrados todos los actores afectados, no es una buena idea (ni democrática) hacer políticas públicas globales en un club privado. Permitir que los gobiernos sean manipulados por corporaciones tampoco nos llevará a vivir en un mundo mejor.

–        Los de fondo: ver el fenómeno de “la piratería” como un problema de leyes es equivocado y genera más problemas que soluciones. “La piratería” es una falla del mercado: personas con bajos ingresos+tecnología barata+bienes culturales a altos precios, y es en el mercado, a través de una regulación eficaz del Estado, donde se encuentra la solución, meter a la cárcel personas no es solución de nada. El IMPI miente cuando dice que ACTA servirá para combatir la “piratería”, para ser correctos deberían decir que servirá para proteger monopolios, y en un país con la economía rehén de monopolios podríamos imaginar que protegerlos afecta más de lo que beneficia. Desde mi punto de vista creo que conviene una “solución mexicana” donde entremos en serio al tema y todos (sin exclusión, cuotas o vetos) construyamos una alternativa que nos satisfaga y que responda a la realidad socioeconómica del país.

–        Los mediáticos: Un país con baja diversidad de medios y con los grandes acostumbrados a reproducir boletines no ayuda ni en esta ni en ninguna causa. En este caso, hay suficiente contexto, actores y documentos públicos que deben tomarse en cuenta que dar voz a la postura oficial únicamente representaría un error muy grande. Se pone a prueba pues la calidad periodística de ciertos medios y cómo informen el caso.

 

*Antonio Martínez Velázquez es Investigador de Internet y sus consecuencias en la sociedad, la política y la democracia. Oficial de comunicación y contenidos digitales en ARTICLE19 oficina para México y Centroamérica.

 

Deja un comentario