Xiuh Guillermo Tenorio

Columna Invitada

Perfil Espacio de expresión, blogueo y debate.

Ver Más

Más muertos por diabetes que por lucha contra el narco

Por: Xiuh Guillermo Tenorio (@XiuhTenorio)

 

Felipe Calderón concluyó su mandato tratando de convencernos que su sexenio fue “el de la salud”. Nada más lejano de la realidad. Hace unos días el Poder del Consumidor (@elpoderdelc) dio a conocer que durante el sexenio que recientemente concluyó se registraron más de 500 mil muertes por diabetes, enfermedad que representa la principal causa de muerte en México (con más de 80 mil fallecimientos al año). Para dimensionar este dato, el recuento de muertos en la guerra contra el crimen organizado realizado por el Milenio es de 58 mil en los seis años de la pasada administración.

Es claro que el verdadero enemigo de México es la diabetes y que poco o casi nada hizo el gobierno de Calderón para combatirla. La nueva Secretaria de Salud, Mercedes Juan, en su discurso de toma de posesión señaló que la atención de este padecimiento será prioridad de la administración de Enrique Peña Nieto, esperemos que sea cierto.

La diabetes no se combate con discursos, menos con spots como lo intentaron Calderón y su Secretario, Salomón Chertorivsky. Para contener este padecimiento se requieren acciones serias y contundentes. Lo que tenemos que hacer es reducir las cantidades de azúcar que consumimos los mexicanos y aceptar, sin rodeos, que los refrescos y las bebidas endulzadas representan su principal fuente de consumo.

Nuestro país es el mayor consumidor de refrescos en el mundo. Cada mexicano ingiere en promedio 163 litros al año; 40% más que en los Estados Unidos, que ocupan el segundo lugar. A pesar de lo que ha dicho la industria refresquera, la Secretaría de Salud ya confirmó que el aumento en el consumo de refrescos ha provocado también un incremento en los casos de diabetes y obesidad temprana en los niños y jóvenes, lo que nos obliga a diseñar políticas para inhibir su consumo.

Estudios realizados por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) demuestran que por cada incremento de 10% en el precio de los refrescos, su consumo se reducirá en 12.9%, lo que es coincidente con lo que ha pasado en otros países donde ya se aplican medidas similares, aún cuando no tienen la problemática que enfrentamos en México.

En este sentido, no es ocioso proponer una medida que busque desincentivar el consumo de estos productos. La propuesta es simple: poner un impuesto a los refrescos que permita no sólo inhibir su consumo, sino también recaudar una importante suma de recursos que puedan destinarse al abasto de agua potable en todo el país y a una campaña preventiva que difunda con claridad a la población los riesgos que tiene para la salud consumir este tipo de bebidas.

Desde ahora podemos adelantar algunos de los argumentos que ofrecerá la industria refresquera: 1) que es una medida regresiva, que atenta contra la población más pobre (como si la diabetes no lo hiciera y de manera más agresiva; sobre este punto es conveniente señalar que el INSP recientemente confirmó que el consumo de refrescos ya es más alto entre los deciles de mayor ingreso). 2) Dirán que este impuesto generará despidos y desempleo (ningún impuesto especial ha causado tal efecto). 3) Señalarán que es una medida aislada que no resolverá el problema (es la primera de muchas que impulsaremos; todos estamos de acuerdo en que la estrategia debe ser integral). 4) Expondrán que es una medida inequitativa con otros productos (la evidencia sobre los daños que causan los refrescos a la salud es contundente y de ahí se parte para proponer la medida).

La iniciativa se presentará formalmente esta semana en el Congreso de la Unión y tendrá que ser discutida antes de que finalice el año. Esperemos que el nuevo gobierno y los legisladores estén a la altura de lo que el país necesita y no al servicio de un grupo de empresas que está matando a los mexicanos.

Para más información los invito a consultar Fondo por la diabetes aquí.

*Xiuh Tenorio es Politólogo por el ITAM, estudiante de la Maestría en Políticas Públicas Comparadas en FLACSO. Presidente Honorario de la Fundación Mídete, radical antitabaco y ciudadano preocupado por la salud pública.

Related

Deja un comentario